El Citroën Jumper se renueva y dispondrá de versión eléctrica

Enrique Canivell · 16 septiembre, 2019
El Citroën Jumper viene con dos nuevas versiones según la función laboral, diversos tamaños, abundante equipamiento y... ¡una versión de cero emisiones!

El furgón más comercial de la firma francesa se pone al día. Así, el Citroën Jumper trae más equipamiento, nuevas tecnologías relativas a la seguridad activa, dos nuevas versiones con características específicas –Worker y Driver– y novedades a nivel de motorizaciones, incluida una versión 100 % eléctrica.

Este vehículo comercial completa la gama de la marca francesa integrada por los Citroën Berlingo Van, Citroën Jumpy y Citroën SpaceTourer, vehículos destinados a funciones comerciales o de transporte de pasajeros. Y es que gozan de cómodas posturas de conducción para hacer más llevadero el día a día.

La amplia gama del Citroën Jumper

Como está destinado a diversas funciones profesionales, como las de las empresas de servicios, los repartos o la construcción, se pueden encargar con una importante variedad de tamaños:

  • 4 longitudes (L1, L2, L3 y L4).
  • 3 distintas distancias de ejes (3,0, 3,45 o 4,04 metros).
  • 3 alturas (H1, H2 y H3).
  • 8 carrocerías de 8 a 17 m³ en el furgón de chapa.
  • 5 a 9 asientos en la versión Combi.
Trasera del Citroën Jumper
Trasera del Citroën Jumper.

Según el uso que le vaya a dar, estarán disponibles dos nuevas versiones, cuyas características y equipamiento varían:

  • Worker: para quienes se dediquen al transporte de materiales y que circulen sobre todo tipo de terrenos, incluidos caminos de difícil acceso. Es por ello que lleva pasos de rueda de plástico negro y una plancha de protección debajo del motor y de los faldones delanteros y traseros. Además, contará con mejor motricidad gracias al control de tracción inteligente asociado a neumáticos de todas las estaciones y al asistente de arranque en pendiente. En cuanto al equipamiento, trae climatizador con guantera ventilada, manos libres bluetooth y toma USB, portapapeles en el salpicadero y limitador de velocidad.
  • Driver: está pensado para trabajadores que hacen largas distancias y muchas entregas en zonas urbanas y fuera de las ciudades. Trae el siguiente equipamiento: toma USB, faros antiniebla, sistema de navegación, reconocimiento de señales de velocidad, limpiaparabrisas delantero automático, luces automáticas, asistente de cambio de luces de cruce / carretera, frenada autónoma y alerta de cambio involuntario de carril.

El Citroën Jumper también puede equipar el detector de ángulo muerto, la alerta de tráfico trasero, el control de consumo de carburante y el seguimiento del vehículo en caso de robo.

Nuevas motorizaciones y versión eléctrica

Por supuesto, en un vehículo como el Citroën Jumper no podía faltar una eficiente mecánica diésel turboalimentada, que ahora ve reemplazada la de 2,0 litros por un bloque 2.2 BlueHDI que la marca asegura que es más eficiente.

Frontal del Citroën Jumper
Frontal del Citroën Jumper.

Asociado a una caja de cambios manual de 6 velocidades, se ofrece con 3 niveles de potencia: 120, 140 y 165 caballos.

En lo relativo a la futura versión 100 % eléctrica, se sabe que la autonomía será de 225 kilómetros para las carrocerías de longitud L1 y L2, mientras que para las L3 y L4 sería de 270 kilómetros. Eso sí, estas cifras son orientativas porque están basadas en el anterior ciclo de homologación NEDC, sustituido hace relativamente poco por el más realista ciclo WLTP.

Lo mejor es que si eres un profesional o particular que precisa de un vehículo de estas dimensiones, para transporte de pasajeros –si tienes familia numerosa– por ejemplo, podrás acceder sin problemas al centro de las grandes capitales como Madrid por disponer de la etiqueta Zero de la DGT. Con esta evitamos las restricciones al tráfico durante los episodios de alta contaminación.