Mercedes GLS, el grandullón de la familia

· 25 enero, 2018
El Mercedes GLS es la apuesta de la firma alemana por volver a un sector en horas bajas en la actualidad, pero sin duda se trata de un proyecto ambicioso y con una oferta de prestaciones dificil de rechazar, para quien puede pagarlo, claro está

De la extensa y variada gama con la que cuenta a día de hoy el fabricante alemán, hay un producto que tal y como está el mercado, su existencia carece de sentido alguno. El Mercedes GLS es un coche ideado para un tiempo pasado, una época que ya quedó atrás después de la profunda crisis de finales de los 2000.

Con su llegada, se convierte en el SUV de mayores dimensiones del la firma de la estrella, y que por lo visto por estos lares puede que tenga los días contados. Sin embargo, es un producto que encaja a la perfección con las preferencias de los clientes de otros mercados.

Diseño exterior

El GLS es un coche voluminoso, como lo fue en su día el Clase R pero en formato todocamino, a la moda.

Dentro de las limitaciones que conlleva una carrocería de este tipo — y su tamaño — los diseñadores se las han apañado para que no haya ningún elemento mal colocado y desproporcionado. Con unas medidas de 5 130 mm de largo, 1 934 mm de ancho y 1 850 mm de alto quedaría englobado en el segmento F.

El frontal, puramente Mercedes, nos recibe con una enorme parrilla y unos faros con tecnología Full LED, mientras que el paragolpes toma prestadas las formas de su hermano pequeño, el GLE. El lateral destaca por lo marcadas que están sus líneas, creando varios volúmenes en los que llaman la atención los pasos de rueda, mucho más marcados de lo que acostumbra la marca.

Sin embargo, el Mercedes GLS actual es un rediseño de un modelo de 2013, por lo que su zaga, aunque actualizada con nuevos pilotos, mantiene ese aire similar al del Clase E Estate de la pasada generación. Además, desde finales de 2017 se encuentra disponible el GLS Grand Edition, que por 2 300 euros nos incluye un juego de llantas exclusivo y emblemas varios.

Diseño interior

Si la zaga nos recuerda al anterior Clase E, el habitáculo es una referencia descarada al GLE, por lo que adolece de los mismos problemas que este. Es un estilo en tierra de nadie, porque es un diseño antiguo con componentes de última generación añadidos, por lo que ya no es antiguo, pero tampoco fresco y novedoso. Una lastima.

El interior del GLS resulta agradable y sin estridencias, además, presenta multitud de opciones de personalización.

Sea como fuere, presenta uno de los interiores más amplios del mercado, con hasta siete plazas — reales — y un enorme maletero de 680 litros ampliables hasta los 2 300 litros con todos los asientos plegados. ¡Quién necesita a la Clase V!

En este área también está disponible la versión Grand Edition, que tras un desembolso de 5 900 euros nos incluye cuero nappa con patrón de diamantes para los asientos, un salpicadero forrado también en cuero nappa, alfombras de terciopelo y nueva iluminación interior.

Motores V6 y V8

Todas las opciones mecánicas van asociadas a la tracción total 4MATIC y al cambio automático de 9 velocidades 9G-TRONIC de forma inamovible.

  • GLS 350d: Este diésel monta un propulsor V6 3.0 y una potencia de 258 CV y 620 Nm de par con el que alcanza los 100 km/h en 7,8 segundos y una punta de 222 km/h; homologando un consumo de 7,7 l/100 km y unas emisiones de 190 g/km de CO2.
  • GLS 400: Como nivel intermedio, este gasolina también hace uso de un V6 3.0 que en este caso entrega 333 CV de potencia y 480 Nm de par, con los que alcanza los 100 km/ en 6,6 segundos y una punta de 240 km/h; homologando un consumo de 8,9 l/100 km y unas emisiones de 206 g/km de CO2.
  • GLS 500: El tope de gama se conforma con un V8 4.6 que desarrolla 455 CV de potencia y 700 Nm de par, y es capaz de alcanzar los 100 km/h en 5,3 segundos y una punta de 250 km/h; homologando un consumo de 10,9 l/100 k con unas emisiones de 255 g/km de CO2.
Nuevo Mercedes GLS 2018, un vehículo todoterreno de premium.
Con solo un vistazo, queda demostrado que el Mercedes GLS es un vehículo de gran empaque.

Precio

Los precios para este enorme SUV parten de los 89 750 euros para la versión diésel, mientras que en el caso de los gasolina el importe aumenta hasta los 94 200 euros para el GLS 400 y 116 025 euros del GLS 500. No cabe duda alguna de que un producto de este calibre es relativamente caro, por mucho que nos ofrezca.

Lo que queda claro es que es un producto que en la ofensiva actual de Mercedes, carece de sentido alguno, al menos en Europa, donde la fiebre SUV ha propiciado que las marcas desarrollen vehículos de este tipo cada vez más pequeños.  Sin embargo, en mercados como el americano, el ruso y el árabe es sencillamente un ‘best-seller.

Datos Mercedes GLS

  • 5 puertas
  • 7 plazas
  • Maletero: 680 litros.
  • Tracción total 4MATIC
  • Motores V6 y V8 con potencias desde 258 CV hasta 455 CV
  • Consumo y emisiones: desde 7,7 l/100 km y 190 g/km de CO2
  • Cambio automático de nueve velocidades 9G-TRONIC
  • Precio: desde 89 750 euros