Opel Insignia

David Sánchez Vicente · 4 junio, 2018
Opel dio en el clavo con el primer diseño de su Opel Insignia, más tarde llevó a cabo un pequeño retoque a nivel estético y funcional en su interior, pero por fin ha dado el paso de acambiar de aspecto y de corte a su modelo preferido

El Opel Insignia es uno de los mejores lanzamientos al mercado por parte de la firma alemana. Se trata de una berlina de alta categría con un diseño elegante y unas prestaciones de calidad. Con este modelo, Opel pretende lanzarse a la cabeza de las listas de ventas del Grupo PSA.

Exterior del Opel Insignia

Lo principal es sin duda la nueva arquitectura, denominada Epsilon 2, que permite reducir de forma importante el peso del conjunto. La carrocería, por ejemplo, pesa 59 kilogramos menos -un 13%- pero aumenta su rigidez torsional en un 9%. El resultado es un Grand Sport hasta 175 kilos más liviano y un Sports Tourer que pierde hasta 200 kg.

A nivel estético llaman la atención la renovada parrilla frontal, más ancha y estrecha, y la nueva generación de faros Intellilux LED, opcionales y basados en los que estrenó ya el Astra.

Parte trasera del Opel Insignia.

Estos cuentan con firma lumínica específica para las luces diurnas o los estilizados pilotos traseros, también LED. El Insignia toma inspiración del Opel Monza Concept presentado hace casi cuatro años y tiene un coeficiente aerodinámico de 0,26 Cx.

A pesar de sus dimensiones, de cerca de cinco metros de longitud, no es un vehículo que haga notorio su tamaño al conducirlo, ya que es maniobrable y ágil. En ciudad resulta especialmente agradable el modo Tour, que es uno de los tres modos de conducción disponibles.

Durante el trayecto, la suspensión en este modo se vuelve más benévola y la dirección pierde peso para facilitar la conducción por calles estrechas. El modo de conducción Sport, por su parte, estira más las marchas y endurece un poco los amortiguadores y la dirección.

El interior del Opel Insignia

En el habitáculo es donde se nota un gran paso adelante, tanto en diseño como en calidades. Posee plásticos blandos y gomosos hasta en la zona baja del salpicadero, algo que no es demasiado común.

Interior del Opel Insignia.

Se deja atrás la consola repleta de botones, a favor de una más sencilla, sin tanto mando y con una gran pantalla táctil, bien integrada y sin marco, por cierto. En general, el aspecto es mucho mejor, y también la ergonomía, con un aspecto muy similar al interior del Astra.

El cuadro de instrumentos es mitad digital y mitad analógico. Esencialmente hay dos relojes a los lados y un display digital central, de 3,5 o 4,2 pulgadas, segúel equipamiento. Sin empbargo, han recurrido a una curiosa solución, ya que la pantalla digital también abarca parte de los relojes exteriores.

El funcionamiento tanto del cuadro como de la pantalla táctil es bastante intuitivo y resulta fácil moverse a través de los menús y encontrar los ajustes que busquemos.

En cuanto al espacio para los viajeros, las plazas delanteras resultan amplias y cómodas, con asientos que incorporan ajustes de extensión y anchura de la banqueta. Además, estos pueden ser manuales o eléctricos y, además, con calefacción, ventilación y función masaje incluídas, según la versión.

La gama de motores del Opel Insignia

En lo referente a las opciones mecánicas, el Opel Insignia Grand Sport cuenta con dos motores gasolina: uno 1.5 turbo de 140 CV y cambio manual, y otro de 165 CV, manual y automático.

Por otro lado, hay tres opciones diésel: una 1.6 de 110 CV manual, otra de 136 CV, manual y automático, y uno más con 2.0 y 170 CV, también manual y automático. Como plan de futuro, está prevista la llegada de la versión gasolina tope de gama, de 2.0 y 260 CV, equipada con un nuevo cambio automático de 8 velocidades y un sistema de tracción integral con reparto vectorial del par motor.

En este tipo de motor, dos embragues multidisco sustituyen al habitual diferencial del eje trasero y pueden acelerar las ruedas individualmente en una fracción de segundo dependiendo de las condiciones de la carretera.

También está previsto que esta tracción integral esté disponible para la versión 2.0 diésel. Según ha anunciado la marca, todos estos bloques consumen entre un 3 y un 10% menos con respecto a los modelos anteriores equivalentes.

Los precios del Opel Insignia

En lo referente a los precios del Opel Insignia, podemos encontrar el modelo más básico por un precio de partida en torno a los 28 658 euros. Este precio va elevándose en intervalos de entre 1 000 y 3 000 euros a medida que vamos ascendiendo por la gama de la firma alemana.

Los modelos de más categoría llegan a precios base de 38 000 euros. Con esta cantidad, podremos disfrutar del Opel Insignia Grand Sport 2.0 de 170 CV en acabado berlina o el Insignia Sports Tourer, con el mismo motor, pero en acabado familiar.

=CONCATENAR(««;)