McLaren X-1, MSO cumple el sueño de un entusiasta multimillonario

El capricho de un anónimo cliente dio lugar a este vehículo único, con una estética muy diferenciada con respecto a los diseños actuales

La de ocasiones en las que se ha dicho que el dinero lo puede comprar todo. Puede que sea incierto, pero en el caso del que hablaremos hoy es una regla que se cumple a raja tabla. El sueño de un multimillonario entusiasta de la automoción fue cumplido gracias a MSO con el McLaren X-1, un deportivo único en su concepción.

Nunca han transcendido los datos del citado multimillonario. La única información que se conoce de él es que es un afianzado cliente de la marca, en cuya garaje figuran un McLaren F1, un Mercedes SLR McLaren y un MP4-12C entre otras valiosas piezas de su colección privada. Su concepción se prolongó durante 18 meses.

Lo amas o lo odias

Estéticamente, sorprende la influencia de la corriente de diseño típica de mediados del siglo XX. Superficies curvas, cóncavas y convexas para marcar volumen, cromados y un elegante negro piano. El tema de la pintura fue uno de los puntos en los que más énfasis hizo el dueño según McLaren.

El deseo del comprador era el color negro piano, un color sumamente difícil de pintar tal y como afirman los británicos, por lo que las superficies no pintadas son simplemente fibra de carbono lacada. Entre los elementos más característicos del McLaren X-1 están sus pasos de rueda traseros carenados, similar al Citroën SM.

La zaga es quizás donde se reúnen la mayor parte de los cambios, con un diseño único al que no se le pueden sacar referencias que recuerden a otros modelos. Como curiosidad, los pilotos recreaban la forma del emblema de la marca. Más criticado fue el frontal, y es que irremediablemente recuerda al Audi R8.

McLaren X-1: trasera
Trasera del McLaren X-1.

Todo el diseño se trabajó en papel y maquetas a escala, para dejar de lado los programas de ordenador, como pidió el dueño.

Una vez en el interior, es imposible negar la procedencia del X1; los cambios se limitan a un nuevo cuero –Harissa Red McLaren Nappa para todas las superficies. Además, la fibra de carbono visible desde el habitáculo fue vestida con una armadura de titanio con la que conseguir un efecto 3D.

Es un diseño que lo amas o lo odias, y es que no hay punto medio. Más importante si cabe es que, una vez presentado, se dio por cumplido el objetivo de este peculiar diseño: es imposible clasificar en que época ha sido diseñado.

Técnica

A nivel mecánico no se realizaron cambios, lo que se traduce en un propulsor V8 de 3.8 litros turboalimentado por dos turbocompresores gemelos y una potencia de 616 CV con un par máximo de 600 Nm. Incluso su masa se mantuvo constante con respecto al MP4-12C pese a su mayor tamaño.

Sus cotas aumentaron en 109 mm de largo y 188 mm de ancho con respecto a un 12C.

McLaren X-1: interior
Interior del McLaren X-1.

Este logro se consiguió gracias al uso de la fibra de carbono en todos los paneles de la carrocería, para contrarrestar el mayor tamaño del coche. Como de costumbre, la ligereza es uno de los pilares fundamentales de todos los proyectos firmados por McLaren, y el X-1 no es una excepción.

Dado el alcance de los cambios del McLaren X-1, fue necesaria una nueva homologación para poder circular. El nulo trabajo realizado en la mecánica estuvo influenciado por esto, ya que de haberse modificado algo la homologación habría sido aún más cuantiosa.

Por último, McLaren realizó un concienzudo plan de pruebas en circuito –entre ellos la Idiada para testar la aerodinámica del X-1 una vez se decidió el diseño final. No es de extrañar dado el conocimiento de la marca en esta materia y su fama de precisos, por lo que no podían crear un ejercicio de diseño disfuncional.

Te puede gustar