Caterham Seven 270, por si no te conformas con el 160

Esta firma de deportivos ligeros pone a disposición de la clientela una amplia gama de versiones, y es que si bien para algunos puede ser suficiente con el modelo básico, las manos más expertas reclamarán la máxima potencia; consideramos que, con un peso de 500 kilos, los 135 CV de este representan la opción más equilibrada de todas

El Caterham Seven 270 seguramente sea el modelo de la firma inglesa más equilibrado de todos. Este bólido está pensado para el que busque un plus de potencia respecto al Seven 160, y al mismo tiempo para quien no quiera que el coche sea tan exigente para el conductor, como sí lo son sus hermanos más potentes.

Normalmente, en el equilibrio está la virtud, y eso es lo que consigue este 270. A las fantásticas sensaciones que ya transmite el 160, se le suma un punto más de empuje en las rectas, pero sus reacciones siguen siendo de coche noble y predecible.

Diseño exterior del Caterham Seven 270

La mayor parte de los componentes estéticos son compartidos por todos los hermanos Seven. Lo que sí tienes es la posibilidad de personalizarlo con una larga lista de opciones que, si tienes suerte, harán de tu Caterham Seven 270 un modelo único.

El frontal apenas varía, con su clásico morro de forma estrecha y alargada, y una gran boca en la parrilla. Los focos tampoco varían: redondos y saltones, mantienen el espíritu ‘sesentero’ del modelo.

Deportivo Caterham Seven 270: lateral
En el Caterham Seven 270 llama la atención el sistema de escape asomando.

Las ruedas sí son más anchas que en el 160: son unas Avon 185/60 R 14 que otorgan un aspecto más deportivo al coche, y que aportan un plus de estabilidad y seguridad.

La vista lateral cambia bastante si optamos por incluir lunas laterales al coche, algo que consideramos aconsejable, aunque no estén muy logradas estéticamente. El tubo de escape es externo y recorre todo el lateral del Caterham hasta la rueda posterior.

La trasera destaca por su sencillez de líneas, con unos pilotos rectangulares muy clásicos que dan un aire retro a la zaga. Aquí detrás se encuentra la tapa del depósito, ya que el tanque de gasolina queda colgando del voladizo trasero.

Diseño interior y habitabilidad

Como puedes suponer, el Caterham Seven 270 es un coche muy pequeño por dentro, así que las personas de talla alta se sentirán bastante encajonadas.

La postura de conducción es muy deportiva, con las piernas muy estiradas y el volante casi vertical. Por su parte, el cuadro de instrumentos es muy simple, con una esfera para cada función, pero muy legible en circuito.

Deportivo Caterham Seven 270: interior
El cuadro de instrumentos del espartano interior del Caterham 270 es muy simple, con una esfera para cada función, pero muy legible en circuito.

Podemos equipar el 270 con tres paquetes distintos:

  • Paquete S: es una opción centrada en el confort; incluye parabrisas completo, lunas laterales, una serie de guarnecidos y asientos de cuero.
  • Paquete R: está destinado al rendimiento en circuito, incluye diferencial de deslizamiento limitado, suspensión deportiva y arnés de cuatro puntos.
  • Chasis SV: aumenta el espacio interior y el maletero y suma un total de 25 kilogramos al conjunto del coche.

Cabe señalar que detrás de los asientos disponemos de un hueco bastante justo para meter un par de pequeñas bolsas para el fin de semana; pero si optas por el chasis SV, el espacio para el equipaje de dos es suficiente. También hay que incidir en que la apertura y cierre del maletero es mediante una lona con broches, un sistema algo laborioso.

Motorización y dinámica

Si no eres de los que le gusta meter el coche en circuito, no es necesario que optes por el paquete R para disfrutar del coche, ya que para un uso en carretera la variante estándar tiene virtudes suficientes para hacerte sonreír en cada curva. En cambio, si lo vas a llevar al extremo dentro de pista lo agradecerás.

Deportivo Caterham Seven 270: trasera
La trasera del Caterham 270 destaca por su sencillez de líneas, con unos pilotos rectangulares muy clásicos que dan un aire retro a la zaga.

El Caterham Seven 270 cuenta con un bloque de 1,6 litros del Ford Sigma Ti-VCT, asociado a una caja manual de cinco relaciones; entrega 135 CV a 6 800 rpm.

Con un peso en báscula de 540 kilos, este pequeño bólido es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 196 km/h. Son cifras muy respetables que pueden dar mucho juego en circuito y en carreteras reviradas.

En este sentido, el dato más significativo es la relación peso/potencia del Seven, con 250 CV por tonelada, una cifra al alcance de muy pocos deportivos; es la causante de las magníficas prestaciones para un motor con un modesto nivel de potencia.

Las cualidades dinámicas de este 270 son de infarto: consigues sacar todo el jugo a su rígido chasis y el agarre es el adecuado para gozar de la tracción necesaria a una alta velocidad en curva; siempre con el aliciente de poder jugar con la trasera sin dificultad.

Las reacciones para las prestaciones de este vehículo son muy nobles y predecibles, un auténtico juguete para quien le guste sacar lo máximo de un coche; eso sí, es aconsejable hacerlo en circuito, ya que a ritmo legal es difícil exprimir este pequeño deportivo.

Precio

El precio del Caterham Seven 270 parte de 24 995 €, un coste muy contenido para tratarse de un coche con un nivel de exclusividad inigualable. Cierto es que no es barato lo que valen las opciones, pero desde la base te llevas un bólido con el que puedes sentir las reacciones y sensaciones de un deportivo en toda regla.

Es un capricho, de eso no hay duda; su practicidad para viajar está al nivel de una motocicleta. Sin embargo, al que baraja comprarse un aparato semejante todo eso le da igual, porque no tiene más que darse una vuelta con él cualquier domingo por la mañana para olvidarse de todo inconveniente que se le pueda encontrar.

Te puede gustar