Audi R8 V10 Plus Performance Parts Edition

· 22 julio, 2018
Esta versión limitada a 44 unidades destaca por el uso de fibra de carbono para rebajar peso y por los añadidos en la carrocería que tienen función aerodinámica; el interior acompaña la agresiva estética exterior con materiales en carbono y alcántara

Los fabricantes han encontrado en las ediciones limitadas la gallina de los huevos de oro. Son el motivo perfecto por el que cobrar más a los clientes por un coche que, si bien es diferente, no cambia mucho con respecto al modelo base. Este es el caso del nuevo Audi R8 V10 Plus Performance Parts Edition.

El deportivo alemán de motor central lleva con nosotros desde 2007 y en 2015 vio la luz su segunda generación. Durante todos estos años el Audi R8 se ha caracterizado por ser un deportivo amable con quien lo conduce, cómodo y sencillo de pilotar a altas velocidades. Quizás un poco falto de pasión, pero esto está solucionado.

Con la variante –también limitada– Audi R8 RWS, la marca nos proponía un deportivo más purista, con menos peso y una tracción trasera muy bien recibida por la crítica. Curiosamente, este modelo se posicionaba como la opción más barata de la gama, por lo que sus apenas 1 000 unidades volaron en cuestión de días.

Sin embargo, la marca aún tenía guardada una nueva versión que sí se posicionaría como el tope de gama, el Audi R8 más caro. Esta edición limitada a solo 44 unidades se diferencia por incorporar todo el equipamiento extra que ofrece Audi Sport en su catálogo Performance Parts para mejorar el rendimiento en circuito.

Audi R8 V10 Plus Performance Parts Edition: trasera
Trasera del Audi R8 V10 Plus Performance Parts Edition.

Lo opcional es de serie

Como su propio nombre indica, el Audi R8 V10 Plus Performance Parts Edition hace gala de todos los componentes que ofrece Audi Sport en su catalogo de opcionales. Desconocemos el precio de la suma de todas estas piezas, pero precisamente barato no es, ya que se trabaja principalmente con fibra de carbono.

El conjunto de piezas acopladas a la deportiva carrocería del R8 nos dejan un conjunto con aspecto de carreras, digno de correr en el Campeonato GT4. Pero no todo es estética, ya que todos los componentes son funcionales de una u otra manera. Ya sea por peso o por aerodinámica, todo aquí tiene su función.

Todo el contorno de la carrocería ha sido aderezado con un añadido de fibra de carbono que redirige mejor el aire que antes, piezas que acompañan a los canards frontales y a un aditamento vertical en la zaga que no consigue robar protagonismo al nuevo difusor, más agresivo y de mayores dimensiones.

Más desapercibidos pasan los retrovisores con carcasa de carbono o los sideblades laterales en el mismo material. Lo que sí que no pasa desapercibido es el alerón posterior fijo. Con todos estos cambios se ha logrado incrementar la carga aerodinámica hasta llegar a generar 250 kilos a 330 km/h.

Audi R8 V10 Plus Performance Parts Edition: interior
Interior del Audi R8 V10 Plus Performance Parts Edition.

Si exteriormente el conjunto gana enteros en lo visual, el habitáculo no es menos. La fibra de carbono se extiende a este espacio y gana protagonismo en las levas y molduras decorativas, lo que se complementa con el alcántara utilizada en volante y parte de los asientos.

Sin embargo, no todos los cambios son visibles. El nuevo juego de llantas de diseño exclusivo está realizado en magnesio, lo que reduce la masa no suspendida. También gana un nuevo juego de discos de freno carbocerámicos, así como una suspensión tipo coilover.

Especificaciones del Audi R8 V10 Plus Performance Parts Edition

Si bien se han realizado multitud de cambios, el apartado mecánico no ha sufrido variaciones. Y ni falta que hacía. El Audi R8 actual se ofrece con dos niveles de potencia extraídos de un mismo bloque. En este caso hablamos del V10 Plus, la versión más vitaminada con 610 CV de potencia y 560 Nm de par.

A diferencia del RWS, este sí equipa la tracción total Quattro, sistema que casa a la perfección con la caja de cambios S tronic de siete velocidades y doble embrague. Lamentablemente, la firma no ha comunicado el peso final del coche, que tras la reducción sufrida con los componentes de carbono intuimos que rondará los 1 650 kilos.