6 recomendaciones para evitar un accidente

· 14 abril, 2018
El sentido común es el que dicta la norma para no sufrir un grave percance; el exceso de velocidad, la conducción bajo los efectos del alcohol, las distracciones con el móvil y un automóvil en mal estado son unas de las causas más habituales en siniestros

Lamentablemente, los accidentes de tráfico siguen teniendo cifras alarmantes para nuestra sociedad. En cada año, más de un millón de personas pierden sus vidas por accidentes y atropellamientos en todo el mundo.

En la realidad de las situaciones de tráfico, la prevención es la clave, y a continuación, veremos seis recomendaciones para evitar un accidente.

  1. Controlar las prisas del día a día al conducir

En la actualidad estamos movidos por las prisas, el estrés y parece que el tiempo nunca será suficiente. Por ello, uno de los mayores enemigos de la conducción segura es el propio reloj.

La recomendación es bajar los niveles de estrés y ser flexible a la hora de calcular cuánto tiempo tardamos en llegar a los compromisos.

Si tenemos una cita y calculamos 30 minutos para llegar, lo ideal es salir con el doble de tiempo. Los imprevistos siempre pueden aparecer y los atascos están por toda la ciudad; es mejor estar preparado y evitar un accidente.

  1. La falta de educación vial mata

La falta de educación vial es una peligrosa realidad que avanza con la velocidad de una epidemia y provoca muertes en todo el planeta. Todos los conductores saben conducir un coche, pero la mayoría no tiene verdadero conocimiento sobre la legislación y la seguridad vial.

Consejos para sacar el carnet de conducir: autoescuela

Actualmente, muchos expertos defienden la necesidad de incluir la educación vial en las asignaturas escolares de nuestros jóvenes. De esta manera, los niños crecerían con una comprensión integral sobre el tráfico y la responsabilidad de conducir.

Mientras esta reforma educativa no es una realidad, se pueden buscar las formas de educar respecto a la vialidad. Actualmente, tenemos el potencial de internet para facilitar nuestros análisis y fomentar nuestros conocimientos.

También hay que recordar la necesidad de apelar al sentido común, para dar preferencia a los peatones y mantener un comportamiento equilibrado al volante.

  1. El circuito en las calles es un peligro sobre ruedas

Los coches son cada vez más modernos, más rápidos y más automáticos. Si por un lado facilita nuestra vida cotidiana al conducir, incrementa también las carreras automovilísticas callejeras.

La conducción deportiva en las calles es un riesgo para los peatones y para los demás conductores; va en contra del sentido común y es motivo de infracción grave.

Existen muchos circuitos profesionales y amateurs en los que se puede sacar partido a un coche deportivo. Pero ninguno de ellos se encuentra en las autopistas y calles del centro de las ciudades, rodeado de peatones e infraestructuras urbanas.

  1. Conducir alcoholizado significa más que una multa

En muchas ocasiones, parece irreal que las personas no perciban que su estado ebrio influye en sus sentidos y en sus reflejos. Cuando tomamos unas copas de más, se nos hace difícil distinguir claramente las imágenes y los sonidos; incluso nuestro razonamiento se ve afectado.

Normas de tráfico en otros países de Europa distintas a las de España.

Conducir alcoholizado puede generar un perjuicio mucho mayor que una multa. Un conductor ebrio puede poner en riesgo su vida y la de todos los demás peatones y conductores que cruzan su camino.

Si hemos bebido unas copas de más y tenemos un evento o una cita, lo mejor es utilizar transporte público o coger un taxi para evitar un accidente.

  1. Un vehículo en buen estado puede evitar un accidente

Parte de la educación vial y del sentido común consiste en tener la responsabilidad sobre nuestro propio vehículo. Cualquier máquina que presenta un defecto o necesita una revisión puede provocar un accidente, y el coche no es una excepción.

Es muy importante realizar las revisiones periódicas para controlar el estado de los frenos, de las ruedas, de las luces, etc. Y si pretendemos irnos de viaje, hay que verificar que el coche está en condiciones de salir a la carretera y soportar el peso del equipaje.

  1. El teléfono móvil debe estar guardado mientras conducimos

Este es otro de los hábitos dañinos de nuestra sociedad tecnológica: estamos siempre pendientes de las notificaciones en nuestro smartphone. En el momento de conducir, el móvil es una distracción que puede provocar un accidente. Por ello, lo ideal es dejarlo bien guardado mientras estamos al volante.

Si esperamos alguna llamada o mensaje de urgencia, podemos estacionar el vehículo para comprobar su pantalla, y luego volver a guardarlo. Vale la pena recordar que ninguna notificación puede ser más importante que nuestra propia seguridad.