Ruidos extraños en el coche, ¿a qué se deben?

Pueden deberse a diferentes motivos y la cuestión está en tener el oído fino para parar a tiempo; de lo contrario, es habitual que se sufra una avería todavía más costosa

No es necesario ser un experto en mecánica automotriz para conducir un coche, aunque tener algunas nociones básicas siempre es útil. Al sentarse tras el volante, es importante saber escuchar; los conductores pueden identificar, en el acto, ruidos extraños en el coche.

Cada modelo tiene un conjunto de sonidos particulares. ‘Señales’ y ‘gestos’ que vienen a representar una especie de lenguaje corporal. Cuando el oído detecta una variación importante suele ser señal inequívoca de que algo no marcha bien.

La fuente de traqueteos, chillidos o estallidos debe quedar identificada lo más rápido posible. Y es preciso poner remedio a la situación lo antes posible, antes de que el problema sea mayor, sea en el motor o en cualquier otra parte del vehículo.

Glosario de ruidos extraños en el coche

Es cierto que a veces se presentan sonidos difíciles de identificar, incluso para algunos mecánicos experimentados, pero la mayoría están perfectamente catalogados. En ocasiones, para identificar uno fallo mecánico en un coche, más determinante que el sentido de la vista, es un oído afinado y educado.

Cuando el motor habla, a veces grita

En condiciones normales, cada una de estas máquinas emite unos decibelios particulares. Tonos que, además, buscan complacer los gustos de públicos particulares.

Averías comunes del motor

Cuando algo está desajustado, el motor lo hace saber rápido. Entre los sonidos más frecuentes que suelen escucharse desde dentro de este gran caparazón, destacan:

Pitidos muy agudos

La fuente de este sonido se ubica en el tensor de la banda de distribución, producto de desgaste. Algunos chillidos más persistentes, que dan la idea que algo está por romperse, pueden tener su origen en el uso de gasolina de bajo octanaje.

Zumbidos constantes

Son un indicativo de altas temperaturas, próximas al recalentamiento. Esto puede tener su génesis en que el radiador se quedó seco o en que la bomba de agua se averió. El problema también puede encontrarse en el alternador o dentro del compresor del aire acondicionado.

Estallidos

Si estas pequeñas explosiones se presentan al momento de arrancar el motor, pueden obedecer a: filtros de gasolina o aire sucios, bujías desgastadas o alguna obstrucción dentro del catalizador.

Lentitud al arrancar

Si al girar la llave o activar el botón de encendido el motor suena ‘perezoso’, el problema puede encontrarse en la batería. Si se cambia este dispositivo y la anomalía persiste, es obligatorio realizar una visita al mecánico.

Cambiar la batería del coche

En la dirección, rodamientos y al frenar

Esta es una de las categorías más extendidas dentro de los ruidos extraños en el coche. Aunque el motor es responsable de propulsar al coche, la dirección y los rodamientos son responsables directos de ejecutar estos movimientos; pueden sufrir holguras. Por su parte, a los frenos les toca aminorar la marcha y un desgaste excesivo puede ser el causante del ruido.

Sonidos y vibraciones al volante

No se trata propiamente de un ruido, aunque en ocasiones el fallo es tan persistente, que ‘suena’. Si el volante vibra mientras el coche circula a gran velocidad, el problema suele estar en los neumáticos. Bien sea porque las gomas estén muy desgastadas o porque carezcan de la presión ideal de aire.

Si al tomar una curva en una carretera o autopista puede escucharse –y sentirse– un golpe, la anomalía puede obedecer a algún elemento de la dirección o de la suspensión que esté suelto, o una holgura de la primera.

Los molestos chillidos al frenar

De los ruidos extraños en un coche, este es uno de los más comunes; también es de los más fáciles de identificar. Se producen casi siempre por desgaste en las pastillas o tambores.

Otros sonidos

Las correas de distribución o de servicio pueden emitir chillidos exasperantes, sobre todo con el motor frío en las mañanas; si el ruido desaparece a los pocos segundos, la humedad es la causa del problema. Pero si persiste la revisión por parte del mecánico de confianza es de carácter urgente.

Categorías: Mecánica Etiquetas:
Te puede gustar