Volkswagen Touran

· 27 mayo, 2018
Caracterizado por su gran espacio interior, cuya plaza central es como el resto de la fila trasera, lo que más llama la atención es que viene de serie con 7 plazas, algo no tan habitual en un segmento de monovolúmenes compactos; en este caso de solo 4,5 metros

El Volkswagen Touran es un monovolumen que pretende hacer frente al creciente mercado de los SUV y de crossovers. Este modelo sale al mercado en su segunda generación, construido sobre una plataforma MQB modular habitual en los diseños del Grupo Volkswagen.

El exterior del Volkswagen Touran

Para empezar, es importante dejar claro que el diseño del Volkswagen Touran no emociona. Especialmente, en el caso de las unidades monocromáticas equipadas con unas discretas llantas de 16 pulgadas. Eso sí, no puede decirse lo mismo de las unidades dotadas con llantas de 18 pulgadas, acabados deportivos y llamativa pintura de color azul metalizado.

Este Volkswagen hereda el diseño frontal de la familia Golf y Passat: lo combina con unas ópticas cuyos LED diurnos son el máximo punto de diferenciación con otros Volkswagen.

Su aspecto es armónico, dentro de lo excesivamente sensato y cuadriculado que es este monovolumen. No es una queja la enorme superficie acristalada del coche, que da más sensación de espacio interior y posibilita una mejor visibilidad hacia atrás. Realmente es un coche como pocos quedan en el mercado, donde forma aún sigue a función.

Aunque el Volkswagen Touran mide únicamente 4,53 metros de largo, medidas superiores a su primera generación pero aún compactas, se vende de serie con 7 plazas. Esta es una de las principales diferencias con otros rivales, en los que se deben especificar como opción.

Volkswagen Touran: trasera
Trasera del Volkswagen Touran.

Ese es el caso del Kia Carens y de otros en los que se debe adquirir la versión larga. Por ejemplo, es el caso de los Citroën C4 Grand Picasso frente a los Citroën C4 Picasso. El Touran es más compacto que dichas versiones alargadas de sus rivales.

El interior del Volkswagen Touran

En el habitáculo del Volkswagen Touran nos sentiremos ‘como en casa’ en el puesto de conducción si conocemos los vehículos del Grupo Volkswagen. Su postura de conducción es ligeramente elevada con respecto a un turismo y es casi perfecta en lo tocante a la ergonomía.

Además, cuenta con espacio de sobra para los ocupantes de las plazas delanteras y múltiples posibilidades de ajuste. Es especialmente grande el espacio libre hasta el techo, fruto del diseño cuadriculado y los 1,66 metros de altura de su carrocería.

Por otro lado, la segunda fila de asientos está compuesta de tres asientos individuales, los tres dotados con un anclaje ISOFIX, y todos ellos regulables tanto longitudinalmente como en inclinación para su respaldo.

La segunda fila también posee una regulación individual de temperatura. Cuenta con abundante espacio para las piernas y son suficientemente anchas para que tres adultos viajen con cierta comodidad. Si no son demasiado anchas, tres sillitas infantiles deberían caber sin problemas.

Finalmente, la tercera fila de asientos se despliega fácilmente desde el maletero mediante cómodos tiradores, y tiene dos butacas. Estas resultan ligeramente mejores a nivel de comodidad que las del Kia Carens, por ejemplo.

Volkswagen Touran: interior
Interior del Volkswagen Touran.

También tienen una posición algo más natural y no obligan a llevar las rodillas tan elevadas. Aunque un adulto de estatura media solo viajará cómodamente en ellas en trayectos cortos, y el espacio para las piernas depende del que sacrifiquen los pasajeros de la segunda fila, están por encima de la media en el segmento.

La mecánica del Volkswagen Touran

La gama de motores del Volkswagen Touran cuenta con bastantes opciones para la personalización por parte del cliente. Para empezar, contamos con varias opciones en gasolina y en diésel, todas ellas con un buen abanico de potencias.

El modelo más sencillo posee un motor de gasolina 1.2 en acabado Edition y con 110 CV. A partir de ese, pasamos a los modelos de 115 CV, todos ellos con diésel y en acabados Edition, Advance y Sport.

Más allá están los motores de 150 CV, esta vez tanto en gasolina como en diésel, y disponibles con los acabados Advance y Sport. Finalmente, el tope de gama se trata de un Touran con un motor diésel 2.0 de 190 CV y acabado Sport.

Los precios del Volkswagen Touran

Como era de suponer, el modelo más sencillo es a la vez el más económico. El Volkswagen Touran 1.2 de 110 CV puede encontrarse por un precio de partida de 26 795 euros. A partir de ahí, los motores de mayor potencia y los acabados más completos hacen crecer el precio del Touran, hasta llegar a los ya considerables 41 155 euros del modelo más potente.