Sistema OBD

Silvia · 30 diciembre, 2018
El sistema OBD se introdujo en los años 80 para facilitar las labores de diagnóstico, mantenimiento y reparación de los vehículos. Desde entonces, se ha convertido en un estandar, encontrándose obligatoriamente en todos los coches modernos.

Ha llegado el momento de hablar del sistema de diagnostico a bordo (OBD), sus utilidades y donde podemos encontrarlo en nuestro coche. Este sistema ha sido de gran ayuda en los talleres a la hora de encontrar una avería.
Vamos a descubrirlo en profundidad

Descripción del sistema OBD

El sistema OBD hace referencia a la abreviatura de On Board Diagnostics ( diagnóstico de a bordo). Cuando hablamos del sistema de diagnóstico, estamos hablando de un sistema cuya principal función es la de verificar los sensores del coche.
Se encuentra presente en nuestros vehículos desde los años 80 y ha servido de ayuda en muchos talleres a la hora de realizar el diagnóstico de una avería.

Pero, hablemos un poco más de su historia:

  • El OBD se crea en california en el año 1988, en ese mismo año la California Air Resources Board, determinó que todos los coches de gasolina debían contar con un dispositivo OBD. El sistema debía ser capaz de controlar los límites máximos de emisiones de los vehículos. Esto servía para que el conductor fuera capaz de detectar una avería del dispositivo, por lo que se obligó a los fabricantes a incorporar un display luminoso que indicase dichos fallos.
  • En 1996 aparece el denominado sistema OBD II, el cual no es más que una versión más estricta en el límite de emisiones que su antecesor. En Europa se introdujo el OBD basándose en el sistema OBD II americano.
    Además, desde el año 1996, el OBD es obligatorio para cualquier nuevo coche que salga al mercado en Estados Unidos. A raíz de esta nueva normativa, en Estados Unidos se creó la Directiva 98/69 EG en Europa.
diagnostico-por-puerto-obd

  • Esta última normativa obligó a los fabricantes a incluir en sus coches el sistema de diagnóstico OBD II:
    • A partir del año 2000 para los coches con motor a gasolina.
    • Del año 2003 en adelante para los motores diésel.
    • A partir del año 2005 para los camiones.

Sistemas OBD y OBD II: diferencias

El sistema OBD y OBD II son muy similares. Sin embargo, la principal diferencia que existe entre ellos es que este último permite monitorizar el estado en que se encuentra el catalizador y el nivel de emisiones del vehículo en todo momento.
Para que todas estas funciones puedan llegar a llevarse a cabo, se colocan sondas lambda antes y después del catalizador. Así, estas sondas serán las encargadas de informarnos en todo momento del estado del catalizador y de verificarlo.

Pero esta no es la única diferencia, el sistema OBD II verifica el estado de todos los sensores los cuales se encuentren involucrados en las emisiones. Esto es decir que tiene el control del estado del sistema de inyección o de la entrada de aire al motor.
En caso de que esto falle, el sistema alertará al conductor encendiendo el display de advertencia; aunque, como veremos a continuación, esta no es la única forma con la que cuenta el OBD de alertarnos en caso de que las cosas no vayan bien.

Este sistema también cuenta con un registro del fallo y de sus posibles causas. Aquí es donde el OBD entra en juego y es de ayuda a los talleres, ya que este sistema cuenta con un código asignado. Cada uno de los fallos cuenta con una explicación y su correspondiente solución.

Códigos de error del OBD y su interpretación

Los códigos están generados por el denominado estándar SAE J2Q12. Estos códigos están formados por 5 dígitos que comienzan por la otra Y.

El primer dígito representa lo siguiente:

  • P: Electrónica de Motor y Transmisión
  • B: Carrocería
  • C: Chasis
  • U: No definido

El segundo dígito nos indica la organización responsable de definir dicho dígito:

  • 0: SAE código común a todas las marcas
  • 1: El fabricante del vehículo

El tercer dígito representa una función específica del vehículo:

  • 0: sistema electrónico completo
  • 1 y 2: control del aire y combustible
  • 3: sistema de encendido
  • 4: control emisión auxiliar
  • 5: control de velocidad y ralentí
  • 6: ECU y entradas  salidas
  • 7: transmisión

El cuarto y el quinto dígito están específicamente relacionados con el fallo del vehículo.

Dónde está la toma OBD y cómo conectarse a ella

posible ubicacion puerto del sistema OBD

Su ubicación no es algo genérico. Por ello, dependiendo del modelo de coche puede variar de lugar. Por lo general, la toma OBD suele estar ubicada en la zona de los pies del conductor, ya sea bajo el volante o cerca de la caja de fusibles.
Otros fabricantes, por el contrario, sitúan la conexión OBD en la parte del cenicero o incluso en el asiento del copiloto.

La conexión de los sistemas OBD ha revolucionado el mercado. Partimos desde la clásica conexión RS-232 hasta las modernas conexiones por bluetooth y wifi, que nos permitirán conectar al coche dispositivos como un ordenador, una tablet o un smartphone.