Mejores adelantamientos de Fernando Alonso

· 21 mayo, 2018
El bicampeón del mundo de Fórmula Uno ha dejado verdaderas joyas en forma de adelantamiento durante su extensa trayectoria a los mandos de un monoplaza, con mayor valor aún si cabe, algunos de ellos son a pilotos de élite incontestable, como Michael Schumacher

¿Qué decir del piloto asturiano que no se haya dicho ya? Es reconocido como uno de los mejores pilotos en la historia de la Fórmula 1, para muchos, el mejor, y del automovilismo en general.

Una buena parte del encanto de este gran piloto, es su facilidad para superar en la pista a sus competidores. A continuación, veremos algunos de los mejores adelantamientos de Fernando Alonso

Debut en 2001

Alonso debutó en la máxima categoría del automovilismo el 4 de marzo de 2001. Sería en el Gran Premio de Australia, primera parada de la temporada y en donde Michael Schumacher ejercería todo su dominio.

El piloto nacido en Oviedo se convertiría, en aquella carrera, en el tercero más joven en subirse a un monoplaza F1. Corrió para la desaparecida escudería Minardi, donde llegó a préstamo desde Renault.

Fernando Alonso levanto el título en 2005 con un coche que le iba como anillo al dedo, ya que lucia los mismos colores que la bandera de Asturias.

No hubo mayor espectacularidad. Sin embargo, quedará para la historia el primer adelantamiento en carrera por parte de Fernando Alonso. La víctima: Jason Button a bordo de un Benetton-Renault

Gran Premio de China 2018. Lugar de los Mejores Adelantamientos de Alonso

El Gran Premio de China, disputado en Shanghái el 15 de abril de 2018, quedará en la retina de muchos. Sobre todo, en la de la enorme legión de seguidores del piloto nacido en Oviedo en 1981. Terminaría en la séptima plaza, después de una exhibición memorable.

Más allá de confirmar la recuperación del asturiano después de tres años para el olvido con McLaren-Honda, en la pista se vieron dos de los mejores adelantamientos de Alonso en toda su carrera automovilística.

Vs Sebastian Vettel

Después de una carrera en extremo complicada, el piloto, a bordo esta temporada todavía de un McLaren con motor Renault, volvió a mostrar su clase como ninguno.

El monoplaza que conducía, mucho más potente que el Honda de los anteriores tres años, no estaba al nivel para pelear por el podio. Sin embargo, durante las primeras carreras de las temporadas, Alonso se las arregló para quedar entre los puntos.

Parte de su cosecha inicial se debió a adelantamientos como el que acometió en detrimento de Sebastian Vettel. Faltaban solo dos giros para el final de la competencia y Fernando no se lo pensó. A la postre sería un séptimo lugar con sabor a podio.

Vs Pérez, Ocon y Stroll

Comenzaba apenas la carrera cuando tuvo lugar este triple adelantamiento. Fue una muestra evidente de cómo el piloto español compensa con su enorme talento la poca potencia de su coche.

Sus adversarios eran los pilotos de Force India-Mercedes, el mexicano Sebastián ‘Checo’ Pérez y el francés Esteban Ocon. También participó en la pugna el piloto de Williams-Mercedes, el canadiense Lance Stroll.

Fue una jugada que le permitió a Alonso quedar a las puertas del top 10 (partió desde el puesto 13), con el objetivo de resistir una carrera larga y extenuante. Todo ocurrió en un circuito plagado de largas rectas, en donde su motor está en clara desventaja con prácticamente todos sus rivales.

Vs Schumacher

Fernando Alonso consiguió sus (hasta el momento) doble campeonatos en la Fórmula 1 en las temporadas 2005 y 2006; durante esos dos años condujo para la escudería Renault. Fue también un ciclo en donde se forjó una de las rivalidades deportivas más interesantes de todos los tiempos.

Y es que no solo el español estaba en el zénit de sus condiciones y a bordo de un coche que le hacía honor. El alemán Michael Schumacher atravesaba uno de sus varios periodos de gracia, conduciendo para Ferrari el que era el monoplaza más potente de la época.

Gran Premio de Hungría 2006

Alonso y Schumacher no son solo dos de los mejores en la historia del automovilismo. Cuando el asfalto estaba mojado y las condiciones atmosféricas eran adversas (para el resto de los pilotos), era cuando ambos llevaron al máximo su rivalidad en las pistas.

El mejor ejemplo de ello tuvo lugar en el Gran Premio de Hungría de 2006. Para la mayoría, este es por mucho el número uno entre los mejores adelantamientos de Alonso en la Fórmula 1. Fue uno de esos momentos mágicos que le dan sentido a la competición

Gran Premio de Japón 2005

A pleno sol, sin nubes en el firmamento. Con los coches a máxima velocidad y en una ajustada curva del circuito de Suzuka. Allí fue donde Alonso desplegó todo su potencial, dejando apenas tiempo para que Schumacher contemplara lo espectacular de la acción.