Volkswagen Passat Alltrack, familia campera

Alberto Fuentes · 25 junio, 2018
Volkswagen apuesta con todo por la familia con este impresionante modelos derivado del Passat; combinar rutina diaria con escapadas al campo los fines de semana nunca ha sido tan fácil

La exitosa berlina alemana cuenta con una amplísima gama de opciones y posibilidades, a la que hay que sumar este Volkswagen Passat Alltrack, una versión sobreelevada, con tracción a las cuatro ruedas y con una serie de protectores que le permiten alejarse del asfalto con ciertas garantías.

La firma tiene en sus filas una versión parecida pero con el Golf Alltrack, pero para el que cuente con una familia de cinco miembros agradecerá ese plus de espacio en las plazas posteriores, además de esa exquisitez de rodadura de la que hace gala el Passat.

Diseño exterior del Volkswagen Passat Alltrack

Brillante. Esa es el adjetivo que mejor se adapta a la preparación de este modelo. Para venir del Variant, un modelo que destaca por su extrema sencillez y sobriedad, este Alltrack da un salto estético enorme, con una serie de modificaciones que le dan ese punto de carácter que le falta a su hermano.

Diseño exterior del Volkswagen Passat Alltrack.

Todo el perímetro inferior del coche lleva protectores de carrocería con plástico negro intercalado con piezas en color aluminio. A estos detalles hay que sumar los retrovisores y las barras del techo también en acabado metálico.

La altura libre al suelo se ha incrementado en 2,75 centímetros, algo que se nota a simple vista y que ayuda a transmitir esa linea SUV que busca el coche. En general, las proporciones del vehículo quedan mejor resueltas y rompen son esas alargadas y simples líneas del Variant.

Diseño interior y habitabilidad

El interior del Volkswagen Passat Alltrack no varía respecto a otras configuraciones del Passat, por lo que puede presumir de uno de los interiores mejor rematados del segmento, con una calidad de materiales por encima de la media y unos ajustes de primera.

Interior del Volkswagen Passat Allttrack.

Las plazas delanteras son amplias y confortables y el salpicadero es el vivo retrato de la firma alemana: sencillo, sobrio y práctico, muy práctico.

Detrás es donde puede presumir de uno de los espacios mejor resueltos de la categoría, solo superado por el Skoda Superb, con tres centímetros más de espacio para las rodillas.

La anchura es suficiente para que dos adultos viajen de forma muy cómoda, pero un tercero haría que los tres sufrieran de estrecheces, algo que ocurre en todos sus rivales. La altura libre al techo, sin ser sobresaliente, cumple sin problemas.

Para los que son de llenar el maletero del coche se alegrarán de saber que cuenta con 639 litros de capacidad, lo que se traduce en muchas, muchas maletas. Un Superb Combi tiene 660 litros, pero es 10 centímetros más largo.

Dinámica y motores

Respecto al modelos familiar, este Volkswagen Passat Alltrack apenas acusa el incremento de la altura de la carrocería. Quizás se note un poco más la diferente puesta a punto de la suspensión.

La tracción a las cuatro ruedas, denominada 4Motion por la marca, es de tipo conectable, lo que quiere decir que la tracción es delantera hasta que el coche detecta una pérdida de tracción en alguna de lar ruedas y pasan también a la acción las ruedas del eje posterior, lo que se consigue gracias a un embrague multidisco Haldex colocado justo por delante del eje posterior.

En las versiones más potentes, el Alltrack cuenta con un sistema electrónico a mayores denominado XDS+, el cual hace las veces de un diferencial autoblocante frenando las ruedas interiores en las curvas.

En tramos de montaña parece que estés llevando un coche más pequeño, y es que la ligera plataforma MQB es una apuesta segura. Cambia de apoyos con relativa facilidad y no es difícil mantener un ritmo alto entre curvas.

Fuera del asfalto es mejor que un Passat normal, pero no le puedes pedir demasiado. La altura libre al suelo es de 17,4 centímetros, una cifra baja si lo comparamos con la mayoría de SUVs. Las ayudas con la tracción son muy eficaces y nos permitirán salir de terrenos resbaladizos con garantías, pero no es aconsejable salir de pistas en buen estado.

En cuanto a mecánicas se refiere, el Volkswagen Passat Alltrack ofrece una gama de motores limitada pero muy interesante.

En diésel parte de un 2.0 TDI de 150 CV manual, un viejo conocido en la marca. Por encima lo tenemos con 190 CV y también dos litros y si somos de los que exigimos el máximo al coche podemos equiparlo con el 2.0 Bi-TDI d 240 CV con el que conseguiremos pasar de 0 a 100 km/h en tan solo 6,4 segundos.

En gasolina la oferta se reduce al 2.0 TSI de 220 CV automático, una configuración que le sienta de perlas al modelo, con un consumo de 6,9 l/100 km.

Precios y conclusión

La oferta arranca en 40 290 euros que vale con el cambio manual y el motor diésel menos potente, y va hasta los 47 920 euros de modelo biturbo de 240 CV. Un Skoda Scout con el mismo motor diésel de 150 CV es 8 000 euros más económico, pero a costa de recortar en multitud de apartados como la calidad de acabados, terminación y extras.

Los precios no son muy elevados si lo comparamos, por ejemplo, con un SUV de la calidad de este Volkswagen. Comprar un coche como este Alltrack es todo un acierto y, aunque no destaque en nada, coge lo mejor de cada mundo.