Seat Panda Abarth, el único y desconocido escorpión español

Juan · 13 abril, 2020
El Seat Panda Abarth era una versión por encargo que por 140 000 de las antiguas pesetas más montaje, mejoraba estéticamente y notablemente la mecánica del espartano utilitario.

Poco se puede decir que no se sepa ya del Seat Panda o Fiat Panda, como se prefiera llamar. Ambos son el mismo coche, pero el español fue producido y vendido bajo licencia en el tiempo que la marca española trabajaba bajo el paraguas de los italianos. Pero puede que sí pueda añadirse algo: el Seat Panda Abarth.

Esta versión es tan interesante como desconocida, y a pesar de estar firmada por nada menos que Abarth, preparador oficial de Fiat, fue una edición exclusiva del mercado español. La misma se ofrecía fuera de los concesionarios, en los primeros compases de comercialización del Panda, a un precio de 140 000 de las antiguas pesetas.

Un Seat Panda 45 como base

Para este proyecto español se partía de la base de un Seat Panda 45, la variante más potente y equipada del espartano utilitario. Esta contaba con una motorización de cuatro cilindros y 965 cc, que entregaba una potencia máxima de 45 CV, como bien indicaba su nombre.

Seat Panda Abarth: Imagen de archivo.
Imagen de archivo del Seat Panda Abarth.

Tenía poca potencia para los estándares actuales, pero más que suficiente brío para mover al pequeño Panda en el día a día. Además, como modelo tope de gama, contaba con todos los extras posibles, que a decir verdad tampoco eran muchos.

Desde el punto de vista estético, del Seat Panda 45 destacaban las ventanas traseras de tijeras, la luneta trasera térmica y el salpicadero tapizado en tela.

Ni como acabado de lujo se permitía equipar elementos superfluos, ya que el principal objetivo de este coche era ofrecer resistencia, practicidad y sencillez de mantenimiento al precio más comedido posible. En España, un Seat Panda 45 costaba casi 470 000 pesetas.

El Seat Panda Abarth de Apicsa

El kit firmado por Abarth era distribuido por el grupo Apicsa y costaba 140 000 pesetas a las que había que sumar otras 24 000 por el montaje y el coste del propio coche.

Con todo, esta versión tan desconocida como exclusiva superaba la barrera de las 600 000 pesetas, un importe alto para un Panda, pero era el mejor Panda de todos.

Este kit se componía de numerosos elementos mecánicos así como unos pocos cambios estéticos, suficientes para distinguirlo de cualquier otro Panda 45. La propia publicidad del modelo anunciaba todo lo que se incluía, como: bujías de cuatro electrodos, un nuevo colector de escape y una nueva culata de aluminio.

Kit Abarth: componentes.
Componentes del kit Abarth.

Esta culata era la misma que montaban los Autobianchi A112 Abarth, y aportaba válvulas y muelles más grandes y específicos. Del mismo, también se ganaba un nuevo árbol de levas de mayor cruzado, un carburador doble de 32 milímetros, un radiador de aceite mayor y un cubrecárter.

Todas estas mejoras aumentaban la potencia hasta los 60 CV y 66 nanómetros de par a un coche que en la báscula marcaba únicamente 650 kilogramos.

Más importante aún era la introducción de una caja de cambios de cinco relaciones, una más que el modelo de serie. La suspensión delantera porta muelles más cortos y rígidos.

La transmisión de cinco velocidades solamente podría encontrarse en los Panda 4×4 de Fiat.

Exterior del Seat Panda Abarth y demás detalles

Visualmente, el Panda Abarth se distingue con una librea exterior, compuesta por una franja lateral roja con el nombre de Abarth, y el emblema de la misma en el pilar C.

Otros cambios pasan por unas nuevas llantas de aleación de 13 pulgadas montadas sobre neumáticos de medida 155/70. Eran otros tiempos.

En lo que respecta a la parte interior del vehículo, este recibía un nuevo volante Abarth, con una piña de acople específica y un poco para el cambio, también con el logotipo de Abarth.

Con todo esto, podemos ver que, en efecto, el Seat Panda Abarth fue el único y desconocido escorpión español que estuvo en circulación.