BMW Z3 Coupé, una ‘rara avis’ muy especial

Enrique Canivell · 16 abril, 2019
El BMW Z3 Coupé era un divertido deportivo que se podría catalogar –en cierto modo– como... ¡un 'práctico' biplaza en el que podías llevar a tu perro!

Hay coches que pasan sin pena ni gloria ante los aficionados del motor. Pero no es este el caso del BMW Z3 Coupé, un deportivo que proponía un un concepto y una estética peculiares. Es lo que denominamos como shooting brake.

Esa originalidad, junto al hecho de que se produjeran escasas unidades, hacen que este biplaza esté muy cotizado en el mercado a pesar de los años que tiene. Y es que el BMW Z3 Coupé se comercializó entre 1998 y 2002, y solo vieron la luz 17 815 ejemplares entre un total de 297 088 unidades del Z3.

BMW Z3 Coupé: frontal
Frontal del BMW Z3 Coupé.

BMW Z3 Coupé, práctico para llevar al perro

A diferencia de la versión roadster, y sin que consideremos 100 % práctico a un coche de dos plazas, la variante cupé tenía un maletero con 45 litros más de capacidad: 210 en lugar de los 165 del descapotable.

Pero lo mejor era que, como su techo llegaba hasta el final, podías llevar atrás un perro en un coche biplaza, en un deportivo potente y que transmitía sensaciones. No está nada mal para aquellos que somos amantes no solo de la conducción, sino de nuestros amigos de cuatro patas.

BMW Z3 Coupé: zaga
Zaga del BMW Z3 Coupé, en la que se vislumbra la rejilla separadora para animales.

No está tan claro que en su sucesor, el BMW Z4 Coupé, a pesar de sus 285 litros de maletero, quepa con tanta holgura un perro por la pronunciada caída del techo.

Dinamismo del BMW Z3 Coupé

Un punto en el que flaqueaba el Z3 frente a los roadster contemporáneos como el Mazda MX-5 –que era más liviano, y no especialmente rígido– era la rigidez estructural y torsional. Al cerrar la estructura, el BMW Z3 Coupé era más solido, lo que mejoraba su dinamismo en carreteras reviradas y con asfaltos bacheados.

Pero lo mejor del BMW Z3 Coupé, aparte de su contenido peso de unos 1 300 kilos, era su batalla corta –la distancia entre ejes era de unos 2,45 metros– y que era de tracción trasera, lo que le hacía un deportivo ágil en curvas cerradas. Gracias a la propulsión y a su equilibrado reparto de pesos del 50 % en ambos ejes, sobreviraba a placer.

BMW Z3 Coupé: trasera
Trasera del BMW Z3 Coupé.

No nos olvidamos tampoco del encantador sonido, respuesta inmediata y empuje lineal de los antiguos motores atmosféricos de 6 cilindros en línea de BMW que montaban los BMW Z3 Coupé, una gran combinación para deportivo de propulsión:

  • BMW Z3 Coupé 2.8: 193 CV a 5 500 rpm, 280 Nm y 0-100 km/h en 6,6 segundos. 7 671 unidades.
  • BMW Z3 Coupé 3.0: 231 CV a 5 900 rpm, 300 Nm y 0-100 km/h en 6,0 segundos. 3 853 unidades.

Todos estaban asociados a una caja de cambios manual de 5 velocidades y llevaban ruedas en medida 225/50/R16.

BMW Z3 M Coupé

Por su parte, de la versión más prestacional, el BMW Z3 M Coupé, solo se hicieron 6 291 unidades. Y presentaba una serie de modificaciones con respecto a las variantes estándar:

  • Ruedas en doble medida de 17″: 225/45 + llanta de 7,5″ y 245/40 + llanta de 9″.
  • Frenos más grandes: con discos de 315 y 312 milímetros, delante y detrás respectivamente.
  • Suspensión: con brazos y cuna reforzadas, geometría delantera revisada, amortiguadores y muelles más rígidos, estabilizadoras más gruesas y con un rebaje de altura de 28 milímetros.
  • Mayor ancho de vías con 10 milímetros más.
  • 4 salidas de escape.
  • Motor 3.2: 325 CV a 7 400 rpm, 350 Nm y 0-100 km/h en 5,3 segundos.