Los coches de Pablo Escobar

2 abril, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el ingeniero mecánico David Sánchez Vicente
El conocido narco colombiano, Pablo Escobar, utilizó su dinero para amasar una gran colección de coches, donde era posible encontrar desde los más humildes hasta el máximo lujo de la época

El narcotraficante Pablo Escobar se ha hecho especialmente famoso en los últimos años gracias a la serie de Netflix de gran éxito “Narcos”. El colombiano alcanzó fama internacional en la década de los 80 como creador y dirigente del Cartel de Medellín, una de las organizaciones criminales más poderosas y perseguidas de la historia.

Entre sus muy variadas y excéntricas posesiones, contaba con una extensa colección de vehículos de todo tipo. Por ello, os mostramos algunos de los coches de Pablo Escobar.

Pablo Escobar conduciendo un Porsche de carreras.

Renualt 4

Uno de los coches de Pablo Escobar era el clásico Renualt 4, también conocido como Cuatro L o Cuatro latas. Es utilitario fue fabricado en varios países entre el año 1961 y el año 1994.

El modelo del narcotraficante originario de Antioquia, Colombia, era de color blanco, fabricado en las instalaciones de Envigrado, en el país natal de Escobar.

Con él, el Patrón realizó sus primeros viajes con fines criminales entre Colombia y Ecuador, y comenzó con el tráfico de alcohol, tabaco, o cualquier otro producto que pudiese darle beneficios económicos.

Porsche 356

Porsche 356 de Pablo Escobar.

Este era uno de los modelos favoritos del narcotraficante. Sin embargo, Pablo Escobar se quejaba a menudo de la escasa potencia del modelo alemán.

El Porsche 356 que poseía fue fabricado en una gama de 76 313 unidades entre 1948 y 1965. Este modelo fue el primer vehículo producido en serie por Porsche, y contaba con cuatro plazas y un motor trasero montado sobre un chasis de Volkswagen.

El motor del Porsche 356 era de tipo bóxer con una potencia máxima de 75 CV. Este nivel de potencia, aunque muy escaso comparado con los modelos actuales, no era demasiado baja para los coches de esas décadas.

Este deportivo llegó al mundo de la competición, y participó en torneos tan famosos como las 24 Horas de Le Mans, los 1 000 km de Buenos Aires, la Carrera Panamericana y varios rallyes.

Mercedes s600 Pullman

Mercedes S600 Pullman de Pablo Escobar.

Este vehículo de Mercedes respiraba lujo por todas partes. Sus 624 cm de longitud lo convertían en un modelo muy poco discreto, lo que encajaba bien en el modo de vivir de Escobar. El Capo podía acomodarse en su enorme habitáculo, con una batalla de 390 cm.

Su motor incorporaba 8 cilindros dispuestos en V, con una cilindrada de 6.3 litros que le permitía alcanzar los 250 CV y un par máximo de 500 Nm. Gracias a estas prestaciones, el S600 Pullman se coronó como uno de los modelos más potentes del mercado automovilístico de la posguerra.

Junto a Escobar, este modelo fue usado por otras celebridades, como Coco Chanel, Elizabeth Taylor, Hugh Hefner, John Lennon o Jack Nicholson.

Este modelo contribuyó a la recuperación económica de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial, en los años 50. Con una aportación de lujo, el mercado automovilístico alemán permitieron que al compañía Mercedes Benz ganase fuerza en la industria.

Rolls Royce Phantom I

Como amante de los clásicos, entre los coches de Pablo Escobar también se encontraba un modelo Rolls Royce Phantom de primera generación.

Este lujoso modelos comenzó su producción en el año 1925, y se prolongó hasta el año 1931. En total, se fabricaron 3512 unidades, una de las cuales acabó en la colección privada del narcotraficante colombiano.

Rolls Royce Phantom I

Este modelo fue fabricado en las instalaciones de Derby, en Inglaterra, y en las instalaciones de Springfield, en Massachusetts, Estados Unidos. Entre las especificaciones de los Phantom I ingleses y norteamericanos podían encontrarse algunas diferencias.

A modo de ejemplo, los modelos ingleses mantuvieron el indicador de combustible en el tanque, mientras que los americanos lo sustituyeron por un tablero de control.

También se empleó lubricación de aceite en los ingleses que actuaba cada 500, 1 000 y 2 000 millas recorridas. Por otro lado, los modelos de Phantom I americanos incorporaban un sistema de lubricación centralizado con una sola bomba que se conectaba con todos los puntos que requerían lubricación.

Según se cuenta, este clásico de Rolls Royce fue el coche más difícil de adquirir para Pablo Escobar. Aunque no se sabe si el modelo con el que contaba el Patrón era el de fabricación inglesa o el producido en Estados Unidos.

Con este modelo dentro de su colección, el colombiano destaca como un gran coleccionista de modelos clásicos. Entre los coches de Pablo Escobar se encuentran varios vehículos más, como un Cadillac de los años 30, un Mercedes 300 SL Roadster y un Toyota Land Cruiser, bastante más moderno que los demás.