Koenigsegg Jesko, el resultado de dar el máximo

Alberto Fuentes · 26 julio, 2019
El nuevo Koenigsegg Jesko ha nacido para batir récords, pero solo unos pocos privilegiados podrán saborear su brutalidad

Cuando parece que ya se ha llegado a los límites físicamente posibles para un coche de producción, la firma sueca aparece con el que será el sustituto del exitoso Agera, el nuevo Koenigsegg Jesko.

Su primera puesta en escena fue en el Salón de Ginebra este año, donde levantó pasiones desde el primer momento. Según los representantes de la marca, el nuevo Koenigsegg Jesko ha sido diseñado para ir todo lo rápido posible en pista, a diferencia del Regera, con una fabricación más cuidada en el aspecto del confort.

Entre sus principales rivales, está el Bugatti Chiron, y deja claramente atrás en potencia y precio a cualquier Ferrari, McLaren o Lamborghini, además de contar con un nivel de exclusividad muy superior.

Diseño exterior del Koenigsegg Jesko

Cualquier modelo de la marca es una obra de arte, pero en este Jesko se puede ver un toque más radical en el diseño que en otros modelos como el Regera. Se nota que está pensado para ir a tope en circuito en cada rincón de su carrocería, donde la aerodinámica y la ligereza son los protagonistas principales.

Koenigsegg Jesko 2020, trasera.
Trasera del Koenigsegg Jesko 2020.

El frontal sigue el patrón redondeado y, por qué no, elegante, de sus hermanos, pero con un toque más ‘macarra’ con todas esas piezas aerodinámicas, abultados alerones y entradas de ventilación.

El Koenigsegg Jesko es la prueba de que la búsqueda de la máxima eficiencia no tiene por qué estar reñida con la belleza, y a nuestro protagonista le sobra de las dos cosas. Lateralmente, lo que más destaca es su baja estatura y las enormes entradas de ventilación situadas tras las puertas, con un sinfín de líneas que parecen acariciar el viento a su paso.

La zaga es más impresionante aún que la parte delantera, con unos pequeños pilotos que imitan una mirada agresiva y un brutal difusor trasero. La salida de escape está en una posición muy alta y es central, algo a lo que recurre mucho la marca.

Diseño interior

La tecnología y la deportividad acaparan todo el interior del Koenigsegg Jesko, con un nivel de detalle impropio de los superdeportivos de su raza. Además, es un interior muy personalizable para tratarse de un vehículo casi de competición. Por ejemplo, los asientos se pueden elegir de cuero o alcántara y del color que desee el cliente.

Interior del Koenigsegg Jesko 2020.
Koenigsegg Jesko 2020, interior.

Esto no parece algo tan destacable en un coche con un precio de siete cifras, pero es algo muy habitual en este mundillo de los superdeportivos que apenas haya opciones de personalización.

Motor del Koenigsegg Jesko

A diferencia de la apuesta de la marca con el Regera, el Koenigsegg Jesko es todo un pura sangre al que la electricidad no le hace demasiada gracia. Por ello, se ha puesto toda la confianza en un motor V8 de 5.0 litros biturbo capaz de entregar 1280 CV con gasolina normal.

Si en vez de utilizar combustible convencional utilizamos etanol, la potencia aumenta hasta los 1600 CV, una cifra que mete bastante miedo cuando solo pesas 1420 kilogramos. Con semejante bomba de relojería es capaz de dar un par motor de 1500 Nm, una cifra que pulverizará los neumáticos a un ritmo alarmante a nada que olvides ser cuidadoso.

Otro de sus puntos fuertes es la nueva caja de cambios automática estrenada en este modelo y diseñada por Koenigsegg. Se trata de una LST de nueve velocidades puesta a punto para sacar hasta el último suspiro del V8.

Pero ahí no acaba todo, ya que cuenta con siete embragues. Sí, has leído bien, es algo nunca visto hasta la fecha que permite saltar directamente de unas marchas a otras sin necesidad de pasar por las intermedias; es algo que cambiará el mundo de la competición.

Koenigsegg Jesko 2020, palanca de cambios.
Palanca de cambios del Koenigsegg Jesko 2020.

Aún no hay datos sobre sus prestaciones, pero las malas lenguas dicen que será capaz de alcanzar los 500 km/h para superar al Agera RS. Como puedes ver, Koenigsegg es capaz de dejar a un buen Ferrari a la altura de un utilitario…

Conclusión

Como suele ser habitual en la marca, todas las unidades que se producen de un modelo son vendidas en pocos días. En este caso se hicieron 125 y se vendieron por 2,5 millones de euros, una cifra que no nos parece tan excesiva viendo el nivel de innovación y tecnología que hay debajo de ese ligero vestido.