Kia Cee’d Sportswagon, para disfrutar en familia

· 22 diciembre, 2017
La versión ranchera de este compacto ofrece algo que sin duda le diferencia del resto de sus niveles, que no es otra cosa que un muy buen espacio para que cinco personas viajen relativamente cómodas; además, su diseño tiene un toque deportivo que no le hace parecer un aburrido familiar

El Kia Cee’d Sportswagon es la variante familiar del exitoso compacto de la marca surcoreana. Trae consigo la practicidad del interior de un magnífico compacto, a lo que hay que sumar un enorme maletero, capaz de meter el equipaje de toda la familia sin tener que jugar al Tetris con las maletas.

En los países del norte de Europa, las versiones familiares de berlinas y compactos están más demandadas que sus respectivos modelos de cuatro o cinco puertas. En nuestro país, a pesar de que está aumentando, el porcentaje con esta configuración de carrocería sigue siendo bajo, y más aún con la fiebre de los SUV que estamos viviendo.

Este Cee’d Sportswagon es prácticamente el mismo vehículo que el Hyundai i30 CW, modelo con el que comparte plataforma, motor y gran cantidad de componentes. Os recordamos que Kia pertenece desde hace algunos años al conglomerado de Hyundai.

Diseño del Kia Cee’d Sportswagon

Hasta el pilar C nada cambia estéticamente respecto al modelo de cinco puertas. Lo que sí ha hecho Kia es aumentar ligeramente su batalla para mejorar el espacio de carga del maletero y evitar el exceso de voladizo trasero que tienen algunos familiares. La longitud total asciende hasta los 4,51 metros, 20 centímetros más que el compacto.

La parte delantera destaca por un morro con forma de cuña muy moderno, a lo que se suma una luna muy inclinada, con una original parrilla y unos faros alargados que dan dinamismo al conjunto.

La vista lateral es la más llamativa de este Kia Cee’d Sportswagon, con una línea de cintura que empieza muy baja en la parte delantera y asciende hasta la parte final del coche. Gracias a esta línea, desde la vista frontolateral apenas apreciamos que se trata de una versión familiar, un diseño muy logrado por los surcoreanos.

Kia Cee'd Sportswagon: trasera
Trasera del Kia Cee’d Sportswagon.

La parte trasera tiene unas formas redondeadas y modernas, pero con líneas discretas y sin demasiadas florituras, como sí tenía el anterior Honda Civic Tourer. Con este diseño, Kia ha intentado agradar a todo el mundo, con un estilo limpio y agradable.

Interior

El as bajo la manga de este Kia se lo guarda para cuando entras en el interior. Sus cotas son todo un referente para sus competidores, y su calidad de fabricación y robustez pueden, ahora sí, competir con la jet set del segmento sin problemas, entre los que se encuentra el i30.

Las plazas delanteras, sin destacar en nada, cumplen con creces en todo. La calidad de los ajustes es muy buena y utiliza plásticos de tacto blando en las zonas más a la vista.

Aunque dispone de una pantalla multifunción táctil, no ha renunciado a una gran cantidad de botones y el resultado es un salpicadero bastante complejo a simple vista pero de fácil adaptación, ya que todas las ubicaciones de los mandos son muy lógicas.

Las plazas traseras son, junto con las del Hyundai i30, unas de las más espaciosas del segmento C, con un espacio para las piernas sobresaliente y una anchura a la altura de los hombros casi apta para alojar a tres adultos con comodidad, algo impensable para la inmensa mayoría de sus competidores.

Kia Cee'd Sportswagon: habitáculo
Habitáculo del Kia Cee’d Sportswagon.

Si uno escoge esta versión en vez de la de cinco puertas es por el maletero, y este Kia Cee’d Sportswagon no defrauda. Con un volumen de carga de 528 litros no destaca frente a sus rivales, ya que modelos como el Golf superan los 600 litros. Aun así, es una excelente cifra y cuenta con unas formas muy regulares que facilitan la carga.

Dinámica y motores

La principal obsesión de este modelo es el confort de los ocupantes. Para ello cuenta con un tarado bastante blando que filtra las irregularidades del asfalto a las mil maravillas, pero al que le cuesta bastante mantener los balanceos de la carrocería en curvas lentas.

El nivel de insonorización también está muy bien conseguido, lo que hace de este Kia el perfecto acompañante para viajes por autovías. Para carreteras lentas con curvas pronunciadas, un Ford Focus o un Peugeot 308 son mucho más aptos, con una puesta a punto más deportiva.

Kia Cee'd Sportswagon: interior
Interior del Kia Cee’d Sportswagon.

Respecto al modelo de cinco puertas, este familiar pierde los motores más básicos de acceso, tanto el gasolina de 100 CV como el diésel de 90 CV.

  • Gasolina: cuenta con un estupendo motor 1.0 turboalimentado que entrega 120 CV de potencia. Sin duda, le sienta muy bien y mueve con relativa soltura al surcoreano en la mayoría de situaciones.
  • Diésel: ambas potencias comparten el bloque de 1,6 litros, con 110 y 136 CV. El de menor potencia solo está disponible con el acabado Concept, el más básico, y dejan casi todo el protagonismo al más potente. Con 110 CV es capaz de mover el coche sin dificultades; necesita 11,5 segundos para pasar de 0 a 100 km/h.

El de 136 CV es, bajo nuestro criterio, la mejor elección dadas las capacidades de carga del vehículo. Con ambas motorizaciones, el consumo es de cuatro litros cada 100 kilómetros, un dato muy bueno.

Precios

Parte de los 20 975 € que cuesta el Kia Cee’d Sportswagon con motor diésel de 110 CV y el acabado básico y cambio manual, hasta los 29 075 € que nos piden por el diésel de 136 CV GT Line con el Pack Luxury y caja automática.

Son precios muy parejos a los de la mayoría de rivales de marcas generalistas, quizás un poco inferiores, pero sin distancias relevantes como para decantarte por él. Además, el nivel de equipamiento que trae desde los acabados más básicos es muy abundante.

Pocas pegas podemos sacar a este modelo, que no solo puede presumir de unas plazas traseras dignas de un segmento superior, sino que no echamos en falta nada en ningún otro apartado. Te podrá gustar más o menos estéticamente, pero este Kia Cee’d Sportswagon es una magnífica compra.