Los prototipos más sorprendentes de la historia

Estos sorprendentes vehículos llevan al extremo el diseño y el carácter que las marcas imprimen a sus modelos, sin filtros ni convencionalismos, son literalmente la idea plasmada en la realidad; por lastima pese a que influyen en los coches de calle que algún día son, pierden gran parte de la esencia

Las compañías automovilísticas no dejan de buscar modelos que sorprendan al mercado y cubran las diversas necesidades de los clientes. También tratan de abrir nuevas líneas de mercado y ser pioneras en algún sector concreto.

Otros, sin embargo, son solo muestras de la creatividad de los equipos de ingeniería y diseño de las empresas. Para todo ello, el primer paso es desarrollar prototipos que muestren la viabilidad del proyecto. A continuación os mostramos algunos de los más sorprendentes.

Audi Rosemeyer

Los prototipos más sorprendentes de la historia.

El Proyecto Rosemeyer se desarolló en la compañía Audi durante el año 2000. Es uno de los concept cars más impactantes que se han desarrollado hasta ahora. Este modelo deportivo se nombró así como tributo a uno de sus pilotos, Bernd Rosemeyer.

El diseño se basaba en los modelos Auto Union de competición, con una carrocería de aluminio pulido sin ningún adorno de pintura. Además, incorporaba una parrilla frontal de grandes dimensiones y unos pasos de rueda muy abultados.

En cuanto a su mecánica, llevaba un inmenso motor con 16 cilindros en W y una capacidad de 8.0 litros. Estos niveles de potencia solo se han vuelto a encontrar en modelos tan reconocidos como el Bugatti Veyron.

El Audi Rosemeyer alcanzaba una potencia máxima de 630 CV sin sobrealimentación y con una caja de cambios manual de seis relaciones.

Alfa Romeo Carabo

Los prototipos más sorprendentes de la historia.

Este proyecto de la compañía italiana data del año 1968. Alfa Romeo es una empresa famosa por sus múltiples prototipos, entre los que destaca este Carabo. Su diseño era de tipo Wedge, con un perfil bajísimo, un frontal muy afilado y una parte trasera corta.

Los faros delanteros se escondían bajo la superficie del capó. Las puertas se abrían en forma de alas de gaviota y tenían una superficie muy amplia, especialmente alargada. El motor incorporaba ocho cilindros en V y alcanzaba 230 CV de potencia, y alcanzaba el límite de revoluciones a las 10 000 rpm.

GT by Citroën

Los prototipos más sorprendentes de la historia.

Este modelo es quizá uno de los prototipos con el diseño más sorprendente del mundo del automóvil. Fue desarrollado en el año 2008 con el fin de aparecer como vehículo estrella del videojuego Gran Turismo 5. Sin embargo, la compañía francesa no abandonó el proyecto en ese punto, sino que lo llevaron hasta las calles de París.

Este modelo, que en el videojuego incorporaba un novedoso propulsor de hidrógeno, en realidad poseía un propulsor V8 que alcanzaba los 500 CV de potencia. Su diseño completamente futurista incorpora una luna frontal que continúa hasta las ventanillas laterales y varias cavidades para mejorar la aerodinámica.

Mazda Furai

Los prototipos más sorprendentes de la historia.

Entre los prototipos presentados por Mazda a lo largo de su historia, uno de los más llamativos es el Furai. Este proyecto tenía como objetivo participar en el campeonato de Le Mans.

Entre los detalles que dan evidencia de esto está el enorme alerón, la carrocería esbelta del modelo o el dorsal con el 55. Este mismo númeor fue empleado por el Mazda 787B en su victoria en Le Mans en el año 1991.

En su mecánica se incorporó un sistema rotativo de tres rotores con una potencia máxima de 450 CV. Esta potencia se obtenía del uso del etanol E100 como combustible, ya empleado en algunos vehículos de competición.

El final de este interesante Mazda Furai llegó cuando el modelo salió ardiendo de sus pruebas, lo que dejó el vehículo completamente destruido.

Ford Interceptor

Los prototipos más sorprendentes de la historia.

El proyecto del Ford Interceptor fue llevado a cabo por la compañía estadounidense hace más de diez años, y fue presentado en Detroit en el 2007. El vehículo fue presentado como una interpretación de lo que podrían ser los muscle cars en el futuro. Su estética contaba con cuatro puertas en los laterales y varios detalles retro.

Sus dimensiones eran más que notables, con 5,12 metros de longitud y 1,94 metros de ancho. En contraposición con lo habitual en los muscle cars, el Ford Interceptor basaba su diseño en líneas curvas desde la parte frontal hasta la trasera.

En cuanto al motor, contaba con un V8 de 5.0 litros de cilindrada que podía superar los 600 CV.

Todos estos prototipos fueron desarrollados como novedosas propuestas para el sector automovilístico. Sin embargo, por diversos motivos, no llegaron a ver la luz del día más que para presentaciones o exhibiciones.

Puede que algunos no fuesen a resultar grandes éxitos de ventas, pero no hay duda de que hubiese sido interesante contar con ellos en el mercado.

Te puede gustar