Mitsubishi i-MiEV

· 11 octubre, 2018
Pequeño, con poca autonomía y componentes casi desechables, el Mitsubishi i-MiEV fue uno de los primeros vehículos comerciales eléctricos, y sigue dando guerra pese al paso de los años

Todos sabemos las dificultades que presentaban los coches eléctricos de primera generación. El mejor ejemplo de ello fue el Mitsubishi i-MiEV, cuya actualización en el año 2015 no fue suficiente para generar ganancias ni ponerse a la altura de los competidores. Hoy en día los enchufables han mejorado pero… ¿Cuál era el problema con estos coches?

Diseño exterior del Mitsubishi i-MiEV

El Mitsubishi i-MiEV no es el automóvil más agraciado del mundo y es que su objetivo no era precisamente enamorar con su diseño. Compararlo con los eléctricos de la actualidad sería injusto.

Nos referimos a un vehículo chato, pequeño y que fue ridiculizado en muchos espacios como un ‘coche de juguete’. Su estética relata la falta de desarrollo que existía en la industria de coches amigables con el medio ambiente.

Diseño del Mitsubishi i-MiEV.

El diseño del i-MieV es similar al que tendría una mini-furgoneta redondeada y a medio terminar. La primera edición apareció en el 2011, en una época en la cual era solo se pensaba en componentes bajos de peso. La actualización no mejoró demasiado, salvo por los colores y el juego de faros nuevos.

Diseño interior y habitabilidad

Sus medidas son 3,47 metros de largo, 1,47 de ancho y 1,61 de altura. Era evidente que el espacio interno era poco generoso, sobre todo para sus pasajeros. Quizás lo más generoso del modelo son los 166 litros para cargar equipaje. Este es un espacio grande para vehículos con sus dimensiones.

Su equipamiento no entrega grandes avances tecnológicos, sino que cubre con las necesidades básicas de un conductor. El mismo cuenta con airbags laterales y frontales, dispositivo de música, aire acondicionado. Claro que este coche fue hecho para personas que quisieran proteger el ambiente por encima del lujo.

Interior del Mitsubishi i-MiEV.

Una de las curiosidades de este automóvil es la ausencia de sonido durante las marchas. La verdad es que este es un producto que prácticamente no emite sonidos estando en perfecto estado. Su capacidad: asiento solo para cuatro personas.

Motores y comportamiento

La mayor de las fallas del Mitsubishi i-MiEV tiene que ver con la poca capacidad de su motor eléctrico. Este automóvil llega de forma muy forzada apenas a los 130 km/h. Esto es lo más que podemos esperar de un motor cuya entrega máxima es de apenas 67 caballos de fuerza.

Pero el aspecto más preocupante es su autonomía NEDC, la cual llega apenas a los 160 kilómetros. Nos referimos a un máximo de 120 km recorridos, lo cual puede ser menor si vamos a una velocidad normal.

Ni siquiera podríamos pensar en cubrir largas distancias en carretera. La implementación de faros de LED mejoró un poco el rendimiento en el 2015, así como algunos ajustes mecánicos. Esto fue lo que le permitió llegar a los 160 km de autonomía.

Realizar una carga completa dura aproximadamente seis horas. Su batería auxiliar es de unos 12 voltios, la cual serviría para auxiliarnos durante una emergencia.

Con respecto al comportamiento dinámico, este automóvil viene con control de tracción y estabilidad activo (ASTC). Simplemente una palanca hace de las veces de cambio de velocidades; realmente para las velocidades a las que va, tampoco necesita demasiado. Su uso es recomendado en la ciudad y no así en terrenos irregulares.

Precio

En el momento de su lanzamiento, un Mitsubishi i-MiEV podía costar hasta 24 500 euros. Esto es mucho considerando que hay coches en el mercado con mejor prestancia que pueden llegar a costar la mitad. En la actualidad, este coche se ha devaluado bastante debido a su poca prestancia y practicidad.

Se le puede encontrar hasta en menos de 16 000 euros y aun así no goza de muchas ofertas de compra. En las páginas de internet se le puede ver a precios realmente de ocasión. Muchos propietarios simplemente le tratan de sacar una pequeña ganancia para sacarlo de su garaje.

Pero más allá de todo, no olvidemos que este automóvil forma parte de la historia de la automotriz eléctrica. Nos referimos a la primera generación de enchufables y, gracias a este modelo, hoy en día tenemos productos de mayor calidad.