Coches que más gustan a los niños, un voto más en casa

Alberto Fuentes · 25 julio, 2018
Las estéticas diferentes o llamativas, así como los accesorios de entretenimiento son clave para que los más pequeños estén a gusto con el nuevo automóvil; el techo panorámico es una gran opción para que no se agobien

Coches que más gustan a los niños

Los más pequeños de la casa son unos de los protagonistas a la hora de elegir un coche. Normalmente, su llegada a la casa suele traer un cambio de vehículo con mayor capacidad de carga y que sea más cómodo para meter y sacar a los pequeños de él. Vamos a echar un ojo al mercado para ver cuáles son los coches que más gustan a los niños.

Hay una serie de características que vuelven locos a los más pequeños, a las que hay que sumar cosas tan sencillas como los colores llamativos o un nombre peculiar. Vamos a ver una serie de características que hemos comprobado que vuelven locos a los recién llegados y que seguro que harán que los viajes sean más llevaderos y divertidos.

Puertas traseras correderas

Todos sabemos la ilusión que le hacen este tipo de puertas a los niños y, modelos como el Ford B- Max o el Seat Alhambra son dos de sus preferidos. En especial este último, que tiene la opción de que sean eléctricas; a un niño le encanta poder abrir una puerta tan grande con solo pulsar un botón.

Además, el espacio que dejan este tipo de vehículos para entrar y salir es muy amplio. Por eso, y por ese afán por hacer la vida más fácil a las familias, estos son de los coches que más gustan a los niños.

Techo panorámico

A casi cualquier modelo del mercado podemos equiparlo con un práctico techo solar o panorámico, pero hay un modelo que se lleva la palma por su espectacular diseño: el Citroën Gran C4 Spacetourer.

Techo panorámico en el coche

Realizar un trayecto largo con niños a bordo puede convertirse en algo horrible si no se duermen o no van entretenidos, por lo que un techo solar por el que ellos puedan ver el cielo y las nubes puede aportar un plus de entretenimiento.

A mayores, uno de los motivos por el que los niños comienzan a dar guerra es porque se sienten encajonados con esas enormes sillas, que no les permiten ni moverse; encima, las pequeñas ventanillas del coche casi no les dejan ver hacia fuera al quedar por encima de su vista. Por este motivo, este extra hace que se distraigan mucho más mirando hacia arriba a través del cristal, lo que ayuda a que se queden dormidos.

Pantallas multifunción en las plazas traseras

Aunque no se debe abusar de este tipo de dispositivos, todos sabemos que son mano de santo a la hora de mantener entretenido a un niño. Una tablet debe tenerla cogida el propio niño, por lo que los coches que tienen pantalla en la parte trasera de los asientos delanteros o en el techo en posición central son ideales para mantenerlos ocupados y, cuando se quieran dar cuenta, estarán dando cabezadas.

Pantallas multifunción para coches

Los dispositivos como tablets o DVDs portátiles que no vayan bien fijados no son una buena opción, ya que, en caso de accidente, se convierten en proyectiles dentro del coche y pueden ocasionar daños fatales a los ocupantes.

Entre los modelos que pueden equipar ese tipo pantallas están los de gama alta como los grandes SUV, o monovolúmenes de la talla del Volkswagen Sharan o Renault Space.

Los vehículos de siete plazas

Entre los coches que más gustan a los niños se suelen encontrar los de siete plazas, ya que les encanta que tengan tres filas de asientos y, en ocasiones, ocupar las dos traseras se convierte en motivo de riña, ya que les encanta la idea de viajar prácticamente en el maletero.

Coches originales

Los coches diferentes y extravagantes siempre han llamado más la atención a los pequeños de la casa. Modelos como el Citroën C4 Cactus, Kia Soul o BMW i3, cuentan con estéticas exteriores e interiores peculiares, cosa que atrae a los niños como la luz a las moscas.

Un interior original y detalles como las minipuertas traseras del BMW, o los asientos tipo sofá del Cactus y sus peculiares formas y colores interiores, hacen que los niños se sientan la mar de a gusto y no conciban el coche como algo negativo donde pasar largas horas sin hacer nada.