¿Funciona bien el aire acondicionado de tu coche?

Francisco María García · 28 enero, 2019
Te enseñamos cómo revisar determinados puntos para saber si funciona bien el aire acondicionado de tu vehículo, de manera que puedas proceder a su reparación

En días calurosos es, sin duda, muy necesario. ¿Funciona bien el aire acondicionado de tu coche? Aprende a diagnosticar la posible avería o desperfecto, conoce un poco más sobre tu vehículo y ahorra dinero.

Por lo general, los sistemas de aire acondicionado manuales o semiautomáticos no tienen dispositivos que alerten sobre un mal funcionamiento. De ahí la importancia de conocer los síntomas de un desperfecto.

Componentes del sistema

El sistema de aire acondicionado está compuesto por diferentes componentes:

  • Filtro del habitáculo. Su función es filtrar las partículas de polen y polvo para que no entren a la cabina. Debe cambiarse una vez al año o cada 15 000 kilómetros –si se vive en ciudades con altos niveles de contaminación– por el bien de la salud.
  • La botella deshidratante filtra impurezas de otro tipo, como aceite quemado o limaduras; recoge la humedad del circuito para proteger el compresor.
  • El paso del estado líquido al gaseoso para generar frío es la función principal de la válvula de expansión.
  • El evaporador quita humedad y enfría el aire que circula en la cabina.
  • El compresor lanza el ciclo de funcionamiento del sistema de climatización tras comprimir el gas.
  • Posteriormente, el condensador lo enfría y se asegura que pase al estado líquido.

Analiza las señales para ver si funciona bien el aire acondicionado

Debemos estar atentos a las siguientes señales: si la ventilación de la cabina es pobre, el filtro del habitáculo puede requerir cambio. Si no enfría puede tratarse de falta de líquido refrigerante o de la botella de filtro. Un seguro colocado o el mismo filtro del habitáculo pueden ser las causas; en este caso es necesario un diagnóstico.

Puede suceder que el circuito se contamine. Hongos, polvo o bacterias pueden instalarse en él. Se percibe un mal olor en el habitáculo; en este caso se requiere un tratamiento para desinfectar y el cambio de filtro.

Las fugas de gas también ocasionan un olor inusual. Ante esta situación, hay que reparar el daño. La presencia de pequeños animales o insectos atascados en las mangueras también ocasiona mal olor; el ruido, sumado a un aire que no es frío, puede indicar daños en el compresor.

Averías del aire acondicionado

Prueba por nosotros mismos

Para evidenciar si hay algún desperfecto en el sistema de aire acondicionado, lo activaremos con el vehículo encendido. Si cuando se enciende el sistema sale aire frío por las ventanillas, y luego se va elevando la temperatura, es conveniente hacer un chequeo.

También debemos hacer estas revisiones si el aire enfría y calienta a intervalos.  No olvidaremos revisar los fusibles, pues en alguno quemado podría estar el fallo.

Cuando el flujo de aire cambia, será necesario revisar las rejillas. Si el selector de ventilación no lleva el aire a las rejillas adecuadas, quizás el daño esté en el actuador de la puerta. Este es el encargado de direccionar el aire al interior del panel.

La presión de aire también puede ser afectada por el filtro bloqueado; su sustitución será una solución sencilla y económica. El manual puede indicar cómo reemplazarlo.

La calefacción y el motor del ventilador

Para revisar el motor del ventilador es necesario encender la calefacción. Si el flujo de aire es débil es probable que haya que cambiarlo; si solo sopla aire cuando se activa a máxima potencia, pero no en la mínima, el daño podría estar en el transistor del motor.

Cómo usar bien el aire acondicionado

Condensador y compresor

La temperatura del aire también ayuda a detectar problemas. Cuando es caliente se puede iniciar revisando la parte frontal del condensador; se ubica frente al radiador y puede contener suciedad y hojas que lo bloqueen. La solución será retirar estos elementos.

Cuando hay aire caliente, aunque la presión sea normal, el problema puede estar en el compresor. Revisaremos en la parte frontal del motor, detrás de la parrilla; tiene forma de un motor pequeño, con una rueda en el extremo. Si esa rueda no gira es porque tiene daños. La campana del compresor debe estar firme, pues de lo contrario habrá que sustituirla.

Las recurrentes fugas

Las fugas en el sistema de enfriamiento son comunes. Se detectan buscando residuos de aceite en los manguitos del sistema; deben ser reparadas por especialistas.

Congelación, otro problema

Cuando sopla frío al principio, y luego sube la temperatura, es probable que el sistema esté congelado. Suele obedecer al exceso de aire y a la humedad, aunque en otros casos se debe a que el acumulador está empapado.

La solución más sencilla si detectamos congelación en el sistema de aire acondicionado está en apagarlo un rato; si persiste será preciso limpiar el sistema. Es recomendable que lo haga un profesional.

Lo ideal es realizar un diagnóstico anual para determinar si funciona bien el aire acondicionado de tu coche. Hacer una revisión inicial por cuenta propia y luego recurrir a los especialistas siempre es lo más conveniente.