Cuida el embrague de tu coche: cómo detectar fallas y repararlas con éxito

Aprender a cuidar el embrague de tu coche y manejar de manera adecuada es crucial, ya que esta pieza por lo general no está cubierta por la garantía de los automóviles.
Cuida el embrague de tu coche: cómo detectar fallas y repararlas con éxito

Escrito por Pablo Ramirez

Última actualización: 23 mayo, 2024

Cuando se trata del mantenimiento de nuestro coche, a menudo nos enfocamos en aspectos como el cambio de aceite, la presión de los neumáticos o el estado de los frenos, pero ¿qué hay del embrague? Este componente suele pasar desapercibido hasta que comienza a dar señales de problemas como dificultades para cambiar de marcha o ruidos extraños al presionar el pedal.

Para muchos propietarios de vehículos, el embrague o clutch sigue siendo un misterio, pero entender cómo detectar y solucionar fallas en este sistema puede marcar la diferencia entre un viaje sin contratiempos y una costosa visita al taller. Sigue leyendo y descubre cómo identificar posibles problemas en el embrague y algunos consejos prácticos para realizar reparaciones exitosas.



5 consejos para cuidar el embrague de tu coche

El embrague es una pieza fundamental del sistema de transmisión de un automóvil. Su principal función es desconectar el motor de las ruedas motrices, permitiendo cambiar de marcha sin dañar la transmisión y detener el vehículo sin apagar el motor. Sin embargo, en algunas ocasiones, puede presentar fallas que afectan su rendimiento y se hace inevitable instalar un nuevo disco de embrague para el coche.

Teniendo en cuenta lo anterior, detectar y reparar las fallas del clutch de manera oportuna es crucial para el funcionamiento óptimo de tu automóvil y evitar reparaciones costosas en el futuro. Con ayuda de los siguientes consejos, podrás mantener tu coche en excelente estado y disfrutar de una conducción sin sobresaltos.

1. Aprende a detectar las fallas en el clutch

Embrague del coche
Aunque el clutch es una parte resistente, está sujeto a desgaste por el uso constante y las malas prácticas de manejo.

El diagnóstico temprano de fallas en el embrague es vital para velar por tu seguridad en cada recorrido, evitar daños mayores y garantizar un rendimiento óptimo de tu coche. Aquí te presentamos los métodos más importantes para diagnosticar problemas en el clutch:

  • Verifica el recorrido libre del pedal del embrague: el recorrido libre es el espacio que el pedal recorre sin resistencia antes de que el embrague comience a actuar. Usando una regla, puedes medir esta distancia y compararla con las especificaciones del manual de tu vehículo. Un recorrido demasiado corto puede indicar que el clutch no se desacopla por completo, mientras que un recorrido excesivo puede sugerir desgaste en el disco de embrague o en otros componentes.
  • Evalúa el nivel de fluido en el sistema hidráulico del clutch: el fluido hidráulico transfiere la fuerza del pedal del embrague a los componentes internos. Para comprobar su nivel, localiza el depósito y rellena con el fluido recomendado si es necesario. Niveles bajos o fluido contaminado pueden indicar fugas o la necesidad de un cambio.
  • Presta atención a la respuesta del embrague al arrancar: cualquier deslizamiento, vibración o ruido al arrancar tu coche puede indicar desgaste en el disco del clutch o problemas en la placa de presión. Recuerda que un funcionamiento adecuado implica cambios de marcha suaves y sin ruidos.

2. Verifica los mecanismos del embrague

Es esencial realizar una inspección minuciosa de cada componente del clutch para detectar posibles desgastes o daños. Esto implica examinar la horquilla del embrague, el disco de embrague, el cojinete de empuje, la placa de presión y el funcionamiento del sistema hidráulico en el caso de embragues hidráulicos.

Al realizar esta verificación exhaustiva de los mecanismos del embrague, podrás identificar cualquier problema potencial y tomar las medidas necesarias para reparar o reemplazar los componentes afectados. Así puedes asegurar un funcionamiento óptimo del embrague y del sistema de transmisión en general.

3. Reemplaza las piezas desgastadas o dañadas

Mecánico revisa el embrague.
A pesar de que puedes reemplazar el clutch por tu propia cuenta, lo más aconsejable es buscar ayuda profesional.

Si luego de verificar el embrague de tu coche te das cuenta de que algunas de sus piezas están muy desgastadas, es indispensable que consigas los repuestos adecuados y los reemplaces.

Para esto es recomendable que acudas con un mecánico profesional, ya que ellos tienen el conocimiento y las herramientas necesarias para realizar la instalación de las nuevas piezas de manera óptima y segura.

4. Realiza un correcto ajuste del embrague de tu coche

Para garantizar que el clutch funcione a la perfección, debes verificar y ajustar tanto el recorrido del pedal del embrague como el sistema de embrague hidráulico, si corresponde.

Durante este proceso, se ajusta el recorrido del pedal para asegurar que haya suficiente holgura antes de que el clutch comience a actuar, evitando un desgaste prematuro. Además, en sistemas hidráulicos, se purga el sistema para eliminar burbujas de aire y se ajusta la presión del cilindro maestro para una respuesta suave y precisa.

Recuerda que siempre es recomendable seguir las especificaciones del fabricante y, en caso de dudas, buscar la asistencia de un profesional cualificado.

5. Prioriza el mantenimiento preventivo

Si quieres prolongar la vida útil del embrague de tu coche y evitar costosas visitas al mecánico para reemplazarlo por completo, es necesario que realices un mantenimiento preventivo de forma periódica. Esto incluye buenas prácticas a la hora de manejar como:

  • Arrancar con mucha suavidad para que las ruedas no patinen.
  • Evitar arrancar en segunda para no desgastar el disco de embrague.
  • No acelerar demasiado mientras sueltas el pedal del embrague.
  • Conducir sin el pie descansando sobre el pedal.
  • Evitar el sobrecalentamiento del clutch mediante el uso adecuado de los cambios de marcha.

Además, como resaltamos con anterioridad, es importante hacer inspecciones regulares del recorrido del pedal del embrague y del nivel de fluido en sistemas hidráulicos, y reemplazar las piezas desgastadas o dañadas antes de que causen problemas mayores.



Cuida el embrague de tu coche para velar por tu seguridad

A pesar de que puede parecer un aspecto técnico, entender la importancia del cuidado preventivo del embrague puede ahorrarte tiempo, dinero y preocupaciones a largo plazo. Así que sigue las anteriores prácticas de mantenimiento para disfrutar al máximo de tu vehículo y tener una experiencia de conducción más segura y agradable.