Bentley Continental GT Convertible, exclusivo

· 5 septiembre, 2018
El Bentley Continental GT convertible  es un coche capaz de ofrecer mucho a su dueño: regala un confort de marcha magnífico para largos viajes, tiene un motor con el que te lo puedes pasar muy bien y añade el placer de conducir todo un descapotable

El deportivo de lujo británico se ha actualizado este año, aunque para la versión descapotable sigue confiando en el modelo de 2015. El Bentley Continental GT Convertible es uno de los más vendidos de la marca y, a la espera de la llegada del nuevo modelo, se mantiene en forma y listo para hacerte disfrutar.

Diseño exterior del Bentley Continental GT Convertible

El Continental GT se caracteriza por ofrecer la unión perfecta entre deportividad, lujo y elegancia. Con la versión descapotable añade un plus de exclusividad, cosa de la que no estaba precisamente escaso.

El frontal es lo más reconocible del coche, con una gran parrilla rodeada de cuatro focos redondos. El capó es muy horizontal, con lo que consigue ese aire imponente que tanto buscan este tipo de coches.

Lateralmente es más deportivo que la versión cupé, ya que hace que el coche parezca más bajo y aerodinámico por la capota de lona, la cual queda perfectamente recogida bajo unos protectores cuando queremos disfrutar del viento en la cara.

La trasera es más señorial y conservadora, lo que evita que nos olvidemos que estamos en todo un Bentley. La vía trasera es muy ancha y los pasos de rueda son enormes, lo que le proporciona un aspecto deportivo y musculoso; es precioso desde todos los ángulos.

Diseño interior y habitabilidad

El diseño interior no cambia respecto a la versión cupé, con un salpicadero que mezcla el estilo clásico que le dan los cromados con un diseño bastante moderno. La pantalla multifunción y un volante de corte deportivo rompen con lo que esperas de un Bentley, pero lo subsana con un precioso reloj analógico y piel, mucha piel.

Interior del Bentley Continental GT convertible.

La calidad del habitáculo roza la matrícula de honor. Pocos coches pueden acercarse a la exquisitez que recorre cada pieza del interior de un Bentley, solo Rolls-Royce juega en esa liga, y lejos quedan los que para casi todos son coches de calidad máxima como un Mercedes Clase S o un Audi A8.

Las plazas traseras son cómodas para personas no muy altas y el acceso a las mismas es relativamente fácil gracias a las enormes puertas delanteras. El maletero que queda en el Bentley Continental GT Convertible es demasiado justo para meter un juego de palos de golf, ya que cuenta con 235 litros de capacidad.

El listado de opciones, como te puedes imaginar, es abrumador. Cuenta con infinidad de extras, capaces de complacer al comprador más exigente, pero todo tiene un precio que quita el hipo.

Por ejemplo, las alfombrillas con costuras en contraste valen 3 882 euros, si quieres la pintura Pearlescent de dos capas pagarás 12 761 euros, y si la quieres de tres capas 16 813 euros…

Motores y dinámica

Actualmente existen tres niveles de potencia para el Bentley Continental GT Convertible,también denominado GTC. Dos de ellas parten de un 4.0 litros V8, con 507 y 530 CV. El más potente suma cuatro cilindros más para lucir un enorme W12 de 6.0 litros y 590 CV de potencia.

Cualquiera de las tres opciones da unas prestaciones brillantes y todas pasan los 300 km/h de velocidad punta pero, al tratarse de un descapotable, la mejora del sonido del W12 es considerable y disfrutarás como un niño subiendo las revoluciones con el techo plegado.

Diseño del Bentley Continental GT convertible.

Pero su motor y aspecto deportivo no nos puede llevar a confusión. Su manejo no es comparable con un Porsche 911, principalmente porque pesa una tonelada más que el alemán y porque es un coche muy grande para esos menesteres.

Es sencillo ir con él muy rápido y de forma ágil, pero en un circuito se nota pesado y lento de reacciones. A cambio, es un rutero excepcional, con un confort de marcha parecido al de todo un Audi A8, y si no estás pendiente del velocímetro es fácil que te llegue más de una multa por exceso de velocidad.

Precio y conclusión

Parte de 241 009 euros, un precio inferior al de un Aston Martin Vanquish y la mitad de la variante más parecida que ofrece Rolls-Royce, el Phantom Drophead. Para la calidad, potencia y exclusividad que ofrece no es un precio desorbitado.

Ahora bien, si eres generoso equipando de tu Bentley pronto superarás los 300 000 euros… Aun así, tu garaje tendrá un nuevo foco de atención que, seguro, no te defraudará.