Ferrari SF90 Stradale, el primer híbrido enchufable de Maranello

Juan · 9 junio, 2019
El primer Ferrari que cuida el medio ambiente se llama SF90 Stradale, y llega con 1000 CV de potencia, tres motores eléctricos y prestaciones de vehículos que lo triplican en precio

Ferrari está de celebración. El fabricante fundado por Enzo Ferrari cumple en 2019 nueve décadas de existencia y, para celebrarlo, ha roto con toda su historia al lanzar un nuevo deportivo que mira hacia el destino futuro de la industria. Nombrado Ferrari SF90 Stradale, estamos ante el primer híbrido enchufable de la firma italiana.

El comienzo de una nueva era podría decirse… Y es que con este modelo, los italianos ponen sobre la mesa una tecnología y unas prestaciones que para encontrarlas hay que acudir a deportivos millonarios. Si bien es cierto que no se ha publicado nada al respecto, se espera que su precio ronde el medio millón, lo que podría considerarse una ‘ganga’.

Por increíble que parezca, en España gozará de la etiqueta ECO.

El Ferrari SF90 Stradale trae un nuevo lenguaje de diseño

Tras la separación de Pininfarina y Ferrari, los diseños de los cavallinos han perdido ese toque especial que otorgaba el conocido diseñador. La apuesta total por la aerodinámica nos dejó con diseños muy técnicos y barrocos, carentes de la personalidad de la que hace gala Ferrari.

Ferrari SF90 Stradale Asetto Fiorano.
Vista Superior del Ferrari SF90 Stradale Asetto Fiorano.

Ahora, con el profundo cambio técnico que ha supuesto el Ferrari SF90 Stradale, se ha aprovechado para mejorar también en lo visual con la vuelta a los diseños limpios, sin olvidar la tremenda importancia que tiene actualmente la aerodinámica pasiva y activa. Este último punto ha sido muy bien explotado en el caso que nos ataña.

El conjunto pesa 1300 kilogramos más los 270 kilos del sistema híbrido.

A base de elementos móviles, la aerodinámica activa permite que a 250 km/h se generen 390 kilos de carga aerodinámica, 70 de ellos únicamente por parte del alerón trasero. A todo esto se suman los numerosos conductos ocultos, incluidos los de refrigeración, ya que estos se usan con doble propósito.

Lamentablemente, es indudable el tremendo parecido –en la zona frontal especialmente– entre este y el Pininfarina Battista, el último superdeportivo eléctrico en llegar y que, tanto en coste como en prestaciones, juega en una liga muy superior.

Un habitáculo moderno… al fin

Del mismo modo que el exterior ha sido un importante paso al frente, el habitáculo es todo un revulsivo para la marca. Si bien mantiene cierta semejanza con la línea estrenada con el 458 Italia, por fin entra en la era digital, con pantallas y mandos táctiles.

Ferrari SF90 Stradale: interior.
Interior del Ferrari SF90 Stradale.

La instrumentación abandona la doble pantalla y tacómetro analógico por una pantalla de 16 pulgadas controlada desde los mandos táctiles del volante y que es acompañada por un Head-Up Display. En cuanto a la pantalla, que hasta ahora era para el copiloto, se ha desplazado y se sitúa ahora más centrada en el salpicadero.

Estructuralmente, el habitáculo se ha adelantado para acercarse al eje delantero con fines relacionado con la aerodinámica.

Además, el manettino cambia con respecto a otros modelos de Ferrari, ya que ofrece cuatro modos de funcionamiento para el sistema híbrido del motor: eDrive, Híbrido, Performance y Qualify, que van de completamente eléctrico a potencia total de todo el sistema, pasando por conducción eficiente o regeneración de batería.

Motor V8, 1000 CV y etiqueta ECO

El grupo propulsor del Ferrari SF90 Stradale es el elemento más destacable e interesante al tratarse del primer híbrido enchufable de la historia de la marca. Se basa en la familia de motores F154 que montan otros modelos de la casa, como el recientemente presentado Ferrari F8 Tributo, último exponente de la saga de berlinettas V8.

Ferrari SF90 Stradale: zaga.
Vista posterior del Ferrari SF90 Stradale.

Con una cilindrada aumentada a 4,0 litros, nueva admisión, escape y turbocompresores, la potencia se eleva a los 780 CV y 800 Nm de par. Y eso solo con el motor de combustión. A este se le suman tres motores eléctricos, dos en las ruedas delanteras y uno situado entre el motor y la transmisión.

En condiciones normales el coche es tracción total, pero en modo eléctrico el eje motriz es el delantero.

En total alcanza 1000 CV, pero lo más llamativo es la capacidad de circular hasta 25 kilómetros a una velocidad máxima de 135 km/h en modo eléctrico. Además, gracias a los motores eléctricos delanteros, el SF90 Stradae cuenta con un reparto de par selectivo para mejorar la dinámica en curva.

La caja de cambios cuenta con ocho velocidades, pero prescinde de la marcha atrás para ahorrar 10 kilos de peso.

Como decíamos al inicio, ofrece prestaciones de coches millonarios por una parte del coste de estos, y para prueba están los número: 0-100 km/h en 2,6 segundos y 6,7 segundos de 0-200 km/h. Hablando claro, son registros al nivel de un Bugatti Chiron.

Si aún crees que es un producto inmejorable te equivocas. Opcionalmente, el paquete Asetto Fiorano incluye mejoras en el sistema de escape y amortiguadores, más fibra de carbono, neumáticos semislick y una reducción de peso de 30 kilogramos.

A diferencia de lo que ocurrió con el híbrido Ferrari LaFerarri, el Ferrari SF90 Stradale no será un vehículo de producción limitada ni un one-off para un cliente exclusivo. Afortunadamente, será un Ferrari de producción en serie, lo que dará la oportunidad a muchos de tener el primer deportivo italiano que cuida del medio ambiente.