Qué hacer cuando sufrimos un golpe en la luna del coche

Un golpe en la luna del coche es un hecho que puede ocurrir con frecuencia. Si no se actúa con decisión y rápidamente, puede ser muy peligroso.  Aunque el impacto haya provocado una pequeña rotura, es imprescindible repararla inmediatamente.

Las lunas, especialmente la delantera,  se encuentran permanentemente sometidas a tensiones. El material del que están fabricadas, la forma curvada y varios aspectos propios de la circulación, se suman para determinar su fragilidad. Con todo ello, cualquier golpe en la luna del coche la puede fracturar.

¿Por qué se daña la luna del coche?

El vidrio es un material frágil, y sumado a su ubicación y amplitud en la luna, exponen a esta parte del coche a una relativa fragilidad.

Piedras del camino que saltan impulsadas por otro vehículo que circula delante, cambios bruscos de temperatura, vibraciones, baches en la ruta, caída de árboles y vandalismos cuando el auto está quieto, son diferentes causas de rotura de lunas.

Algunos datos interesantes:

  • La luna delantera o parabrisas es la que presenta mayor frecuencia en roturas, hasta llegar al 73%. A pesar de todo, es un dato razonable, dada su exposición.
  • La principal causa de rotura es el golpe en la luna del coche provocada por la gravilla. Una piedra que se proyecta e impacta en el parabrisas, eso sucede en el 80% de los golpes en la luna. Le sigue en porcentaje el vandalismo y a cierta distancia en estadísticas la caída de ramas.

Tipos de roturas en la luna

  • Desgaste superficial. Se manifiesta como una línea sutil en el parabrisas. El vidrio estará más débil, pero si no hay golpes el problema no aumentará.
  • Ojo de buey. Es un agujero de hasta dos centímetros de diámetro, que tiene forma de cono. El vértice de este cono se ubica en el interior de la luna. En el caso de lunas laminadas se sitúa en la lámina de PVB.
  • Ojo de buey con microfisuras. Al ojo de buey simple se le suman rasgaduras en forma de grietas, que surgen como consecuencia del golpe en la luna del coche.
  • Es la lesión más peligrosa y más preocupante. Aparecen múltiples grietas que si no se tratan inmediatamente se propagarán, destruyendo la luna.

Sea cual sea el síntoma en la luna, es importante atender la lesión de inmediato.

¿Qué hacer cuando ocurre un golpe en la luna del coche?

  • El primer paso es saber que un golpe en la luna del coche no afecta solo a lo que se ve. No hay que subestimar el circulito ojo de buey o la pequeña estrellita que puede aparecer en el vidrio. 
  • Ninguna lesión de la luna es inofensiva. Cuando hay un golpe, aunque sea pequeño, toda la luna se debilita y corre riesgo de romperse en pedazos.
  • Las propiedades disminuyen y el vidrio queda expuesto a que cualquier factor lo destruya. Por ejemplo, un cambio brusco de temperatura, interna o externa, puede hacerlo trizas. Si el vidrio está débil, todo puede suceder.
Reparar cristal del coche.

  •  Cuando la luna afectada es laminada, puede ser sustituida o reparada. En caso de que la fractura sea leve y de que se atienda inmediatamente de ocurrida, la reparación solucionará el problema. Implica menos gasto y se obtienen excelentes resultados.
  • Los parabrisas son, generalmente, lunas laminadas. Sin embargo, la luna trasera y las laterales no lo son, por lo que cualquier rotura en ellas obliga al recambio.

En cualquiera de los casos, la mejor sugerencia es llevar el coche al taller de reparación de lunas. De esa forma evitaremos daños mayores.

Algunas precauciones ante un golpe en la luna del coche

Si el coche está circulando y una piedrita golpea el parabrisas, en ese mismo momento comienzan las acciones y las precauciones.

  • Detener la marcha gradualmente, evitar frenar en seco.
  • Disminuir la diferencia de temperatura interior y exterior del coche. Si la luna fue golpeada, el vidrio está débil y un desequilibrio de temperatura lo afectará.
  • Evaluar el estado de situación de la luna y tomar una decisión: llevarlo al taller o llamar al servicio de asistencia en carretera.
  • No transitar tramos muy largos con el vidrio afectado. Los problemas pueden ser mayores.

¿Y si al regresar al coche estacionado el conductor se encuentra el vidrio de la luna completamente destrozado? Esté o no caído, no tendrá la visibilidad adecuada. Por tanto, la mejor sugerencia es quedarse junto al coche y llamar a servicio mecánico.

Te puede gustar