Toyota Prius, el preferido del taxista para la gran ciudad

· 20 marzo, 2018
Este modelo compacto puede considerarse como el estandarte de la capacidad de innovación de la marca japonesa; este híbrido presenta un diseño arriesgado, junto a un interior amplio y tecnológico

Nos encontramos ante la cuarta generación del Toyota Prius. y la marca japonesa ha hecho un vehículo totalmente nuevo, con una estética muy futurista, algo a lo que nos tiene acostumbrados esta casa cada vez que llegan novedades de este modelo.

Con 4,54 metros de longitud, seis centímetros más que antes, este Toyota compite tanto con compactos como con berlinas medias, pero ninguno ofrecía lo que nuestro protagonista. Hasta septiembre de 2016, momento en el que llega el nuevo Hyundai IONIQ para intentar llevarse parte del festín de ventas que se estaba pegando el Prius.

Diseño del Toyota Prius

Una vez más, el Toyota Prius ha sorprendido al mundo con su estética. Te gustará o lo odiarás, pero no deja a nadie indiferente. Toyota siempre busca en este modelo dar una vuelta de diseño y alejarse de lo convencional.

Toyota Prius 2016: trasera
Trasera del Toyota Prius 2016.

Lo más llamativo son los faros delanteros, con unas formas muy desenfadadas, pero que consiguen una imagen novedosa y, por qué no, bonita. En los pilotos traseros han arriesgado un poco menos y, aunque son un poco más ‘saltones’, recuerdan un poco a los que ya tenía la versión anterior.

Una luna trasera partida en dos cierra un peculiar conjunto. En ocasiones, arriesgar tanto con el diseño te puede salir mal, y solo el paso del tiempo nos sacará de dudas.

Habitabilidad

En las plazas delanteras las personas de talla alta se encontrarán cómodas desde el primer momento. Tienen amplios reglajes, todos manuales excepto la regulación lumbar.

Toyota Prius 2016: habitáculo
Habitáculo del Toyota Prius 2016.

La sensación de amplitud es muy buena, quizás más que en el modelo anterior, ya que, a diferencia de la estética exterior, la consola central ha pasado a ser mucho más convencional, con una distribución más tradicional que la de su antecesor.

El cuadro de instrumentos está situado en posición central, da mucha información y es de fácil lectura.

Más abajo tenemos una pantalla táctil multifunción de siete pulgadas y unos recubrimientos de plástico nuevos, que serán blancos, sin posibilidad de personalización.

Toyota Prius 2016: interior
Interior del Toyota Prius 2016.

Ahora, el Toyota Prius puede traer elementos de seguridad que antes no estaban disponibles, como la preparación para una colisión inminente. La calidad percibida es correcta, con multitud de plásticos blandos y con unos ajustes bastante conseguidos para evitar ruidos incómodos.

En las plazas traseras disfrutaremos de gran espacio para las piernas y una altura al techo similar a modelos de un tamaño semejante, como un Mazda 3 de cuatro puertas. No ocurre lo mismo con la anchura disponible, donde tres adultos viajarán incómodos.

Dinámica

El planteamiento del sistema híbrido incita a una conducción relajada y es capaz de moverse en ciudad con consumos bajos. No por ello este Toyota Prius es un coche torpe si necesitamos un plus de exigencia.

Muestra unas reacciones muy nobles y predecibles, y consigue un nivel de agarre a la altura de otros competidores que no cargan con un sistema de baterías adicional. Por ejemplo, la puesta a punto del chasis está más lograda que en un Hyundai IONIQ, a pesar de la dirección desmultiplicada pensada para un uso eminentemente urbano.

Los neumáticos, diseñados para minimizar el consumo de carburante, no entorpecen al modelo japonés y apenas notamos diferencias frente a neumáticos convencionales.

La suspensión, como es normal en Toyota, es ligeramente blanda, pues prima el confort de los ocupantes, pero sujeta bastante bien la carrocería. Al subir el coche a la báscula podemos ver el trabajo de los japoneses para conseguir aligerar al máximo el modelo, ya que con 1 375 kilogramos, estamos ante un coche muy liviano para tratarse de un híbrido.

Motor

La nueva versión de este Toyota Prius ha reducido la potencia total de la versión anterior. Antes disponía de 136 CV, mecánica que sigue ofreciendo en el Auris o Prius+. Ahora, ha mejorado el propulsor eléctrico y ha reducido la potencia del de gasolina; con ello entrega 122 CV de potencia, siempre con cambio automático.

Mantiene el bloque 1,8 litros gasolina atmosférico que ya usaba antes. El coche es capaz de circular en modo eléctrico durante más tiempo, en torno a los tres kilómetros si no encontramos fuertes pendientes y no aceleramos con fuerza. Cuando la batería baja de cierto nivel, el motor térmico entra en funcionamiento para recargar baterías y apoyar al motor eléctrico.

Circular con este vehículo es una delicia, sobre todo en ciudad, donde consigue registros de consumo inferiores a los diésel equivalentes y sin apenas ruidos o vibraciones.

En cambio, si circulas en vías extraurbanas con asiduidad, un modelo diésel convencional será mejor opción, ya que este se vuelve mas ruidoso y su consumo supera a los vehículos de gasóleo.

El Toyota Prius viene muy equipado de serie y apenas da opciones al comprador. Solo deja a tu elección la pintura metalizada y la tapicería de cuero.

Precio y conclusiones

Por 29 900 €, este Toyota Prius es una opción realmente atractiva para aquellos que necesiten un uso mayoritariamente urbano. Solo hay que darse un paseo por una gran ciudad para ver que es uno de los preferidos por los taxistas, algo que dice mucho sobre su efectividad en la selva urbana.

Además, cuando circulas unos minutos con su modo eléctrico te enamoras, disfrutas de un silencio y una comodidad de uso que hacen que encuentres inconvenientes en tu coche de combustión tradicional que antes ni te planteabas.