Range Rover Evoque 2019, sutiles cambios para toda una referencia

Juan · 4 enero, 2019
Lo que empezó como un prototipo, ha terminado por evolucionar en esta segunda generación del Range Rover Evoque, un SUV muy serio con prestaciones envidiables fuera de la carretera y con una amplia gama de motores para elegir. Además, cuenta con interesantes opciones, como la posibilidad de elegir un sistema de propulsión híbrido.

Parece mentira como pasa el tiempo. En el año 2008 conocíamos un curioso prototipo de Range Rover que adelantó al que terminó siendo el Range Rover Evoque en el año 2011. Ahora en 2019 tenemos con nosotros la segunda generación de este SUV tan ‘chic’, y no nos podemos creer lo bien que aguanta su línea el paso del tiempo.

Mantiene intacto ese estilo inequívoco de Evoque y lo lleva a un nuevo nivel. Del mismo modo que el resto de la gama del fabricante británico, ahora es un vehículo mucho más minimalista, moderno y tecnológico. Sin embargo, no olvida sus origines y apuesta por ofrecer un excelente comportamiento off-road.

Un diseño más maduro

Estéticamente no se puede negar que el Range Rover Velar ha sido el modelo a seguir. Pese a la influencia de este, podemos seguir distinguiendo al Range Rover Evoque de otros, ya que mantiene su inconfundible imagen deportiva y robusta.

El frontal integra mejor los grupos ópticos –más finos y con tecnología Full LED– al igual que la parrilla. El perfil suaviza sus rasgos, destacando los voluminosos pasos de rueda y las manijas enrasadas con la carrocería.
Por su parte, la zaga incorpora ahora pilotos dobles unidos por una franja negra que recoge el nombre de la marca.

Range Rover Evoque 2019: trasera.

Las marcadas líneas de la primera generación han dejado paso a curvas más suaves y trabajadas. En definitiva, un diseño mucho más maduro.

Si hablamos de dimensiones, su longitud, anchura y altura se mantienen intactos. En cambio, la nueva plataforma ha permitido aumentar la batalla en 20 mm. Gracias a esto, se dispone de mayor espacio en la segunda fila y maletero, con 591 litros, 16 más que antes.

Habitáculo táctil

Siguiendo con la inspiración del Velar, el habitáculo es prácticamente un calco de este. Allá donde mires verás cuero y aluminio, y lo restante, pantallas. Pues si, las pantallas se han convertido en protagonistas del interior del Range Rover Evoque, contando con hasta tres de gran tamaño y reduciendo al mínimo los botones físicos.

Range Rover Evoque 2019: habitáculo.

Algunas de las características más destacables del interior del Range Rover Evoque del año 2019 son:

  • El cuadro de mandos es ahora digital y completamente personalizable, al igual que la botonera táctil del volante, que cambia de función según las necesidades.
  • La pantalla central inferior recoge todos los controles del climatizador y de la conducción off-road.
  • Al mismo tiempo, se ha implementado tecnología de última generación en el Evoque, en cuanto a conectividad. Por ejemplo, cuenta con conexión WiFi 4G, apps actualizables, conexión con smartphones vía Apple CarPlay y Android Auto.

La microhibridación, protagonista del Range Rover Evoque

Para motorizar al Range Rover Evoque 2019 se ha tenido muy en cuenta la ecología. En total son seis las mecánicas disponibles, y solo uno de ellos no contará con microhibridación a 48 voltios. Se trata de 3 diésel y 3 gasolina, pero más adelante llegará una variante híbrida enchufable.

Cuesta creer que un fabricante ofrezca tantas opciones de gasóleo en un coche completamente nuevo. Partiendo de un bloque de 4 cilindros y un cubicaje de 2.0 litros, se ofrece con potencias de 150, 180, 240 CV. El menos potente, además de prescindir de la microhibridación, no puede combinarse con la tracción total.

Pasando a las mecánicas híbridas, también hablamos de un bloque de 2.0 litros y cuatro cilindros, pero cuenta con 200, 250 y 300 CV en sus tres versiones. En este caso, todos cuentan con microhibridación.

Se puede elegir entre un cambio manual de 6 velocidades y un cambio automático ZF de 8 relaciones.

A finales del año 2019 aterrizará la versión híbrida enchufable, de la cual se conocen solo los datos de potencia. Extraerá 200 CV a partir de un bloque 1.5 tricilíndrico que se complementará con un motor eléctrico de 109 CV y unas baterías de 11,3 kWh de capacidad.

Range Rover Evoque 2019: frontal.

En cuanto a comportamiento dinámico, también ha mejorado varios niveles. Toda la suspensión trasera ha sido renovada, montando la Integral Link ya vista en el Velar. Del mismo modo, la estructura del coche ha ganado un 13% en rigidez torsional.

Muy capaz campo a través

Que los SUV sean vehículos eminentemente urbanos no quiere decir que el Range Rover Evoque lo sea. Su aspecto puede llevar a engaño, y es que puede aventurarse campo a través como el mejor de su segmento. Quizás no llegará tan lejos como un Discovery o un Defender, pero se defiende dignamente.

Para ofrecer un comportamiento fuera de asfalto cuenta con el sistema Terrain Response 2. Este sistema gestiona automáticamente la tracción, el diferencial y la amortiguación. El conductor solo debe seleccionar el tipo de terreno sobre el que conducirá y la tecnología se encargará del resto.

La capacidad de vadeo se ha incrementado en 10 mm, alcanzando los 600 mm.

Range Rover Evoque: vadeo.

A destacar el Clear Sight Ground View, un sistema tan novedoso como útil. Con este sistema, en la pantalla central se mostrará una imagen en directo del terreno bajo el capó y motor. Es una herramienta muy útil para ver el guiado de las ruedas y no golpear los bajos con rocas y otros objetos.

Gama y precios

Comparado con la primera generación, la gama del Range Rover Evoque del año 2019 se reduce en cuanto a carrocerías disponibles. Este nuevo modelo solo contará con carrocería de cinco puertas. Quedan fuera, las versiones de tres puertas, quedando la versión especial Cabrio en un limbo. La marca espera recuperar el Cabrio, pero ni lo confirma ni desmiente.

En total el Range Rover Evoque se ofrece en siete acabados: R-Dynamic, S, R-Dynamic S, SE, R-Dynamic SE, HSE y R-Dynamic HSE. Tiene un precio de partida de 42 600 euros. Por su parte, el acabado más alto, con cambio automático, tracción total y el motor más potente, cuesta la friolera de 76 950 euros.