BMW X7, el nuevo buque insignia de BMW es un ostentoso SUV

· 23 octubre, 2018
El gran SUV de la marca bávara es todo un derroche de diseño y espacio, con toda la tecnología actual y materiales de primera calidad se sitúa en el segmento de los vehículos premium, aquellos destinados a bolsillos algo abultados

Sin hacer mucho ruido, desde 1999 la gama de todocaminos X de BMW no ha dejado de crecer. Desde aquel rompedor BMW X5 ha llovido mucho, y a día de hoy son seis los que oferta la marca, a los que se le suma un nuevo integrante. Se llama BMW X7, y se postula como el nuevo buque insignia del fabricante alemán.

La fiebre SUV causa estragos y tener una gran berlina –como el Serie 7– o un deportivo –como el Serie 8– como punta de lanza no es suficiente, por lo que todos apuestan por un SUV de gran tamaño y lujo extremo. Mercedes tiene el GLS, Land Rover el Range Rover y por encima de todos está el nuevo Rolls Royce Cullinan.

Exterior del BMW X7.

Existe la posibilidad de que el Cullinan y el X7 compartan componentes ya que la marca británica forma parte del Grupo BMW.

BMW X7, tan grande que asusta

Lo que más impresiona del diseño exterior del nuevo BMW X7 no es como ha trasladado las líneas maestras de BMW a una escala mayor, sino la propia escala del coche. En una palabra: descomunal. Supera los 5 metros de largo, alcanza los 2 metros de anchura y la batalla es superior a 3 metros.

La batalla entre ejes es tan larga que cabría un Smart Fortwo y sobrarían 40 centímetros.

Especialmente llamativa es la parrilla frontal, la más grande jamás montada en un BMW, y que para más inri se ha combinado con unos grupos ópticos afilados para aumentar la sensación de anchura. En la parte baja quedan relegados los protectores plásticos y una minimalista toma de aire.

El perfil y la zaga del BMW X7 recuerda poderosamente a los enormes SUV’s americanos, con grandes superficies acristaladas y una una carrocería más vertical de lo que se destila en Europa. Es la vista trasera la que más recuerda al nuevo BMW X5, sobre todo en cuanto a diseño de los pilotos se refiere.

Habitáculo y tecnología

Dado el descomunal tamaño exterior era de esperar un habitáculo sobrado de espacio, y no defrauda en este aspecto. De serie cuenta con siete plazas con regulación eléctrica, aunque se puede sustituir esta configuración por seis plazas individuales. Para mayor comodidad ofrece climatizador de cuatro zonas (disponible de cinco previo pago).

Interior del BMW X7.

Uno de los datos que más priorizan los compradores es la capacidad del maletero, y el BMW X7 permite hasta 2 120 litros en su configuración de mayor carga y solo 326 con todos los asientos en uso. El diseño de este espacio sigue las líneas ya vistas en los lanzamientos más recientes, con un menor número de botones.

Los diseñadores han acertado reuniendo los pocos botones existentes en un área delimitada en la consola central, compartiendo espacio con una palanca de cambio con inserciones de cristal.

Tecnológicamente hablando el último todocamino de BMW viene cargado hasta los topes desde el acabado más bajo. El rico equipamiento de serie incluye el sistema de infoentretenimiento más capaz disponible, el BMW Live Cockpit Professional con pantalla táctil de 12,3 pulgadas y control por gestos.

A este sistema se le suma un generoso sistema de audio desarrollado por B&W formado por 20 altavoces y una potencia total de 1 500 W. También hay lugar para todo tipo de asistencias a la conducción, como la suspensión neumática adaptativa, barras estabilizadoras activas, así como asistentes que en conjunto permiten disfrutar de conducción semi-autónoma.

Apartado mecánico

La oferta mecánica de lanzamiento estará compuesta por un motor gasolina y dos diésel, con potencias que oscilan entre los 265 y 400 CV. Oficialmente corresponden a las nomenclaturas de X7 xDrive 40i, 30d y M50d. Todos ellos basan su arquitectura en un bloque de seis cilindros, tracción total y cambio automático de 8 velocidades.

En mercados como el americano estará disponible el BMW X7 xDrive 50i, con más de 340 CV.

La transmisión Steptronic de 8 velocidades es la misma vista en otros modelos de la firma, incluso en los de enfoque más deportivo. Se trata de un cambio por convertidor de par desarrollado por ZF, y su mayor virtud es la suavidad de cambio entre relaciones, casi imperceptible en conducción normal.

Diseño del BMW X7.

En cuanto a las tres motorizaciones disponibles, son las siguientes:

  • X7 xDrive 40i: motor de gasolina y tres litros con 340 CV de potencia y 450 Nm de par motor.
  • X7 xDrive 30d: motor diésel y tres litros, 265 CV de potencia y 620 Nm de par motor.
  • X7 xDrive M50d: motor diésel, tres litros de cilindrada, 400 CV de potencia y par motor de 760 Nm.

Especial mención a la variante más potente de la gama. Comparte el mismo bloque que su hermano menos capaz, pero a su favor cuenta con la introducción de cuatro turbocompresores que elevan el par motor hasta cotas importantes. Además, la puesta a punto del M50d corre a cargo de M Performance.

Precios y comercialización

La llegada al mercado del BMW X7 está prevista para marzo de 2019, dejando así un margen óptimo con el que no pisaría el lanzamiento de otro de los SUV más importante para la marca, el nuevo BMW X5. Sobre los precios aún no hay comunicado oficial, pero como globo sonda podemos fijarnos en las tarifas del mencionado X5.

Actualmente, las tres versiones disponibles del BMW X5 –40i, 30d y M50d– tienen unos precios de 72 800, 76 000 y 111 900 euros respectivamente, por lo que vista la diferencia existente entre ambos todocaminos, no es arriesgado apostar por un precio de salida de unos 90 000 euros para las versiones más básicas del BMW X7.