5 casos de coches que se revalorizan al poco tiempo

Existen algunos casos extraños de coches que aumentan su valor de venta a los pocos años de salir al mercado

La mayoría de los vehículos se devalúan de forma acelerada solo con salir del concesionario. La depreciación inicial, a partir de que el nuevo producto empieza a rodar el kilómetro uno, se realiza según la marca y el modelo, entre el cinco al 10%.

Pero como en toda regla, hay excepciones; hay casos de coches que se revalorizan y que adicionalmente, lo hacen en períodos de tiempo no demasiado largos.

Coches que se revalorizan, ¿por qué son estos vehículos especiales?

Se trata de vehículos con una personalidad propia, únicos, diferentes del resto, especiales. Sus valores distintivos se resumen en potencia del motor, placer y disfrute para quien lo conduce; a ello hay que añadir prestaciones más que sobresalientes.

Como vemos, es la combinación de varios elementos. Aunque algunas de las consideraciones que entran en juego para catalogar a un coche como especial son subjetivas, la uniformidad en la mayoría de las opiniones termina dando a las valoraciones un carácter objetivo.

Entre los coches que se revalorizan, hay varios modelos que pueden ser considerados verdaderos clásicos. Son modelos que desde antes que empezaran a comercializarse ya eran visto como una interesante inversión.

Junto a estos importnates modelos, también hay casos de vehículos más sencillos, máquinas que funcionaron y siguen funcionando tan bien, que el amor del público hacia ellos parece no tener fin.

Renault 5

Renault 5 de rally.

Hasta no hace mucho tiempo, pocos hubiesen sospechado que este pequeño hatchback de la casa francesa fuese considerado como un clásico. Si bien fue uno de los modelos más exitosos de las últimas tres décadas del siglo XX, era tomado como un modelo ordinario; incluso mediocre en algunos sentidos.

Pero en el nuevo milenio, este pequeño modelo es de los coches que se revalorizan y cuyo valor parecía no dejar de crecer. La versión GT Turbo, conocida también como Renault Supercinco, fue una de las mejor valoradas.

Fiat Spider4

En 1967, el Fiat 124 se convirtió en el Coche del Año en Europa. Una de las versiones de lo que originalmente fue una berlina de cuatro puertas, era un modelo cupé convertible biplaza. Esta variante es la que desde 2016, la casa italiana viene homenajeando a propósito de su 50 aniversario.

La versión millennials ya se ha ganado el adjetivo de clásico por méritos propios. Conservando el espíritu original, el nuevo Spider se adapta con solvencia a las exigencias de los nuevos tiempos.

Integra un motor de 140 Caballos de Fuerza, funcionando con transmisión manual de seis velocidades; es capaz de pasar de 0 a 100 en 7,5 segundos, además de desarrollar hasta 215 Km/h.

Range Rover Serie 1

Range Rover 1 Series.

La primera edición del imperecedero todoterreno inglés salió a la venta en 1970. Desde entonces y pese a los continuos cambios de dueño sufridos por Land Rover, las distintas versiones de este modelo han permanecido firmes en los concesionarios.

El Range Rover original, el más “clásico” de todos, ofrece una imponente carrocería de tres puertas; también integra una caja manual de caja velocidades y disco de frenos detrás de las cuatro llantas. Pero lo que todavía hoy destaca, es su resistente tracción permanente en los cuatro ejes.

Volkswagen Golf R

La primera versión de este coche salió al mercado alemán en 1974. En 1992 la tercera generación se alzó con la distinción del Coche del Año en Europa; lo mismo que la sexta en 2013.

Precisamente este laureado turismo familiar incluyó una versión deportiva con un potente motor de 270 CV, disponible hoy día en los concesionarios.

Mientras el modelo crece entre los coches que se revalorizan en el tiempo, su motor también lo hace. Sus renovados 300 Caballos de Fuerza sirven para mover a una carrocería práctica, útil en las tareas del día a día.

Toyota GT 86/Subaru BRZ

Subaru BRZ.

Este modelo es consecuencia del desarrollo conjunto entre dos de las casas de vehículos más importantes del país del sol naciente. Terminó en el segundo peldaño en la votación al Coche del Año en Europa en 2013, justo por detrás del VW Golf.

Se trata de un vehículo relativamente económico, cuyo valor está destinado a seguir creciendo. Una carrocería cupé de cuatro plazas y un llamativo diseño aerodinámico, forman parte de sus encantos.

También hay que recordar y valorar a su motor de 200 CV, capaz de pasar de 0 a 100 CV en 8,2 segundos y desarrollar una velocidad máxima de 226 Km/h.

Te puede gustar