¿Está justificada la fama de Tesla?

En los últimos tiempos Tesla se ha convertido en la marca de moda en el mundo de la automoción, humo y espectáculo rodean todo lo que tiene que ver con la firma americana, pero no por ello deja de contar con unos cuantos detractores

La fama de Tesla se ha extendido por todo el mundo durante los últimos años, una empresa originaria de Estados Unidos y con sede en Silicon Valley.

Actualmente se dedica al diseño y la fabricación de coches eléctricos tan conocidos como el Tesla Roadster, el cual ha sido protagonista de una de las últimas excentricidades del fundador de la compañía, Elon Musk.

Más allá de sus propios diseños para el mercado automovilístico, Tesla se dedica a la fabricación y distribución de todo tipo de componentes de propulsión eléctrica, como baterías de iones de litio. Estos son adquiridos por empresas tan reconocidas como Toyota.

Tesla ha mandado un coche al espacio.

El plan maestro de Tesla

Por sus grandes contribuciones al mundo de los vehículos eléctricos, Tesla ha conseguido ser el icono de la movilidad sostenible, ya que ofrece vehículos que son una alternativa real y eficiente a los de motor térmico.

En sus inicios, Tesla redactó su plan maestro, basado en tres puntos principales:

  1. Su cadena de fabricación comenzaría con pocas unidades de coches a una elevado precio. Así nació el primer modelo de Tesla, un roadster que demostró la posibilidad de fabricar un vehículo eléctrico de altas prestaciones que fuese ligero, atractivo y con poca autonomía. De esta forma, Tesla desmontó las concepciones del momento sobre los vehículos eléctricos, que resultaban feos y poco funcionales para los clientes.
  2. A continuación, fabricaría un modelo en mayor volumen de unidades y con un precio más competitivo. De ahí nacieron los Tesla Model S y Tesla Model X.
  3. Finalmente, la compañía ya estaría integrada en el mercado, con una gama de varios vehículos que cubriesen las distintas necesidades de los clientes.

Estrategia de la marca: los motivos de la fama de Tesla

Tesla en el espacio

Tesla abrió su primera tienda física en Los Ángles en 2008. Cuatro años después, ya contaba con 20 tiendas y talleres repartidos por toda América del Norte, Europa y Asia.

Además, contaba con el plan de abrir otros 50 centros por todo el mundo en los próximos años. La compañía se ha dedicado a situar sus tiendas en los sectores de lujo de las ciudades más importantes, a veces combinadas con talleres de servicio.

En sus centros, los clientes tratan directamente con el personal de Tesla, y no con trabajadores de franquicias. Además, la empresa se ha esforzado en conseguir un buen control de su inventario, de sus costes y de la gestión de la garantía de sus productos.

Por otro lado, Tesla cuenta con la propiedad de toda su red comercial, de manera que evita conflictos dentro de su estructura interna, habituales en los concesionarios de otras marcas.

Según el propio director de ventas de la compañía, Tesla no quiere vender un coche a la gente, sino hacer que la gente quiera comprarles un coche. Esta diferente filosofía busca atraer a los clientes desde el momento en que entran en la tienda, de forma que se conviertan en consumidores fieles a la marca.

Tesla no ofrece negociación sobre el precio de sus vehículos, ya que los precios están fijados en la página web para todo el país. De esta forma, el cliente puede centrarse en configurarlo a su gusto, según sus opciones y preferencias.

Además, la compañía no dispone de almacenes con los vehículos para vender, sino que los fabrica y los distribuye a medida que los clientes confirman las compras. Esto permite a la empresa ahorrar grandes costes en almacenaje.

Nuevo roadster de tesla en rojo.

El lado oscuro de la fama de Tesla

Como ocurre con todas las grandes compañías, dentro de Tesla no todo funciona a la perfección, y se producen problemas o escándalos que pueden afectar a su imagen, como en el caso del dieselgate de Volkswagen.

En el año 2016, la compañía pasó por un periodo de aumento de ventas del 22%, pero sus pérdidas crecieron hasta el 83%. La causa de esto pudo ser un modelo no rentable dentro de la empresa, que a menudo no cumplía con sus objetivos de entrega de productos.

Esta es la crítica más difundida entre los clientes de Tesla. El motivo es, probablemente, el método que hemos comentado para ahorrar costes en almacenaje, fabricando el vehículo tras la confirmación de compra del cliente.

Aun así, la fama de Tesla puede verse justificada por la rápida difusion e integración que ha conseguido en el mercado.

Además, la participación de sus directivos en proyectos tan reconocidos como las misiones espaciales de SpaceX, contribuyen a mejorar la imagen de tecnología puntera que acompaña a la empresa estadounidense.

Categorías: Reportajes Etiquetas:
Te puede gustar