Descuentos en las gasolineras

· 14 marzo, 2018

Cualquier conductor tiene en la gasolina uno de sus gastos más importantes, sobre todo si utiliza mucho su vehículo; el gasto monetario en combustible impacta en el bolsillo de los conductores españoles.

En algunas ocasiones aceptamos las famosas tarjetas de fidelización de gasolineras y no las utilizamos; pero estas ayudas emitidas por las empresas sí generan ahorros.

La idea de estos descuentos en las gasolineras es que la fidelidad a una marca debe tener sus beneficios, al menos cuando de gasolina se trata. Según la opinión de expertos, estos descuentos son útiles siempre y cuando los utilicemos de forma recurrente.

¿Cómo funcionan las tarjetas de fidelización?

Como su nombre lo indica, la tarjeta de fidelización busca afianzar la relación entre las empresas y sus clientes. Son por ello un instrumento de marketing y a la vez, sirven para fomentar el consumo. Sus ventajas son válidas siempre que consumamos y que sea siempre en el mismo lugar.

La clave no es solo para fomentar el consumo y ofrecer descuentos a los usuarios, sino para posicionarse contra la competencia. El carácter gratuito de estas tarjetas tampoco debe generar rechazo o temor.

La futura exigencia de pagos tampoco debe ser algo de temer; si analizamos fríamente la promoción de cada tarjeta, podremos notar sus ventajas. Con el tiempo y en función de la cantidad de gasolina que nuestro vehículo consuma, los beneficios económicos compensarán la cuota por dicha tarjeta.

Quedarse sin gasolina en el coche

Descuentos en las gasolineras: las tarjetas que hay en el mercado

La Visa de Repsol nos permite ahorrarnos tres céntimos por cada litro cargado. Pero si consumimos 250 litros trimestrales, recibiremos 2 céntimos más por añadidura.

Por su parte, Cepsa prefiere su acostumbrada campaña por acumulación de puntos; son cinco puntos por litro de carburante, lo cual puede proveernos de combustible. Con ellos y su campaña “Porque tú vuelves”, podemos ganar un euro en línea directa cada vez que logremos 1000 puntos.

Galp también trabaja con la acumulación de puntos por uso del servicio. Esta empresa garantiza un punto por litro cargado y 200 puntos equivalen a un euro de descuento.

Estos productos sirven de ejemplo para ver cómo funciona el mercado de tarjetas de descuentos en las gasolineras. Pero no es la única realidad que se nos presenta a la hora de llenar el depósito, también debemos considerar las promociones de las grandes superficies.

Las tarjetas de las grandes superficies

Los grandes supermercados con gasolinera parecen tener mayores ventajas en la afiliación. Por ejemplo, Alcampo permite el pago de los servicios en cómodas cuotas o al final del mes y lo hace mediante su plan “Ahorro”, más allá de que sus estaciones sean de las más baratas de España.

Por su parte, la tarjeta de Carrefour Pass concede 8 % de descuentos en estación de servicio. Además, la promoción es gratuita y también nos permite pagar con financiaciones especiales. Lo llamativo es que ambas empresas tienen convenios con Cepsa.

Club Simply tiene vales de ahorro por repostajes y ofrece cinco puntos por cada compra de al menos seis euros. Pero añadido a esto, la empresa nos permite concursar por obsequios directos. Esto se hace mediante el plan “Yoloquierogratis.com”.

Conoce los descuentos en las gasolineras.

¿Buscar descuentos o participar en la fidelización?

Hay quienes prefieren planificar itinerarios y paradas programadas contemplando el uso de las estaciones de servicio más baratas. La planificación siempre es buena y hoy en día existen aplicaciones móviles que la simplifican.

No obstante, las membresías de descuentos en las gasolineras nos permiten percibir sus beneficios en diversas estaciones. La planificación de la ruta es idónea para los viajes vacacionales, pero en la cotidianidad las tarjetas son el mejor mecanismo ahorrativo.

En todo caso, la fidelización real está en el consumo. Si es posible ir siempre a una misma gasolinera y cargar combustible con regularidad, el ahorro será notorio en el largo plazo. La clave está la constancia y fidelidad comercial, esos valores son realmente los prioritarios.

Una cuestión aporte son las tarjetas de crédito; en la mayoría de los casos las mismas nos permiten comprar con financiación bancaria. ¿Tiene esto grandes beneficios?

Lo cierto es que los conductores deberían quedarse con el descuento y olvidar las líneas de crédito que permiten los bancos. En la práctica, todo se reducirá a una conducta de consumo inteligente.