Filtro de gasoil, control y sustitución

Francisco María García · 1 febrero, 2019
El filtro de gasoil es fundamental en el mantenimiento de los motores diésel, ya que este combustible contiene gran cantidad de impurezas; es imprescindible sustituir este componente en las revisiones

El filtro de gasoil es el responsable de garantizar la pureza del combustible que llega al sistema de inyección de los motores. El motor diésel presenta impurezas en un porcentaje variable, dependiendo de su procedencia. De igual forma, y a diferencia de la gasolina, contiene humedad.

Las pequeñas trazas de suciedad y residuos pueden provenir del lugar donde se surte el gasóleo. También se incorporan accidentalmente mientras se traslada desde las refinerías hacia las estaciones de servicio.

Por otra parte, el agua presente naturalmente en este derivado del petróleo oxida lentamente las tuberías por donde circula. Desde el depósito de combustible hasta el sistema de inyección.

Características del filtro de gasoil

Por lo general, los modelos de filtro de gasoil más avanzados poseen un diseño spin on. La pieza se une al conducto surtidor solamente por el tope, de manera que las impurezas se decantan en el fondo del depósito que contiene el material filtrante.

En la mayoría de las ocasiones se trata de un componente metálico-rígido o de una especie de envase plástico con una tapa que puede desenroscarse.

Estos equipos realizan una función similar a la de los riñones en el ser humano. Eliminan los residuos del fluido vital que va hacia el corazón del coche, es decir, al motor. Los diseños más innovadores suelen estar muy cerca de la salida del depósito de combustible del automóvil; con esto se consigue reducir al mínimo el recorrido del diesel con humedad.

Filtro de gasoil: cuándo cambiar

Importancia

Durante las últimas dos décadas un altísimo porcentaje de automóviles han evolucionado desde el carburador hacia el sistema de inyección directa; esto ha permitido maximizar el aprovechamiento del combustible.

También se ha conseguido aumentar la potencia del motor; el gasoil ingresa a la cámara del cilindro prácticamente liofilizado –pulverizado a gran velocidad– a través de agujeros microscópicos presentes en los inyectores.

Cualquier micropartícula de suciedad, por pequeña que sea, puede afectar el funcionamiento de los sistemas de ‘transfusión’. Ello da lugar a filtraciones en los cilindros y, por ello, al deterioro progresivo de pistones y segmentos.

Síntomas de un filtro de gasoil que necesita reemplazo

La obstrucción por partículas sólidas origina una acumulación de suciedad en los inyectores; esta situación suele derivar en una circulación inadecuada del combustible y presión del suministro inestable. Si no se corrige oportunamente, las averías en el motor pueden ser tan graves como costosas.

El conductor suele notar variaciones o intermitencias en la potencia del motor, especialmente si se está acelerando. En altas revoluciones el automóvil ‘se ahoga’; en bajas puede apagarse.

No debe confundirse este tipo de fallos con una avería en el mecanismo de las cajas automáticas, pues al acelerar  debería aplacarse el problema. En la práctica, cuando se trata de un filtro de gasoil averiado, notamos que el coche ‘tiembla’.

Cada cuanto cambiar el filtro de gasoil

Sustitución del filtro

Al tratarse el filtro de gasoil de una pieza tan valiosa para la salud del automóvil, no se recomienda su mantenimiento ni su limpieza. Directamente, lo más inteligente es su sustitución por uno nuevo.

El criterio para aplicar el cambio puede ser en base al tiempo de uso o a los kilómetros recorridos, dependiendo del modelo del coche. Normalmente, se trata de un trabajo barato y rápido; no suele tardar más de 30 minutos cuando es ejecutado por un mecánico certificado.

El propietario de un coche puede efectuar el reemplazo él mismo. Es indispensable prestar atención primero a la ubicación y características del equipo. Es decir, disposición de los conectores y el tipo de pieza a tratar.

En secuencia, se deben desenchufar los puertos eléctricos. Luego desconectar los tubos de combustible –siempre atentos a las coyunturas de goma presentes– para inmediatamente retirar el filtro de gasoil viejo.

A continuación, se coloca el nuevo dispositivo y se llena con el combustible que estaba en el filtro viejo para reducir al mínimo la presencia de aire en el sistema. Al colocar el filtro sustituto los conectores deben disponerse de la misma manera que estaban previamente.

Por último, se debe cebar el circuito de combustible; la mayoría de los automóviles actuales poseen un cebador automático. Es muy importante asegurarse minuciosamente de que no hay derrames de combustible ni entradas de aire después de haber realizado el procedimiento. Después de esto se enciende el motor y se da por finalizada la labor.