Mercedes-AMG GT R Pro, más radical, más extremo y más rápido

· 7 diciembre, 2018
El Mercedes-AMG GT R Pro alcanza los 100 km/h en 3,6 segundos y tiene una velocidad punta de 318 km/h, limitada por su mayor carga aerodinámica.

Todo tornillo puede roscarse una vuelta más hasta llegar a su punto máximo de torsión y romperse. Con el Mercedes-AMG GT parece ocurrir lo mismo, pero en el buen sentido de la palabra. Desde su lanzamiento, Mercedes lo ha ido apretando cada vez más. Como consecuencia, la última vuelta ha sido el Mercedes-AMG GT R Pro.

Esta última iteración llega con un marcado carácter deportivo, con mejoras derivadas de los circuitos. Está basado en la versión más potente de la gama, el AMG GT R. La llegada del Mercedes-AMG GT R Pro coincide con la presentación de la versión rediseñada del deportivo germano, de la cual te hablamos aquí.

Cambios en su diseño

Interior del Mercedes-AMG GT R Pro

En primer lugar, el nuevo Mercedes-AMG GT R Pro se aprovecha de todas las novedades que trae consigo la actualización a la que el modelo ha sido sometido. Dichas novedades se pudieron ver con motivo del Salón del Automóvil de Los Ángeles. A estos cambios se le han aplicado numerosos aditamentos aerodinámicos en lugares clave.

A base de mucha fibra de carbono, los chicos de Mercedes han confeccionado un extremo paquete aerodinámico. Este añade un nuevo splitter y canards delanteros. También incluye un nuevo difusor trasero con endplates laterales tras las ruedas traseras. Finalmente, para acentuar su faceta racing, se presenta vestido con una decoración a franjas en contraste.

Llama la atención la introducción de tomas de ventilación en los pasos de rueda delanteros. Estas ayudan a expulsar el aire hacia arriba para disminuir la sustentación del eje delantero a altas velocidades.

Al completo paquete aerodinámico hay que sumar todo el compendio de aerodinámica activaEs la misma que de por sí equipan todos los AMG GT R. En esta ocasión, el resultado es un coche mucho más eficaz en pista. Como consecuencia, bajo el brazo llega con el récord en Nürburgring para un AMG, con un tiempo de  7:04.6, siete segundos más rápido que el AMG GT R normal.

Suspensiones y chasis mejorados

Mercedes AMG GT R Pro 2018: lateral

Para empezar, había que mejorar el comportamiento del coche en circuito. La principal tarea era reducir el peso y mejorar la rigidez del chasis. No obstante, también había que mejorar el sistema de suspensión para filtrar mejor las irregularidades del piso. La nueva suspensión, por consiguiente, permite un ajuste total de sus reglajes: compresión, rebote y caída. De esta manera, podrá adaptarse a las necesidades de cada circuito.

En cuanto a las mejoras en materia de chasis, encontramos una barra estabilizadora de fibra de carbono en el eje delantero por una de acero en el eje posterior. A su vez, el habitáculo ha sido provisto de:

  • Una jaula antivuelco tras los asientos.
  • Backets de carbono con arneses de cuatro puntos.
  • Un extintor de incendios.

Países como EE.UU, Canadá o China no podrán equipar la jaula antivuelco ni los arneses. Esto es debido a que la ley los considera como vehículos de carreras, no aptos para su matriculación.

Especificaciones

Los apartados técnico y estético han sufrido cambios significativos, aunque no ocurre lo mismo con el apartado mecánico. Aquí la marca ha mantenido el de por sí excelente bloque V8 biturbo de 4,0 litros de cilindrada que equipan todos los AMG GT. El AMG GT R, y por ende el Mercedes-AMG GT R Pro, ofrecen 585 CV de potencia y 700 Nm de par.

Toda la potencia se transmite a las rudas traseras a través de una transmisión automática AMG Speedshift de siete relaciones y doble embrague. Si hablamos de prestaciones, alcanza los 100 km/h en 3,6 segundos y una velocidad punta de 318 km/h limitada por su mayor carga aerodinámica.

Esta versión Pro añade al conjunto un equipo de frenos carbocerámicos y unas llantas forjadas de bajo peso y diseño inspirado en la competición.

Llegada al mercado del Mercedes-AMG GT R Pro

Probablemente, la llegada al mercado de esta bestia se espera para los primeros compases de 2019. Además, se hará junto a la actualización de sus hermanos de gama. ¿Precio? No hay nada confirmado. No obstante, será superior a los 198 000 euros que Mercedes pide por el GT R convencional.

Sea como fuere, todavía queda camino por delante para descubrir los límites del Mercedes-AMG GT R. La llegada de su versión Pro no es más que un adelanto de lo que está por llegar. Por último, la propia marca ha confirmado que a continuación será el turno de la versión más extrema de la gama. ¿A qué nos referimos? Nada más y nada menos que al esperado Mercedes-AMG GT R Black Series.