Los coches clásicos americanos más emblemáticos

· 9 agosto, 2018
Damos un repaso a los coches más icónicos de la tradición americana, algunos de ellos marcaron una verdadera época y han sido predecesores de los vehículos actuales del mercado

Los coches americanos siempre han marcado precedentes en el mundo del motor. Sus modelos más clásicos despiertan las pasiones de todos aquellos que se vuelven locos por el mundo del motor. ¿Eres tú uno de ellos? ¿Quieres conocer los coches clásicos americanos más emblemáticos? ¡Pues vente con nosotros!

Los coches clásicos americanos que no olvidarás

Que América es la potencia mundial, es un hecho que estuvo oculto algún tiempo, pero que ya todos sabemos. Por esa razón ha sido pionera en muchos aspectos de la vida, y ha tenido diseños de coches únicos en su especie que solo podían conseguirse en su territorio. Estos son algunos que han marcado historia:

Cadillac Eldorado 1953

Este coche presente en muchas películas americanas dio la vuelta a todo el mundo gracias al mundo del cine, pero pocos fueron los privilegiados que pudieron o pueden tener uno. A pesar de no estar a la última en tecnología, muchos darían lo que fuera por tener este modelo aparcado en su puerta.

Cadillac Eldorado de 1953.

Fue obra de General Motors y sus líneas deportivas junto con su diseño descapotable y su motor V8 de 5.4 litros y 210 caballos volvió locos a los amantes de la velocidad. Fíjate que siendo el año 53 el de su lanzamiento ya costaba 7 750 dólares, lo que equivalía a mucho más que un coche convencional de hoy.

Ford Mustang Shelby GT

¿Cómo podíamos olvidar a los Mustang en esta lista de coches clásicos americanos que marcaron historia? Pocos son los que no conocen este coche que marcó precedentes en el mundo del motor por su potencia de 355 caballos con un motor V8. Se dice que fue el mejor diseño de Mustang.

Ford Mustang Shelby GT500 1967

Chevrolet Corvette

A principios del siglo XX nació este modelo descapotable de líneas deportivas y mucho más elegante que otros deportivos de la época. La idea era basarse en los coches de estilo europeo como el Jaguar XK120. ¡Qué ironía! Los europeos locos por tener un coche americano, y los americanos buscando modelos europeos para fabricar sus coches…

Chevrolet Corvette.

Solo hubo en todo el mundo 300 ejemplares de este modelo con un motor de 6 cilindros. Quien aún tenga uno, puede sentirse privilegiado.

Dodge Challenger R/T del 7

Los coches Dodge partieron la pana cuando comenzaron a sacar sus modelos más agresivos y deportivos como este que tenía un motor de 6.3 listos con 383 caballos, ¡casi nada!

Dodge Challenger  RT 7.

A pesar de ser un modelo coupé y con solo dos puertas –nada práctico para la vida diaria– fue uno de los más famosos de Estados Unidos. Era un coche de lujo que contaba con extras que aunque hoy se consideran normales, en aquel momento eran algo impensable. Claro, eso había que pagarlo…

Ford F-100

Ver este coche ahora nos puede causar la impresión de estar viendo una película de Cars, pero sin duda es uno de los vehículos más emblemáticos de la historia del motor en Estados Unidos. Si tenemos que definir el diseño y el estilo de los coches clásicos americanos, este sería el representante perfecto.

Ford F 100.

Aunque en principio la idea era usarlo en el trabajo del campo, su diseño se popularizó hasta el grado de que se vendieron como coches de uso diario.

Lincoln Continental

Cuando vemos este modelos nos acordamos de las películas de gánsters y ricachones. Y es que este modelo fue lanzado precisamente para un público elitista gracias a la majestuosidad de su diseño, el cuidado de sus detalles y sus prestaciones de lujo.

Sí, este coche no era para cualquiera, y fue una representación de lo que un coche significaba en Estados Unidos en la época: Dime qué coche tienes y te diré cuánto dinero tienes. Nada diferente al mundo de hoy, ¿no crees?

Hummer

Hummer H1 todoterreno

Si hay un coche americano que ha enamorado a todos y que ha traspasado fronteras, ese sin duda es el Hummer. Un coche que se basó en los los tanques usados en la guerra y que su principal objetivo era llevarlos a terrenos pedregosos y difíciles para luchar por el país.

Su diseño robusto pero ostentoso conquistó los corazones de muchos y pronto se comercializó para todo el que quisiera uno, o mejor dicho, para todo el que pudiera pagar uno.

¿Qué te ha parecido nuestro recorrido por los coches clásicos americanos más emblemáticos? Seguro que los conocías, pero ¡cuánto nos gusta volver a verlos aunque sea en fotos, ¿verdad?!