BMW M2 CS, una merecida despedida por la puerta grande

Juan · 15 noviembre, 2019
El BMW M2 CS es una última edición limitada de despedida que demuestra la cara más deportiva y especial del deportivo compacto coupé de la marca. ¿El mejor BMW de hasta la fecha?

BMW ha recuperado la denominación CS para uno de los deportivos más especiales que ha creado jamas. Se llama BMW M2 CS, la versión definitiva del deportivo compacto cupé de la marca, la última de la presente generación. Sí, esta versión tiene cierto sabor a despedida, y será una de las duras.

Se posiciona como la versión más prestacional del BMW M2, por encima incluso del BMW M2 Competition. Ofrece un rendimiento equitativo al de sus hermanos mayores, y es que ha ganado numerosas mejoras mecánicas firmadas por M Motorsport. Además, suma una estética diferenciada y más agresiva.

Diseño del BMW M2 CS

Visualmente, el BMW M2 CS ha ganado enteros para convertirse en el M2 más agresivo y atractivo hasta la fecha. Parte de la culpa recae en la nueva tonalidad Misano Blue exclusiva para el CS, una pintura que realza sus formas y que contrasta con los nuevos elementos de la carrocería fabricados en fibra de carbono.

BMW M2 CS: zaga.
Zaga del BMW M2 CS.

Estos elementos son un nuevo splitter frontal, el alerón posterior, el difusor, la carcasa de los retrovisores y el techo. El nuevo capó con abertura de refrigeración también está fabricado en carbono, pero lo disimula con el acabado exterior pintado del color de la carrocería.

La cuádruple salida de escape es tradicional en los BMW M, pero existen colas Akrapovic dentro del catálogo de personalización M Performance.

Por último, va calzado con unas llantas forjadas de diseño exclusivo de 19 pulgadas pintadas en negro o dorado mate. En conjunto, las cuatro llantas pesan solo 38 kilos, con las delanteras un kilo más ligeras al ser ligeramente más estrechas. Estas van montadas sobre neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, una goma muy radical.

Sin coste adicional pueden sustituirse por unos Michelin Pilot Super Sport, mejor adaptados a un uso diario y en mojado. Las medidas se mantienen en ambos casos, con 245/35 ZR19 delante y 265/35 ZR19 detrás.

Habitáculo

El interior del BMW M2 CS presenta un aspecto diferencial más deportivo, en parte por el uso intensivo de la Alcántara, pero también de la fibra de carbono. La fibra de carbono recubre el salpicadero, tiradores y molduras de las puertas. La Alcántara negra se combina a la perfección con las costuras rojas en contraste.

BMW M2 CS: interior.
Interior del BMW M2 CS.

La moldura del salpicadero tiene grabado el logotipo CS en rojo.

Los estupendos asientos tipo baquet enfatizan el carácter deportivo del coche, tapizados en cuero Merino y Alcántara. El volante deportivo M también va forrado en este material, al igual que la consola central, freno de mano y puertas.

Como ocurre en los últimos lanzamientos de la gama M, la moldura identificativa situada en el cabezal de los asientos se ilumina al abrir la puerta. Un pequeño toque que demuestra la atención al detalle puesta por BMW en sus coches.

Especificaciones

Mecánicamente hablando ,el BMW M2 CS monta un motor de seis cilindros en línea twin-turbo que desarrolla 450 CV, 40 más que el M2 más potente hasta la fecha. Con semejante caballaje, juega en el terreno de los BMW M3 y BMW M4, de los que además toma prestada la suspensión Adaptativa M con tres modos de conducción.

BMW M2 CS: motor
Motor del BMW M2 CS.

La suspensión ofrece los niveles Comfort, Sport y Sport+.

Experimentar sus prestaciones es un nuevo nivel de disfrute al volante, pero todo tiene que estar controlado. Para ello se ha recurrido a unos frenos de 400 y 380 milímetros con pinzas de seis y cuatro pistones delante y detrás respectivamente. Las pintas de freno de serie van pintadas de rojo.

BMW no olvida que los clientes de este tipo de coches suelen visitar asiduamente circuitos en tandas de track-days, por lo que en opción pueden equiparse discos de frenos carbocerámicos, capaces de aguantar un uso más intensivo, además de ser más ligeros.

A nivel de chasis se ha montado una nueva barra de torretas de fibra de carbono y un control de estabilidad más preciso, especialmente en condiciones de firme deslizante. Este juega un papel esencial junto con el diferencial activo M, que permite una ganancia de velocidad y estabilidad en situaciones que, de otra manera, terminarían en pérdida de control.

Alabados sean los ingenieros de BMW y su afán por no dejar morir el cambio manual. Obviamente, los mejores registros los firma con el cambio M DCT de siete relaciones (0-100 km/h en 4 segundos), pero de serie equipa un tradicional cambio manual de seis marchas, con el que se pierden dos décimas en aceleración a cambio del mayor feedback de la palanca.

La velocidad punta está limitada electrónicamente a 250 km/h, 280 km/h con el M Driver’s Package.

Comercialización del BMW M2 CS

Su comercialización dará comienzo en marzo de 2020 y se detendrá a finales del mismo año. Son unos pocos meses que serán suficientes para fabricar las 2200 unidades previstas para esta edición limitada que, a buen seguro, tardarán poco en encontrar dueño.

Por si fuera poco, sirve como base para el BMW M2 CS Racing, una preparación oficial enfocada al uso exclusivo en circuito. Es el primer peldaño disponible de BMW M Motorsport para correr profesionalmente en modalidades que acepten el reglamento Clubsport. Las entregas comenzarán a lo largo de 2020.