Subaru Outback 2019, más moderno y tan eficaz en el campo como siempre

Juan · 9 agosto, 2019
El nuevo Subaru Outback 2019 estrena plataforma, motores y tecnología, pero su diseño continuista esconde todas estas novedades; lo veremos en Europa a finales de este año

Subaru ha aprovechado la fuerte presencia que tiene en el mercado americano para presentar una novedad importante en el Salón del Automóvil de Nueva York. Se trata del Subaru Outback 2019, la quinta generación de esta ranchera camperizada desde que comenzase su andadura comercial en el ya lejano 1996.

Hablamos de uno de los productos más vendidos del fabricante nipón. Su éxito radica en su estética ruda, el amplio espacio interior y la soltura con la que se mueve fuera de las carreteras. Esta última revisión del modelo se basa en la plataforma modular global de Subaru, la cual estrenó el último Subaru Impreza.

Diseño del Subaru Outback 2019

Subaru se caracteriza por no arriesgar en sus diseños, más bien todo lo contrario. Y es que incluso llega a ser complicado diferenciar cuando estamos ante un modelo nuevo. Con el nuevo Subaru Outback 2019 la tendencia no ha cambiado: se han introducido pocos cambios con respecto al modelo precedente.

Subaru Outback 2019: frontal.
Frontal del Subaru Outback 2019.

Estrena faros más estilizados, parrilla frontal, pilotos traseros en forma de boomerang y faros antinieblas, los cuales quedan recogidos en unas protecciones plásticas de mayores proporciones. La superficie acristalada y las barras del techo también son de nueva factura; rematan un conjunto quizás demasiado conservador.

Con 220 milímetros de altura libre al suelo, permite excursiones con las que muchos SUV sueñan.

Parece que con el éxito de ventas del modelo la marca se resiste a dotarlo de mayores novedades. «Si algo funciona, no lo toques», se suele decir. Pasa algo parecido con el Volkswagen Golf. El compacto alemán apenas cambia con el paso de los años, y aun así se mantiene como uno de los más vendidos del segmento.

Paso al frente en el habitáculo

El diseño del interior sí ha supuesto un paso al frente, tanto en tecnología como en calidad. Lo más destacado es la pantalla central de 11,6 pulgadas, no solo por su tamaño, sino por su disposición vertical, al puro estilo Tesla. Desde este enorme sistema de infoentretenimiento se podrá interactuar con el coche de forma casi infinita.

Sin embargo, no incorpora navegador, un detalle que arrastran el resto de modelos de la marca. Esta carencia se debe a que con la conectividad Android Auto y Apple CarPlay lo más rápido será conectar el navegador de nuestro teléfono. Además, siempre estará más actualizado que un navegador integrado.

Subaru Outback 2019: interior.
Interior del Subaru Outback 2019.

Forma parte del equipamiento de serie el sistema EyeSight. El EyeSight recoge todos los asistentes de seguridad activa que equipa el vehículo, tales como las diversas cámaras de aparcamiento, la frenada automática, detector de peatones, de vehículos en ángulo muerto y tráfico cruzado entre otros.

Con esa enorme pantalla presidiendo el habitáculo, el diseño de este gira en torno a ella. El salpicadero la abraza y se extiende hacia la consola central con amplias superficies de cuero del mismo color de la tapicería, lo que da lugar a un interior bitono. Los dos asientos delanteros cuentan con ajustes eléctricos.

Novedades técnicas

Si atendemos a la ficha técnica del Subaru Outback 2019, encontramos novedades muy interesantes. Por un lado tenemos el motor, un bóxer turboalimentado de cuatro cilindros y 2,4 litros que ofrece 260 CV de potencia. Pensado especialmente para el mercado americano, para Europa montará un propulsor algo más modesto.

Subaru Outback 2019: trasera.
Vista posterior del Subaru Outback 2019.

Nuestro mercado tendrá como única opción –hasta la llegada de los híbridos e-Boxer– un 2,5 litros y 182 CV de potencia. La diferencia de potencia se debe a que este último es un motor de aspiración natural, sin ningún tipo de sobrealimentación. Tal y como ocurre ahora, se prescinde de motorizaciones diésel.

La nueva plataforma ha permitido mejorar en un 70 % la rigidez del chasis.

Sea como fuere, todas las mecánicas mencionadas se asociarán al cambio CVT de 8 velocidades al que acostumbra la marca, un cambio que no destaca precisamente por su refinamiento y capacidad de optimizar el rendimiento del motor. De igual manera, equipa la tracción total Symmetrical AWD, especialmente eficaz en superficies resbaladizas.