Cómo son los retrovisores digitales

· 8 octubre, 2018
Los retrovisores de espejo de toda la vida parece que van a pasar a un segundo plano en los coches más exclusivos y, poco a poco, irán cuajando entre los vehículos de gama media; las pantallas han acaparado los interiores de los coches y es una característica imprescindible hoy día, ¿por qué no incluir otras dos en las puertas?

Llevamos muchos años viendo todo tipo de excentricidades montadas en prototipos, pero una de las que más está cuajando es la de los retrovisores digitales, algo que suena futurista pero que empezaremos a ver antes de lo que creemos.

¿Cómo funcionan los retrovisores digitales?

El funcionamiento de los retrovisores digitales es más llamativo que complejo, ya que solo son necesarias dos cámaras y dos pantallas para su instalación. Las cámaras van situadas en la posición donde van situados los retrovisores habituales de un coche, pero notarás a simple vista que son cámaras porque son mucho más pequeños.

Audi e-Tron

Las cámaras envían la imagen en directo a las pantallas, lo que mejora la visualización de lo que ocurre a nuestro alrededor gracias a la luminosidad de las pantallas. Otro beneficio es la poca resistencia aerodinámica que producen las pequeñas cámaras, cosa que mejora ligeramente el consumo del coche.

También mejorará la seguridad gracias a la nitidez de la imagen cuando hay poca luminosidad, evitan los deslumbramientos y acaban con los ángulos muertos. Todos los extras que eviten accidentes son bienvenidos y pronto los veremos por nuestras calles.

Como ocurre con muchos de los extras que tenemos en nuestros coches, la mejora de la imagen del coche se vuelve un motivo de mucho peso, y los retrovisores digitales dan un toque premium y futurista al interior.

Primer modelo en equiparlos

En Europa, el primer modelo en lucir este tipo de tecnología será el Audi e-tron que saldrá a la venta a finales de este año. Se trata de un vehículo de estilo SUV 100% eléctrico con el que Audi pretende dar una opción más a su amplia gama e impulsar las ventas de este tipo de motores.

El CMS (Camera Monitoring System), como Audi denomina a esta tecnología, incorpora dos pantallas en la parte alta del interior de las puertas de siete pulgadas que reproducen lo que ven las cámaras exteriores con más claridad que un espejo.

Se podrán regular de forma manual a través de las propias pantallas táctiles y mejorarán la calidad de conducción y el confort, ya que se ajustan rápidamente a las condiciones de luz para evitar los incómodos deslumbramientos.

Las pantallas OLED de alta definición serán perfectas para esta función y se pueden ajustar, con tres tipos de visión diferentes: el modo especial para autovías y autopistas, con el que evitará los ángulos muertos, el especial para carreteras secundarias, con el que evitar deslumbramientos y el modo aparcamiento, el cual se ajusta para tener mejor visión de todo lo que nos rodea.

Interior del Audi e-tron.

El Audi e-tron estará repleto de pantallas, que es lo que el cliente espera de un coche moderno de esta gama. Y lo hace a lo grande, ya que cuenta con una enorme pantalla que sustituye al típico cuadro de instrumentos, llamado cockpit y que ya se puede ver en otros modelos de la marca,otras dos en la parte central del salpicadero y las dos de los retrovisores digitales; todas ellas suman un total de siete.

Realizar un viaje en él va a ser toda una experiencia tecnológica y el paraíso del que le guste lo último en tecnología. Los botones nunca habían estado más cerca de la extinción en el interior de un coche y parece que será la tendencia a seguir en los próximos lanzamientos.

Al tratarse de un extra que mejora la seguridad, pronto lo veremos en los coches de alta gama, cosa que se irá contagiando al resto poco a poco. Solo esperemos que no encarezca demasiado el precio final.