Hyundai IONIQ, solución para todos los gustos

· 17 diciembre, 2017
El Hyundai IONIQ trata de destronar al Toyota Prius como el rey de los híbridos. Para ello, trae más opciones que cualquier modelo de su competencia.

La marca coreana ha tardado bastante en sumarse al mundo de la electricidad, pero la espera ha merecido la pena, ya que el nuevo Hyundai IONIQ viene con toda la artillería disponible: versión híbrida, híbrida enchufable o 100% eléctrica.

El mundo de las berlinas híbridas ya tiene un rey, y no es otro que el Toyota Prius. No tienes más que darte un paseo por una gran ciudad para darte cuenta de que a los taxistas les encanta, y que su eficacia en el mundo urbano está más que demostrada.

Con el planteamiento que trae este modelo, cubre gran cantidad de diferentes necesidades y tipo de clientes. Por planteamiento, este modelo rivaliza directamente con el Toyota Prius, Nissan Leaf o Volkswagen Passat GTE.

Diseño

Con 4,47 metros de longitud, el Hyundai IONIQ se posiciona como una berlina media bastante compacta, es siete centímetros más corta que su rival japones, el Prius.

Hyundai IONIQ nuevo 2018 eléctrico híbrido
El IONIQ trae un diseño menos transgresor que el Nissan Leaf.

Estéticamente, es un coche menos arriesgado que el Toyota, con líneas más convencionales pero con un cierto carácter futurista.

La parte frontal sigue unas líneas similares a las de sus hermanos, como el i40, luciendo una amplia calandra y unos faros largos y afilados. La parrilla cambia dependiendo del tipo de motor que lleve, por ejemplo, en el modo modelo eléctrico no posee rendijas de refrigeración al no haber motor de combustión que enfriar.

Si echamos un vistazo a la línea lateral, este Hyundai parece un coche más sencillo de lo que es en realidad. La caída del techo es muy progresiva, no se trata de la carrocería de tres volúmenes típica de las berlinas. En la parte baja de las puertas posee un embellecedor que como opción se puede escoger en un color diferente al de la carrocería.

La parte trasera es, sin duda, la que transmite más carácter en este Hyundai Ioniq. La luneta trasera está dividida en dos, al estilo del Honda Civic. Los pilotos traseros, situados en posición muy alta, dan un aspecto robusto al coche, con cierto aire SUV si lo miramos por detrás.

Es un diseño general menos arriesgado que por ejemplo el de un Nissan Leaf, está pensado para gustar a mayor cantidad de público. Si bien, no tiene la originalidad de un Toyota Prius.

Dinámica del Hyundai IONIQ

El modelo coreano se muestra muy cómodo en carreteras amplias como autovías y autopistas, con un nivel de insonorización muy conseguido y una suspensión que absorbe muy bien las irregularidades del firme.

En carreteras con curvas lentas, la suspensión sujeta bien la carrocería, pero si elevamos el ritmo, las reacciones comienzan a mostrarse un tanto bruscas, aunque en todo momento trasmite seguridad y control al conductor. En este tipo de vías, el control de estabilidad tarda más en entrar en acción que en el Toyota Prius. Dinámicamente está un escalón por encima del Toyota.

Interior

El Hyundai IONIQ no destaca por ser un modelo especialmente espacioso, cumple en la mayoría de cotas, pero hay gran número de berlinas que le sobrepasan en todo: un Skoda Octavia, por ejemplo.

Las plazas delanteras son espaciosas, cuenta con un salpicadero bastante tradicional para tratarse de un coche con tanta tecnología, pero, al igual que ocurre con el exterior, la marca coreana ha querido agraciar al mayor número de personas posibles. Tiene la configuración tradicional de pantalla táctil integrada en el salpicadero en una posición alta y los mandos de la climatización situados por debajo. La palanca de cambios, a diferencia del Prius, también tiene un formato normal.

Las plazas traseras sufren el diseño descendente del techo, dejando una altura libre interior demasiado justa. Por espacio para las piernas se sitúa en una posición intermedia. La plaza central, a pesar de contar con un túnel central poco intrusivo, no es apta para  afrontar viajes largos.

Hyundai ioniq interior 2018 híbrido eléctrico
Interior del Hyundai IONIQ.

El maletero cambia dependiendo de la configuración del motor:

  • El IONIQ Híbrido cuenta con 443 litros de maletero, igual que la versión enchufable. Se trata de un maletero muy digno para un coche de estas características y uno de los más grandes entre sus competidores. Hay que tener en cuenta que alojan un grupo de baterías para el motor eléctrico.
  • El IONIQ Eléctrico reduce el espacio de carga hasta los 350 litros de maletero. No es una cifra tan buena, ya que un Nissan Leaf, por ejemplo, consigue 370 litros con prácticamente la misma longitud.

Motores

Aquí es donde la oferta disponible del Hyundai IONIQ le hace desmarcarse del resto, amoldándose a todas las necesidades:

  • Híbrido convencional: posee un motor atmosférico de 1,6 litros con 105 CV de potencia, unido a un motor eléctrico de 43 CV. La potencia combinada es de 141 CV, con una transmisión automática de doble embrague de seis velocidades. Pasa de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos.
  • Híbrido enchufable: comparte sistema con el híbrido normal pero añade más potencia al motor eléctrico, que con 61 CV de potencia, sus baterías de polímeros permiten circular a nuestro protagonista durante 50 km en modo 100% eléctrico. En potencia combinada consigue realizar el 0 a 100 km/h en 10,6 segundos.
  • Eléctrico: es la alternativa 100% eléctrica del modelo asiático. Las baterías tienen una capacidad de 28 kWh, ligeramente inferiores a las del Nissan Leaf (30 kWh). La autonomía estimada es de 250 km, que no está nada mal para una berlina eléctrica que desarrolla 120 CV de potencia y tiene un par máximo de 295 Nm.
Hyundai Ioniq 2018 nuevo eléctrico híbrido
Su diseño engaña, dado que a pesar de la caída en la parte posterior, sigue guardado una buena altura en el maletero.

Conclusión

Cada vez son más los argumentos que nos empujan a comprar coches más eficientes con el medio ambiente. Este Hyundai IONIQ, cuenta con todo lo necesario para plantar cara a sus rivales, y además, presenta más posibilidades que ellos a la hora de su configuración.

Conducir en modo eléctrico, si no lo has hecho ya, es algo que tienes que experimentar antes de adquirir un coche de combustión puro. Engancha desde el primer acelerón.

Además, no tiene ningún inconveniente para convertirse en el coche principal de una familia media, ya que cuenta con espacio suficiente para ello. Ingredientes trae, y muchos, ahora eres tú el que debe darle una oportunidad.