Lamborghini Diablo GT, el mejor de la saga llegó gracias a Audi

Juan · 26 mayo, 2020
El Lamborghini Diablo GT fue la versión más extrema de la saga Diablo. Fue una despedida por todo lo alto ante la llegada del Murcielago, ya bajo el paraguas de Audi.

Durante años, los Lamborghini han sido deportivos radicales, extremos e incluso peligrosos. Todo esto parece haberse mitigado desde que la marca fue comprada por el Grupo Volkswagen en los años noventa, pero la verdad es que gracias a los alemanes se desarrolló el Lamborghini Diablo GT, el más bestia de la saga.

Este es, para algunos, el último toro italiano de verdad salido de los cuarteles que tiene la marca en Sant’Agata Bolognese. A la venta desde 1990, el Lamborghini Diablo pronto quedaría en desventaja frente a sus rivales, fruto de la precariedad económica en la que estaban sumidos los italianos.

Especificaciones

Al contrario de lo que ocurre actualmente con una diversificada gama (Huracan EVO, Aventador S y Urus), la firma del toro bravo solo vivía con un único coche, a partir del cual se articulaba una gama a base de versiones especiales y diferenciadas unas de otras. Esta etapa correspondió con el Diablo, ya que en los setenta y ochenta sí que vendían varios modelos.

Lamborghini Diablo GT: trasera.

Así pues, surgieron numerosas variantes de un mismo coche, como la VT de tracción total, el SV, el Roadster y el GT que nos ocupa estas líneas. Originalmente, hacía gala de un diseño puramente Lamborghini, con faros escamoteables, grandes tomas de aire y colores llamativos. Pero, tras la compra de Audi, las cosas se relajaron un poco.

Lo más reseñable fue la introducción de faros fijos tomados del Nissan 300ZX y la mejora técnica relativa al propulsor. El V12 atmosférico pasó de 5.7 litros a 6.0 litros, con una potencia de 550 CV. Sin embargo, este mismo motor se exprimiría aún más para el GT, extrayendo de él 575 CV de potencia.

Para más inri, en pos de reducir al máximo el peso del coche, se prescindió de la tracción total, siendo el último Lamborghini de dos ruedas motrices hasta 2009, año en el que se presentó el Gallardo Valentino Balboni. Estéticamente se diferenciaba por un kit aerodinámico de carbono más agresivo, con una trasera en la que el mismo difusor hacía de paragolpes.

Las llantas forjadas de dos colores, el capó abierto y la toma de aire superior recordaban al Diablo de competición.

Valor histórico

Lamborghini Diablo GT: frontal.

Del Lamborghini Diablo GT tan solo se fabricaron 80 unidades para todo el mundo, lo que hace de él toda una rareza muy deseable para coleccionistas. Suele decirse que los superdeportivos alcanzan sus picos de cotización cuando quien era joven en su época de salida al fin puede permitirse uno.

Y claro, de los noventa hasta hoy, con dos crisis de por medio, pocos jóvenes de entonces tienen una solvencia económica suficiente como para comprar un Lamborghini. Esto causa un hecho bastante curioso, y es que el Diablo es quizás el Lamborghini más asequible a la venta actualmente, con precios de risa para un deportivo de su clase.

Obviamente el caso del Diablo GT es diferente. Su exclusividad y el ser el último de su serie son los motivos principales por los que cuando una unidad sale a la venta, la cotización de la misma se acerca peligrosamente al millón de euros. Si hay que tener un Diablo en el garaje, es un GT.