Ford Transit Courier, el minicarguero

Carlos · 22 noviembre, 2018
A igual que sus hermanos, el Transit Courier cuenta con una versión Kombi en la que agrega asientos para el transporte de pasajeros, toda una demostración de la gran versatilidad de la gama

El Ford Transit Courier es un coche destinado al sector comercial. Es el más pequeño de la gama Transit, pero no por eso hay que subestimarlo ni en espacio ni en funcionalidad. Se trata de un vehículo enfocado al transporte de cargas ligeras, o de personas en su versión Kombi.

Un exterior amigable

Su apariencia externa es similar al hermano pequeño, el Ford Tourneo Courier, pero con ciertos detalles en su diseño que marcan una diferencia esencial entre ambos, como la reducción del espacio acristalado para reforzar su robustez.

En su frontal presenta la parrilla trapezoidal de la marca y sobre esta el logo de Ford. También, monta unos faros alargados que recuerdan al Ford Focus o al Ford Fiesta, y su paragolpes resalta sobre la carrocería al ir en color negro.

En los laterales, sus atributos más notables son las puertas correderas, para facilitar la manipulación de la carga. Mientras que en la parte posterior presenta un portón de carga de apertura lateral, muy cómodo para acceder a él.

Gracias a sus comedidas dimensiones, Ford implementó varios elementos de su gama de turismos en el diseño de este mini carguero. De esta manera, el diseño presenta una vista más agradable en comparación con el resto de modelos comerciales.

Diseño interior

Con respecto a su interior, su tablero viene adaptado según las necesidades, trae una botonera bastante amplia si elegimos la versión con pantalla multimedia, y en caso de equiparlo con la pantalla táctil para el sistema de infoentretenimiento Ford SYNC, la botonera se verá reducida.

Interior del Ford Transit Courier.

En el panel de instrumentalización cuenta con cuatro medidores análogos y uno digital. Por otro lado, los asientos vienen forrados en tela y la butaca del copiloto es abatible, para aumentar el espacio de carga de hasta unos generosos 660 kilos.

El Ford Transit Courier viene equipado con sensores de aparcamiento, para ayudar a calcular la distancia entre el vehículo y obstáculos, y control de crucero, con el que podremos seleccionar la velocidad a través de los mandos en el volante para no tener que mantener el pie sobre el acelerador.

También, incluye el sistema de arranque en pendientes, que evita que nos vayamos hacia atrás al iniciar la marcha en superficies inclinadas, ya que mantiene la presión de los frenos durante 2,5 segundos.

Motorización

Dentro del capó de este pequeño carguero podemos encontrar motores tanto de gasolina como diésel. En el apartado de gasolina tenemos un EcoBoost de 1 litro y tres cilindros que ofrece una potencia máxima de 100 CV.

Este motor ofrece una potencia más que aceptable, con un consumo de combustible que se reduce hasta en un 24% y con unas emisiones de 119 g/km. Todo ello relacionado a una caja de cambios manual de seis marchas.

Diseño del Ford Transit Courier.

Por otro lado, el bloque diésel ofrece un 1.5 TDCi con potencias de 75 y 95 CV. Ambos asociados a una caja manual de cinco velocidades. El motor de 95 CV es considerado uno de los mejores de su categoría gracias al sistema Auto StartStop y el limitador de velocidad de 100 Km/h, con los que llega a emitir solamente 97 g/km de CO2.

Precio del Ford Transit Courier

El rango de precios del Transit Courier —incluyendo las versiones Kombi— es bastante accesible. Este pequeño coche de carga varía los precios de acuerdo a la combinación de acabado y motorización. De esta manera, los bloques de gasolina de 100 CV se puede encontrar en un rango de entre 10 870 € y 12 670 €.

Asimismo, las versiones gasoil se pueden encontrar desde los 12 000 € hasta los 13 670 €, con la potenciación de 75 CV; las versiones de 95 CV parten de los 12 670 € y van hasta los 14 670 €. Estas ramas de precios hacen que el Transit Courier se adapte a diferentes presupuestos.

El Ford Transit Courier es una buena alternativa para coches de carga pequeños: ofrece una buena gama de precios y una funcionalidad envidiable. Su capacidad de carga es muy generosa y de esta forma amplía mucho su finalidad dentro del ámbito industrial.