¿Cómo influye la cilindrada?

Francisco María García · 6 febrero, 2019
La cilindrada influye principalmente en el consumo, en las emisiones y en la potencia

Uno de los aspectos más importantes del mundo del motor y del análisis de cada vehículo es la influencia de la cilindrada. Este es uno de esos datos que siempre se manejan, pero que no todos saben entender. A decir verdad, el comportamiento y cantidad de los cilindros influyen en el funcionamiento de cualquier motor.

Al conocer este dato, entendemos básicamente el trabajo que es capaz de hacer cada motorización. Claro que este es solo un dato, por lo cual siempre debemos ser cautelosos en el análisis. Pero veamos de qué trata todo esto.

¿Qué es la cilindrada?

Todos los motores tienen diferentes desempeños y cantidades de cilindros. Recordemos que dentro de estos se encuentran los pistones, que se mueven verticalmente cuando el motor funciona. Para aquellos que no lo saben, estos componentes se mueven de un punto muerto superior hacia un punto muerto inferior.

La cilindrada es puntualmente la suma de los volúmenes de todos los pistones en desplazamiento que trabajan en el motor. Esta se mide en centímetros cúbicos y nos indica la talla de la motorización; esta medida también equivale al volumen en litros de todos los cilindros.

En términos matemáticos, el total de la cilindrada es el de uno de los pistones multiplicado por el de los cilindros existentes. Aquí se miden la carrera del pistón y el diámetro del cilindro. Los motores de alta cilindrada suelen ser más potentes en su marcha y consumir más combustible.

Motor V6

Relación entre la cilindrada y el comportamiento del vehículo

El hecho de tener información relacionada sobre los cilindros y los pistones no nos dice todo sobre un automóvil. En realidad, este dato debe relacionarse y compararse con otros números para poder sacar conclusiones sobre un coche. Nos referimos al peso del vehículo, el par y la potencia del motor.

Uno de los datos que podemos obtener es la potencia específica, que se calcula dividiendo la potencia del motor entre la cilindrada. Cuanto mayor sea, tendremos mejor rendimiento de altas revoluciones y mayores exigencias mecánicas. El par específico también se puede saber conociendo el volumen de los cilindros.

Claro que conocer la cilindrada es más importante cuando hablamos de coches de carreras con motores grandes. De hecho, los coches comerciales de ahora tienen una mecánica más compacta; no se trata solo de obtener potencia, sino bajo consumo de combustible, sobre todo en vehículos compactos o para la ciudad.

Ventajas y desventajas de los motores de tres y cuatro cilindros

Los motores de tres cilindros son ligeros y ocupan poco espacio dentro del coche; son fáciles de mantener, pero su mejor virtud es que consumen poco combustible. Por ello, son más económicos y menos dañinos para el medio ambiente. Estos son los que tienen en su mayoría los modelos urbanos.

El problema con estos coches es que su mecánica nunca incorpora grandes cilindradas. Además, tienden a vibrar más, a ser poco equilibrados y tener poca capacidad de aceleración.

Motor de 4 cilindros en línea
Motor de 4 cilindros en línea.

A diferencia de los tricilíndricos, los de cuatro cilindros responden bien en todo el régimen de revoluciones. Nos referimos básicamente a la posibilidad de tener una aceleración con un buen rendimiento. Sus principal desventaja es su mayor coste en el mercado; a partir de aquí, solemos encontrarnos cilindradas que cada vez se usan menos o que tienen salida en competición.

La cilindrada de los coches más rápidos

Los motores de cinco cilindros son caros, complejos y ya casi no se utilizan. Luego tenemos los de seis cilindros en línea, bastante utilizados por el fabricante BMW. En ellos casi todo son ventajas: buen equilibrio, buen sonido y buena respuesta a altas y bajas revoluciones.

Este número de cilindros puede venir dispuesto en ‘V’, en línea o como tipo bóxer. Estos últimos bajan el centro de gravedad del automóvil y consumen algo más de combustible. Además, se trata de una motorización muy cara en su diseño y construcción.

En el punto más alto del ranking están los motores con hasta 12 cilindros. Su funcionamiento es muy eficiente, suave y son los más potentes. Claro que esto es algo que pocos pueden pagar, sin contar su alto consumo y la dificultad de su producción. Estas son máquinas constituidas por muchas piezas.

A partir de aquí, entenderemos un poco más en cuanto a la cilindrada de un motor. Nos referimos a un aspecto interno y mecánico referente a la arquitectura de las motorizaciones.