Puntos importantes en el mantenimiento de un coche viejo

· 4 febrero, 2018
Cuando se trata de un automóvil con bastantes años o elevado kilometraje se deben revisar componentes vitales para la fiabilidad y la seguridad del coche; de lo contrario, podemos encontrarnos con facturas de vértigo en el taller, o lo que es peor, sufrir un grave accidente

Evitar accidentes y multas de tráfico es responsabilidad de los conductores. Las principales acciones son realizar una conducción consciente y poner especial atención en el mantenimiento de un coche viejo.

Es posible disminuir gastos excesivos en talleres mecánicos al incorporar el hábito de controlar los aspectos básicos de la mecánica. Un vehículo será más útil y seguro en buenas condiciones. Llevar un cuaderno de notas puede ser de gran ayuda para no olvidar  ningún control y tomar a tiempo las medidas necesarias para subir a la carretera sin problemas.

Revisiones que no pueden faltar en el mantenimiento de un coche viejo

Luces

En períodos que no superen los 30 días se deben tomar cinco minutos del día para verificar que todos los faros estén operativos y limpios. Tener en casa repuestos y también llevarlos en el vehículo, es una garantía de seguridad y ahorro de tiempo cuando se encuentra un desperfecto.

Sistema de frenos

Es claro que si un coche no frena las consecuencias pueden ser fatales, así que es imprescindible cuidar la integridad física del conductor y los acompañantes. Algunos especialistas recomiendan hacer un control de las pastillas de freno cada 20 000 kilómetros. El desgaste puede variar según el uso, el terreno, la densidad del tránsito a la que se somete habitualmente, etc.

Si no se ha atendido debidamente el estado del sistema de frenos, y comienzan a generarse ruidos, son señales de que hay que realizar un recambio urgente; entre otras cosas, para evitar un accidente.

Limpiaparabrisas

Tal vez nadie desee conducir bajo la lluvia, pero los horarios y la naturaleza parecen no tener conexión. Un limpiaparabrisas inútil marca los vidrios, disminuye la visión y afecta directamente en los reflejos del conductor.

Lo recomendable es hacer un cambio de escobillas anualmente. Además del propio uso funcional, las mismas se gastan por su gran exposición a las condiciones climáticas.

Neumáticos

Existen marcas de neumáticos que tienen mayor vida útil, y también usuarios que transitan por lugares que ocasionan roturas o mayores desgastes. Más allá de cualquier factor externo, el correcto mantenimiento de los neumáticos es imprescindible.

Presión de los neumáticos, rueda, coche, mantenimiento, consejos

Además del control periódico –visual– es necesario mantener el nivel de presión adecuado y equilibrado, y cambiar los neumáticos cuando se detecta que la rueda se va a quedar totalmente lisa.

Los amortiguadores

Otros de los integrantes claves para tener un viaje sereno y cómodo, son los amortiguadores. Estos cumplen una función importante cuando es necesario realizar maniobras con velocidades altas.

Si no sucede una avería por algún golpe brusco en el camino o excesos en la carga del coche, se debe realizar una revisión de amortiguadores cada 20 000 kilómetros o cada año, ya que alguno puede reventar por estar defectuoso.

El mantenimiento de partes que pueden afectar al motor

Otros puntos tal vez menos visibles, y con igual o mayor relevancia en el mantenimiento de un coche viejo, pueden parecer muy difíciles de evaluar sin ayuda. Pero, de igual manera, es muy positivo conocerlos.

Filtros

Los filtros de aceite, de aire y de combustible están precisamente para cuidar el corazón del vehículo de partículas dañinas. Su recambio debe ser continuo, en función de los kilómetros que pasen y del uso del coche.

Los filtros de habitáculo están diseñados para colaborar con la limpieza interna y la disminución de polvo que afecta a la salud de los ocupantes. En su mayoría necesitan un recambio cada 20 000 kilómetros.

Correas

Las diferentes correas se van desgastando con el uso, y si una correa se parte puede ocasionar daños materiales demasiados costosos y dificultosos de arreglar.

Tecnología de motor: eficiencia

La correa de distribución es en la mayoría de los coches más difícil de visualizar, y se le asigna una vida útil de unos 100 000 kilómetros, aunque podría cambiarse por años, ya que es una goma o caucho que se ‘pasa’ con el tiempo.

Algunas varían en cuanto a su duración; en cualquier caso, lo mejor es seguir las instrucciones del fabricante.

Líquidos y aceites

Los lubricantes no pueden faltarle al motor, pues son los que ayudan a conseguir la energía necesaria, minimizan los daños de cada pieza y refrigeran su entorno.

Escoger aceite de motor

Los mecánicos aconsejan controlar la medida cada 1 500 kilómetros para reponer si es necesario, y así evitar quedarse tirados en la carretera ante una pérdida desconocida de aceite.

Para realizar un cambio completo de aceite, los coches viejos pueden esperar entre 8 000 y 10 000 kilómetros. Si el motor ha perdido fuerza o al encenderlo se oye un golpeteo, lo más probable es que falte aceite.

Cabe señalar que el agua y líquido de refrigeración y otros refrigerantes también deben medirse regularmente para evitar el recalentamiento del motor.