Renault KZ-E, el concept eléctrico asequible

· 25 octubre, 2018
La firma del rombo ha diseñado un coche perfecto para el día a día en la gran ciudad, con la agilidad de un utilitario pero con el estilo de un pequeño SUV urbano que busca el cliente

Los coches eléctricos han dado un paso de gigante a nivel de ventas en los últimos tres años, y el mercado chino es en el que más tirón tienen este tipo de vehículos. El nuevo Renault KZ-E aterrizará en 2019 en el gigante asiático para cubrir un hueco muy demandado: el del utilitario eléctrico asequible.

En un futuro próximo, la marca ha anunciado que sacará versiones 100% eléctricas de sus exitosos Captur, Kadjar y Koleos, a los que habría que sumar este Renault KZ-E si finalmente llegará a nuestro mercado.

Autonomía suficiente

Multitud de marcas ya han demostrado que es sencillo sacar al mercado modelos eléctricos con hasta 500 kilómetros de autonomía, pero el precio de este tipo de coches sigue siendo un tanto elevado si lo comparamos con sus hermanos de combustión interna.

La marca francesa ha estimado que con los 250 kilómetros de autonomía en el ciclo NEDC que tendrá el nuevo modelo será suficiente para la utilidad que se le da un vehículo de estas características, incluso para realizar viajes de media distancia.

Diseño del Renault K-ZE.

Otro factor importante a tener en cuenta es la carga del vehículo, por ello, Renault ha equipado al KZ-E con un sistema de carga dual, por lo que es apto para recargarlo tanto en una toma doméstica como en una pública.

La empresa encargada de fabricar el pequeño Renault KZ-E será e-GT New Energy Automobile, especializada en este tipo de vehículos, y aunque parezca que con el Renault Zoe ya está cubierta esa necesidad en Europa, el KZ-E añade un aire campero parecido al del Captur.

Otro punto a favor del nuevo modelo es que, a pesar de su reducido coste de fabricación, contará con un equipamiento tecnológico que cubrirá las necesidades de la mayoría de usuarios. Incluye una pantalla táctil multifunción, sensores traseros de aparcamiento (muy útiles en ciudad), cámara trasera e incluso navegador, otro básico para una gran ciudad.

Diseño del Renault KZ-E

La parte más llamativa y con más personalidad del KZ-E es el frontal, que poco se parece a otros modelos de la marca. Cuenta con unas formas que dan robustez el conjunto, como un capó muy horizontal y una enorme parrilla.

La trasera es más reconocible y tiene unos modernos pilotos que producen un efecto tridimensional cuando se encuentran encendidos. El lateral luce un estilo típico del segmento SUV, con una carrocería bastante elevada para un coche de estas características y con unos enormes pasos de rueda con protectores.

El aspecto general no nos convence tanto como el del Zoe, pero recordemos que este tipo de carrocería levanta pasiones hoy en día (y que en principio está destinado al mercado asiático). Quedaremos a la espera de la acogida que tenga en el mercado chino y esperaremos noticias de la marca para ver si llegará finalmente a nuestro país.

Tendencia necesaria

Cada día son más sólidos los avances en este tipo de tecnología y por fin todos los fabricantes reman en la misma dirección. La investigación para conseguir abaratar los costes de producción de este tipo de coches es necesaria para que todo el mundo pueda acceder a uno y no sea solo cosa de unos pocos.

Renault K-ZE Concept.

Además, las Comunidades Autónomas están haciendo esfuerzos por adaptar las ciudades a las exigencias de los coches eléctricos, como por ejemplo la Comunidad de Madrid con el plan ‘Emite Cero’.

En los próximos años, el precio será menor y la autonomía y las infraestructuras para que estos coches sean viables 100% estarán mucho más desarrolladas, momento en el que ganarán el pulso a los coches de combustión de forma rotunda.