Hyundai i10 N Line, un extra de picante para el urbano coreano

Juan · 19 septiembre, 2019
El Hyundai i10 N Line es el cuarto modelo de la gama pseudodeportiva de Hyundai; además de su estética más agresiva, trae consigo un motor turboalimentado de 100 CV, exclusivo para esta versión

Hyundai ha aprovechado el Salón de Frankfurt para presentar una sorpresa que ha eclipsado, en parte, la puesta de largo de la tercera generación del Hyundai i10. Sin que nadie supiese nada hasta entonces, han desvelado una versión pseudodeportiva, el Hyundai i10 N Line.

Se convierte así en el cuarto modelo de la firma en gozar de un modelo N Line tras los Hyundai i30, Hyundai i30 Fastback y Hyundai Tucson. En el caso del urbano coreano hay más que un ligero retoque estético. Además de una puesta a punto más deportiva, esta variante se desmarca con la mecánica más potente disponible en la gama.

Llegará a los concesionarios europeos en verano de 2020.

Mejoras estéticas

No cabe duda de que la recién estrenada generación del i10 es atractiva. Ha ganado muchos enteros, con un juego de líneas marcadas y superficies suaves muy bien ejecutado. Para la versión N Line se ha trabajado en la faceta más dinámica y juvenil.

Monta zapatos exclusivos, que en cristiano se traducen en llantas de 16 pulgadas de diseño específico con neumáticos de bajo perfil (195/45). La luz diurna circular que se aprecia en el modelo normal deja paso aquí a unas de diseño más agresivo, aunque se mantienen dentro de la parrilla, la cual aumenta su tamaño para la ocasión.

El carenado de la parrilla y las formas del paragolpes son otras de las novedades.

Otros cambios son los nuevos emblemas, un difusor trasero con doble salida de escape, alerón posterior y una paleta de colores compuesta por seis tonalidades diferentes que, además, pueden combinarse con un techo en color contraste para un acabado bitono.

Habitáculo del Hyundai i10 N Line

De igual modo que el exterior de este pequeño urbano ha mejorado notablemente en esta tercera generación, el habitáculo también ha sufrido un paso adelante importante. La disposición de los mandos, el diseño general y los materiales utilizados son mucho mejores que los del modelo precedente, y el N Line no hace más que evidenciar esto gracias a las novedades que introduce.

Hyundai i10 N Line: interior.
Interior del Hyundai i10 N Line.

Tanto el volante como la caja de cambios lucen con orgullo el emblema N, división deportiva de la marca. Del mismo modo, se ha utilizado la picardía del rojo para decorar el ambiente interior. Este color se extiende a las tomas de ventilación y las costuras del volante y asientos, que por cierto se han modificado para una mejorada sujeción lateral.

Los pedales deportivos de aluminio completan un conjunto llamativo e interesante.

Motor exclusivo

Mientras que el modelo convencional hace uso de dos propulsores atmosféricos, el Hyundai i10 N Line se luce con una mecánica única y exclusiva para este modelo. Se trata de un nuevo 1.0 T-GDi tricilíndrico turboalimentado del que se ha logrado extraer 100 CV  de potencia y 172 Nm de par. Va asociado a un cambio manual de 5 relaciones.

También podrá adquirirse con el 1.2 atmosférico de 84 CV visto en el modelo estándar.

Lamentablemente, no han trascendido datos de prestaciones y consumos del nuevo motor, como sí ocurre con la versión de 84 CV. Hasta entonces no queda más que la afirmación por parte de la marca de que el coche es ahora más vivo y capaz, lo que seguro será cierto en parte gracias a la nueva plataforma sobre la que se basa.

Con 100 CV y una planta muy bien asentada –gran batalla y generoso ancho de vías– no cabe duda de que su comportamiento dinámico sorprenderá para bien, aunque sin probarlo y, repetimos, sin cifras oficiales, no podemos más que suponer.

El Hyundai i10 N Line en el mercado

Los posibles rivales del Hyundai i10 N Line son pocos o ninguno. El segmento A apenas cuenta con representación deportiva más allá del Abarth 595 y su diversificada gama. Sin lugar a dudas, por planteamiento y precio el modelo italiano juega en una liga muy diferente a la del coreano. Con todo, nos queda solo un rival, y está en casa.

Kia Picanto GT Line: 3/4 delantero.
Kia Picanto GT Line.

Salvando las distancias, el Kia Picanto GT Line es el mismo producto que el Hyundai, pero con una puesta en escena diferente. Ambos son los pequeños ‘deportivos’ de la casa y, aunque el de Kia se basa en una plataforma anterior, están profundamente emparentados. Es más, comparten la motorización 1.2 de 84 CV.

Nota: la marca aún no ha ofrecido el precio del Hyundai i10 N Line.