¿Cómo poner a punto el coche?

Maite · 16 septiembre, 2020
Para conducir de forma segura por cualquier vía es indispensable poner a punto el coche cada cierto tiempo. Por ello, como conductor es importante que conozcas más acerca de este tema.

¿Sabías que cada cierto tiempo es necesario hacer una breve pausa para poner el coche a punto? Para algunos, esto equivale a llevarlo al taller una o dos veces al año para que le hagan una revisión, mientras que para otros esto es un requisito cada 3-4 meses. Y si bien en esto influye en gran medida el uso que tenga el vehículo y el consecuente desgaste, no quiere decir que sea lo único a considerar.

Si no tienes coche aún o apenas has adquirido uno… puede que te imagines la “puesta a punto” como el proceso de limpieza ─tanto interno como externo─ y la revisión del tanque de gasolina, o también como el proceso en el que se detectan y solucionan todos los problemas que presente el vehículo.

Sin embargo, no se trata de limpiar, llenar el tanque de gasolina o darle un repaso rápido a los ruidos, sino más bien de procurarle un mantenimiento a lo fundamental para que al poner en marcha en coche, este sea seguro.

Ahora, ¿qué implica ese mantenimiento?, ¿cada cuánto tiempo debe hacerse?, ¿puede ser útil más allá del día a día? Descubrámoslo a continuación.

Poner a punto el coche es cuestión de seguridad

Poner a punto el coche no es un “repaso” superficial de las ruedas o el arranque cuando toca hacer un viaje largo por carretera. De ser así no permitiría conocer el estado de la máquina, mejorar el rendimiento del vehículo, alargar su vida útil y prevenir accidentes, que son cuestiones que evidentemente no solo son útiles en el día a día, sino también a largo plazo.

Cabe destacar que si bien la puesta a punto permite detectar si es necesario hacer reparaciones, no las incluye como tal o al menos no aquellas de gran envergadura. Esto quiere decir que no todas las reparaciones no forman parte del proceso de mantenimiento y muchas se hacen aparte, en el taller del mecánico.

Respecto al costo del servicio de mantenimiento, no te apures. Hay seguros de coche pueden cubrirlo (o al menos una gran parte). Para ello, ofrecen distintas modalidades y tú solamente debes evaluarlas y elegir la que te resulte más cómoda.

Veamos a continuación cómo poner a punto el coche paso a paso.

Cambio de aceite

El cambio de aceite es fundamental en el mantenimiento.

Uno de los primeros pasos del mantenimiento del coche es el cambio de aceite. Siempre atendiendo a las recomendaciones del fabricante o de un experto. 

Repaso de los filtros

En la primera fase del mantenimiento también es necesario revisar los filtros de aire y de combustible. El primero porque permite respirar aire limpio dentro del vehículo y evitar el sobrecalentamiento de la máquina y el segundo porque permitirá aprovechar mejor el recurso.

Ten en cuenta que lo ideal es cambiar el filtro de aire cada 30 000 kilómetros o antes si se conduce por vías y carreteras polvorientas para que el coche no desperdicie combustible y fuerce el motor intentando funcionar correctamente.

Los expertos indican que un filtro en mal estado puede llegar a impedir que el coche arranque, así que no descuides nunca este detalle.

Bujías

Al igual que los filtros, las bujías deben cambiarse regularmente ─según el material y las indicaciones del fabricante─ para que el coche no tenga problemas en arrancar y marchar. De no hacerlo, las bujías viejas podrían terminar ocasionando otras averías, como en los cilindros, por ejemplo.

Bobinas y otros

Si tu coche tiene motor de gasolina, también debes renovar las bobinas y otros elementos para que todo funcione correctamente. La pipa de la bujía debe estar siempre limpia y en buen estado, al igual que los cables. No pueden presentar signos de corrosión ni tener zonas quemadas.

Inyectores, válvula de recirculación (EGR), etc.

Cada cierto tiempo es conveniente hacer la limpieza de los inyectores con un producto especialmente diseñado para ello. Esto ayudará a mitigar las vibraciones, problemas de arranque y prevenir mayores inconvenientes.

Si tu coche es diésel, también deberás limpiar la EGR. Esto lo puedes hacer con un líquido para limpiar carburadores.

Estado de la distribución

Después de cierto kilometraje, también hay que cambiar la correa de distribución. Para conocer este dato con precisión, consulta las indicaciones del fabricante. No obstante, ara que te hagas una idea: si ya tiene unos 8-10 años, ya es hora de cambiarla.

Si tu coche va por cadena, entonces solamente tendrás que revisar que el tensor no produzca ruidos extraños.

Anticongelante y termostato

El anticongelante forma parte del servicio de mantenimiento.

Hay que revisar el anticongelante y el termostato para comprobar que no hay fugas o un consumo fuera de lo normal.

Líquido de frenos

Para que el coche frene bien hay que revisar el líquido de frenos. Si no recuerdas o no sabes cuándo fue la última vez que se realizó esta revisión, lleva tu coche al taller cuanto antes.

Batería

Sin una batería en buen estado no es posible arrancar el coche. Así pues, si esta falla al arrancar en frío, es hora de hacerle mantenimiento. Por lo general, duran unos 5-6 años.

Tren de rodaje

Para que el rendimiento del coche sea impecable, los neumáticos y los amortiguadores deben estar siempre en buen estado así como también las rótulas, las bieletas y los trapecios.

El mantenimiento es una cuestión de seguridad

Poner a punto el coche es cuestión de seguridad.

Como hemos podido ver, poner a punto el coche es más que llevarlo a limpiar a la estación de autolavado. En realidad, es un procedimiento básico que nos permite prevenir inconvenientes y detectar y atender posibles fallas a tiempo, para que no vayan a mayores y nos dificulten el día a día en la vía.

Si estás a punto de adquirir un coche o apenas acabas de hacerlo, ten en cuenta que el mantenimiento es clave para disfrutar al máximo de él. Por tanto, ¡no lo postergues demasiado!