Honda NSX GT3 Evo, la actualización de la versión para circuito

Enrique Canivell · 21 enero, 2019
El Honda NSX GT3 Evo es una vuelta de tuerca a la variante de competición del superdeportivo japonés que se presenta este mismo mes de enero en el Salón del Automóvil de Bruselas

El Honda NSX GT3 Evo es la actualización de la variante de competición del superdeportivo japonés que competirá en circuitos de todo el mundo en 2019. Esta se presentará en el Salón del Automóvil de Bruselas, que se celebra en el 19 y el 27 de enero. Los cambios que se introducen son relativos al motor, la electrónica y la aerodinámica.

Este bólido se basa en su versión de calle, el Honda NSX, el superdeportivo híbrido nipón que tanto esperaron los aficionados por lo que significó en su momento: competir con un Ferrari por una fracción de su precio en los años 90. En su día, el venerado piloto de Fórmula 1 Ayrton Senna fue dueño de una unidad de la primera generación que a día de hoy se conserva en perfecto estado.

Presentación del Honda NSX GT3 Evo

En el caso que nos ocupa, el Honda NSX GT3 Evo tendrá el siguiente calendario de presentaciones:

Honda NSX GT3 Evo: trasera
Trasera del Honda NSX GT3 Evo.

Cambios en el Honda NSX GT3 Evo

Los cambios introducidos en el Honda NSX GT3 Evo se basan en tres áreas principales:

  • Electrónica: nueva calibración del sistema antibloqueo de frenos (ABS).
  • Aerodinámica: el bifurcador, difusor y paragolpes trasero reducen la resistencia aerodinámica y mejoran la estabilidad a altas velocidades, así como la refrigeración.
  • Motor: nuevos turbocompresores que reducen el turbolag, para una mejor respuesta del pedal del acelerador.

En cuanto a los cambios a nivel de propulsor de esta variante de competición, se desconoce de momento si tendrán efecto en la potencia final, que hasta ahora era de 500 CV a 6 000 rpm y 550 Nm de par a 2 000 rpm en un V6 3.5 biturbo.

Asociado a una caja de cambios automática de doble embrague y 9 velocidades, hay que recordar que este sistema de propulsión se deshace tanto de la parte híbrida como de la tracción integral –para ser tracción trasera– que lleva la versión de calle del Honda NSX.