Cambio de las escobillas del limpiaparabrisas

Francisco María García · 24 enero, 2019
Las escobillas del limpiaparabrisas apartan el agua, por lo que son fundamentales para asegurar la visibilidad cuando llueve

Para conducir seguro y sin riesgo es importante tener una visibilidad óptima. El cambio de las escobillas del limpiaparabrisas es indispensable para lograrlo; estos accesorios tan sencillos, y que suelen pasar desapercibidos, pueden ser la clave para salvar tu vida o la integridad del vehículo.

La conducción con una visibilidad perfecta demanda un excelente mantenimiento de tus limpiaparabrisas. El cambio de las escobillas evitará momentos difíciles que pongan en peligro tu bienestar y el de otros.

El hábito de programar oportunamente el cambio de las escobillas del limpiaparabrisas puede ser visto como una demostración de respeto y responsabilidad hacia el entorno. No solo importa si la visión del conductor es perfecta, pues siempre es necesario garantizar la mejor visibilidad de la vía.

En la mayoría de los mantenimientos o limpieza general del vehículo no se incluyen las escobillas de los limpiaparabrisas. Un error muy común, si se considera su alta frecuencia de uso y desgaste.

Cambio de las escobillas del limpiaparabrisas

Se hace necesario revisar el estado de estos accesorios para comprobar si pueden presentar averías o algún defecto. Pueden estar partidos, rotos, agrietados o simplemente flojos y no lo notamos.

Los fabricantes aconsejan revisar el estado de las escobillas de los limpiaparabrisas cada seis meses o una vez al año. Dependerá del uso que se les haya dado, así como de su buen mantenimiento.

El ambiente influye

Los factores ambientales también influyen en el tiempo de vida útil de estos elementos. En una ciudad de abundante agua por lluvias o nieve, o con clima seco y abundante polvo, la revisión periódica de los limpiaparabrisas es indispensable.

Cómo cambiar escobillas limpiaparabrisas

Los rayos del sol suelen provocar fracturas en las gomas. Algunos químicos o residuos que despiden otros vehículos al pasar pueden causarles daño. Otra circunstancia que puede llegar a dañar con cierta frecuencia las escobillas son los insectos que se estrellan contra el parabrisas.

En el momento preciso

Para conocer el momento preciso en el que es necesario un cambio de las escobillas del limpiaparabrisas, lo primero es hacer una revisión completa. De manera simultánea se deben mantener libres de cualquier obstáculo o suciedad en los cristales.

También es conveniente saber escuchar en el momento de activar las escobillas. Si producen un ruido diferente al de las gomas, o lo que suena es el hierro del brazo del que se sujetan, hay que cambiarlos.

En este caso se recomienda tener mucha precaución. No deben activarse con las escobillas desgastadas; esto podría acarrear daños irreversibles para el cristal, como rayaduras que podrían derivar en desperfectos.

Si las escobillas no limpian correctamente el parabrisas, ha llegado el momento de cambiarlas. Es recomendable revisar si están bien instaladas, si ejercen la presión correcta para la limpieza o si dejan marcas.

Otra forma de saber si las escobillas están en buen estado es pasar suavemente la mano para determinar si están deterioradas. Esta prueba, realizada periódicamente, puede garantizar la durabilidad de las escobillas y del limpiaparabrisas del vehículo.

Líquidos exclusivos

Para realizar la limpieza de las escobillas y del parabrisas es recomendable utilizar líquidos específicos para ello. Hacerlo con agua u otros productos puede dañar mucho más rápido las escobillas.

Cambiar goma del limpiaparabrisas

Los elementos ambientales deben tomarse en cuenta a la hora de la limpieza. Si el cristal tiene mucha arena o polvo es prudente usar abundante agua antes de activar los limpiaparabrisas; en caso de hielo o nieve se debe descongelar antes de usar las escobillas.

Si llegó el momento de cambiar las escobillas, se deben elegir para la sustitución estrictamente las medidas de las gomas y su anclaje o modelo. Cualquier otra duda puede consultarse en el manual o preguntar a un taller o concesionario especializado.

Limpieza y cambio

Para limpiar las escobillas de los limpiaparabrisas primero se deben levantar con cuidado. Siempre hay que proteger el cristal con un trapo o cartón para evitar que el hierro lo golpeé.

Para sustituirlas, retiramos el clip adherido a la escobilla, la liberamos del brazo de metal y desechamos. Al colocar la nueva comprobamos que quede bien instalada en el brazo.

Cuando terminemos, retiramos el cartón o el trapo del parabrisas y permitimos que la nueva pieza caiga sutilmente sobre el cristal. Finalmente, haremos una prueba para verificar que todo haya quedado en su sitio.

El cambio de las escobillas del limpiaparabrisas es indispensable en cualquier vehículo. Es una medida de seguridad que redundará en beneficios para el conductor y sus acompañantes.