Volkswagen Golf Alltrack, con una chispa aventurera

· 22 junio, 2018
Con algo más de altura libre al suelo con respecto a la versión Variant y otros retoques en la carrocería, este familiar se presenta como la variante campera, con una estética acertada y un gran maletero

El precursor de las carrocerías familiares con maquillaje campero y con tracción a las cuatro ruedas fue el Audi A6 Allroad, allá por el año 2000. Desde entonces, siempre ha habido varios representantes con esta útil configuración, y uno de ellos es el recién llegado Volkswagen Golf Alltrack.

Este tipo de carrocerías viene de la búsqueda de la polivalencia extrema, ¿es un compacto, un familiar o un todocamino? Lo que sí sabemos es que son la opción ideal para el que no consigue decidirse.

Diseño exterior del Volkswagen Golf Alltrack

Entre sus rivales directos, que pueden ser el León ST X-Perience o el V40 Cross Country, el Golf Alltrack cuenta con una de la carrocerías más discretas, aunque no llega a la sobriedad de un Skoda Scout.

El frontal es el mismo que en el Golf normal, aunque tiene un protector en la parte inferior del paragolpes para mitigar los posibles daños fuera del asfalto. Los 20 milímetros de más respecto al Variant se notan a primera vista y, aunque no es un vehículo especialmente alto, rompe con el toque deportivo del modelo del que procede.

Del lateral del coche destacan los protectores de los arcos de las ruedas y los faldones laterales específicos muy vistosos que ,junto a las barras del techo cromadas, dan ese aire campero que busca la marca.

Volkswagen Golf Alltrack: trasera
Trasera del Volkswagen Golf Alltrack.

Por detrás es donde más se nota el aumento de altura por el gran voladizo trasero del coche. Además, los protectores inferiores en colores negro y aluminio dan un aspecto robusto al Volkswagen Golf Alltrack.

Diseño interior y habitabilidad

El diseño del interior y las cotas de habitabilidad son idénticas a las del Variant. En el Alltrack no hay niveles de equipamiento, la dotación de serie es equivalente a la que lleva el Golf Variant con acabado Sport, aunque con ligeras mejoras, como los faros LED con iluminación en curva o el sistema multimedia Discover Media.

De su práctico y ordenado salpicadero destaca la calidad de materiales y la perfección de sus ajustes. Es un coche donde no oirás los famosos ‘grillos’ que producen las vibraciones.

La pantalla central está situada un poco baja para la lectura del navegador, pero el cuadro de instrumentos digital soluciona el problema, ya que es totalmente configurable y podremos leer en él las indicaciones del navegador y multitud de parámetros.

Las plazas delanteras son amplias y cómodas, y los asientos que lleva este modelo en concreto mejoran claramente a los del Golf normal con el acabado Advance. En las plazas traseras dos adultos disfrutarán del espacio necesario para viajar sin estrecheces, pero un tercer adulto iría incómodo por la poca anchura de la plaza central.

Volkswagen Golf Alltrack: interior
Interior del Volkswagen Golf Alltrack.

El Volkswagen Golf Alltrack sí cuenta con salidas de ventilación para estas plazas, algo que muchos fabricantes no hacen en sus compactos y que mejora notablemente el confort en marcha; prescindir de ellas es algo incomprensible.

El maletero es otro de los apartados donde nuestro protagonista saca pecho, ya que cuenta con 605 litros de capacidad, una cifra muy superior a los 324 litros del V40 Cross Country, y parecida a los 587 del León ST. Un Skoda Scout le supera ligeramente, con 610 litros, pero es un coche de categoría superior.

Dinámica de conducción y motores

El magnífico chasis MQB de la firma alemana garantiza unas capacidades dinámicas excelentes a pesar del incremento de altura y de llevar unas suspensiones con un poco más de recorrido para las visitas al campo.

Su efectividad en carretera mejora con la suspensión opcional DCC con amortiguadores de dureza variable, que deja escoger entre tres modos de conducción: Confort, Normal y Sport. Aun así, sus reacciones no son tan rápidas y precisas como en el modelo compacto, pero cumple sin problemas.

El Volkswagen Golf Alltrack no ofrece todas las cualidades off road que pueda aparentar. La altura libre al suelo es de solo 17,5 centímetros, por lo que el terreno debe ser muy llano para no golpear los bajos. Cualquier SUV es mejor en este aspecto que el Alltrack; no se puede tener todo.

Los protectores laterales son más útiles para mitigar los golpes de puertas típicos de los aparcamientos que para el campo, pero con la fiebre SUV que estamos viviendo todo plástico negro es bienvenido.

Volkswagen Golf Alltrack: lateral
Lateral del Volkswagen Golf Alltrack.

Mecánicamente, solo está disponible con tres motores, uno gasolina y dos diésel, pero los tres con mecánicas potentes y solventes.

En gasolina la marca ha confiado en el 1.8 TSI automático de 180 CV con el que acelera de 0 a 100 km/h en solo 7,8 segundos, aunque con un consumo de 6,7 l/100 km, un dato un poco alto.

En diésel cuenta con un 2.0 TDI de 150 CV manual o otro automático de 184 CV, ambos con el mismo bloque y plenamente recomendables por prestaciones y consumo, pero no tanto por el ruido que llega al habitáculo en marchas cortas.

Precios y conclusión

Parte de unos generosos 35 010 € que cuesta la versión menos potente, hasta los 38 610 del diésel de 184 CV. Son cifras un tanto elevadas, pero el Volkswagen Golf Alltrack solo está disponible con los equipamientos más completos.

Con el mismo motor, es 5 000 € más barato que un Passat Alltrack, lo que nos hace plantearnos si merece la pena renunciar a ese plus de espacio interior y comodidad. En todo caso, el coche no te defraudará, siempre y cuando no busques en él un compañero de aventuras fuera del asfalto, su medio natural favorito.