Hyundai i30 CW, no escatimes con las maletas

Con un diseño muy conseguido con respecto a la competencia, esta ranchera que parte de la base de un compacto goza de una muy buena relación tamaño-habitabilidad

Hyundai i30 CW

Como no podía ser de otra manera, el interesante modelo coreano también cuenta con una versión familiar, denominada Hyundai i30 CW, que es la abreviatura de CrossWagon, y con el que la marca quiere plantar cara a los modelos más vendidos en nuestro país, como el Renault Megane ST o el Seat León ST.

Hasta hace pocos años eran escasos los modelos familiares que se veían por nuestras carreteras, algo que no ocurre en países como Alemania, donde esta configuración acapara el mayor número de ventas.

A los españoles nos importa mucho la estética del coche y es cierto que, hasta hace unos años, los modelos con este tipo de carrocerías eran bastante menos agraciados estéticamente que ahora.

En la actualidad, dependiendo del modelo, son incluso más bonitos que sus hermanos de cuatro puertas, y su capacidad de maletero y sus formas les hacen mucho más prácticos.

Diseño

Sustituyendo al modelo de 2012, el i30 CW 2017 estrenó cambios estéticos significativos que refrescan sus líneas. Su frontal cuenta con una gran calandra de ventilación y unos faros afilados, que dan al Hyundai i30 CW un aspecto más deportivo.

Hyundai i30 CW: trasera
Trasera del Hyundai i30 CW.

La línea lateral, a diferencia de otros competidores, está muy conseguida, con un cierto aire cupé que le otorga una caída muy progresiva del techo y unas ventanillas del maletero casi triangulares.

La parte trasera es mucho más atractiva que la de la anterior generación. Con unos pilotos más finos y alargados, apenas pierde la línea deportiva de la versión de cinco puertas. La luneta está bastante inclinada, por lo que no da la sensación de ‘trasera cuadrada’ que dan algunos familiares.

Interior

Con 4,58 metros de longitud, es nada menos que 24 centímetros más largo que la versión de cinco puertas. Al igual que el modelo del que procede, en las plazas delanteras tenemos bastante sensación de espacio, con una pantalla multifunción que preside la parte alta del salpicadero y unos mandos muy intuitivos.

La calidad está por encima de la media, con unos ajustes de muy buen nivel y unos materiales muy agradables al tacto.

En las plazas traseras, el espacio es el mismo salvo por la altura al techo, donde gana unos centímetros. Esto ocurre porque el techo tarda más en empezar la caída que en modelo de cinco puertas. Si en algo destacan estas plazas, es en el espacio disponible para las piernas y la anchura a la altura de los hombros.

Hyundai i30 CW: interior
Interior del Hyundai i30 CW.

Es, sin duda, uno de los mejores compactos para alojar a tres adultos en estas plazas, similar a las del Kia Ceed. Un Peugeot 308 o un Volkswagen Golf tienen plazas más estrechas.

Si alguien se compra un familiar es por el maletero. Con 602 litros, es uno de los referentes del segmento, únicamente superado por el Volkswagen Golf Variant, con 605 litros y el Honda Civic Tourer, con 624 litros.

Dinámica

En carreteras rápidas, como autovías o autopistas, no conseguirás notar diferencias significativas respecto al dinamismo que entrega la versión de cinco puertas. Es un coche muy neutro, con reacciones muy predecibles y una estabilidad lineal muy buena.

Todos los mandos de este i30 CW son muy agradables; pedales, palanca de cambios, dirección, etc. Se maneja todo con mucha facilidad y comodidad.

El tarado de la suspensión no tiene pretensiones deportivas, sujeta la carrocería bastante bien, pero en carreteras de curvas no genera la confianza que te da, por ejemplo, un Seat Leon o un Ford Focus. No obstante, se mueve con la agilidad suficiente para circular a ritmo alto sin problemas.

Motores

Cuenta con los mismos propulsores que el i30 de cinco puertas excepto con el diésel básico de 1,6 litros de 95 CV y el potente gasolina de dos litros que monta el i30 N. Con ello, podemos elegir entre cuatro motorizaciones: dos gasolina y dos diésel.

Hyundai i30 CW: lateral
Lateral del Hyundai i30 CW.
  • Gasolina: el motor base parte de un litro de cilindrada con turbo y cuenta con 120 CV de potencia. Esta configuración solo puede ser seleccionada con el acabado básico Klass y otorga al Hyundai i30 CW unas prestaciones correctas, ya que pasa de 0 a 100 km/h en 11,4 segundos. Por encima tenemos un bloque de 1,4 litros con turbo y 140 CV.
  • Diésel: con el bloque de 1,6 litros, tenemos dos escalas de potencia, una con 110 y otra con 136 CV. Dadas las capacidades de carga que da el vehículo, nuestro consejo es adquirir la opción de mayor potencia, ya que mejora bastante la capacidad de aceleración del coche y el consumo respecto al de 110 CV no varía.

Conclusión

Cada vez tiene más sentido adquirir un modelo familiar en vez de la versión compacta. Ofrecen un espacio de carga mucho mayor y su diseño es tan bonito como el de sus hermanos.

Los alemanes se han convencido antes que nosotros de las capacidades de estos vehículos, que en muchas ocasiones son mejor opción que un SUV compacto, ya que disfrutan de una mejor estabilidad y un maletero con formas más aprovechables.

De momento, el nivel de ventas de este Hyundai i30 CW no le acompaña, pero el coreano es una opción muy equilibrada en todo. Si tienes una familia, te enamorarás de su maletero.

Te puede gustar