Ford Tourneo Courier, más que un monovolumen

· 13 noviembre, 2018
Dentro de la gama actual del Ford tourneo, podemos encontrar al Tourneo Courier, el más 'civilizado' de la gama, diseñado tanto para albergar ocupantes como para echarnos una mano en el trabajo

El actual Ford Tourneo Courier es un automóvil que combina la versatilidad de un monovolumen pequeño con la amplitud de carga de una furgoneta. Es producido por Ford y forma parte de la gama Tourneo, siendo este el más pequeño, seguido por los Tourneo Connect y el Tourneo Custom.

Se produce en Turquía y comparte plataforma con el Ford Fiesta y el Ford B-Max. Por su diseño, el Tourneo Courier se enfoca a conductores dinámicos y familias que demanden una buena habitabilidad y suficiente espacio para equipaje.

Se hace notar gracias a su funcionalidad y su amplitud para un vehículo de estas características y se convierte en una buena alternativa para un subsegmento en el que también podemos encontrar rivales como: el Citroën Nemo, el Peugeot Bipper o el Fiat Qubo.

Para este 2018, saldrá a la venta el nuevo modelo del Ford Tourneo Courier, con pocos cambios, pero dotado de algunas mejoras en su diseño, tecnología y equipamiento.

Diseño exterior

El Tourneo Courier tiene una envergadura de 4,16 metros de largo, 1,76 metros de ancho y 1,72 metros de alto. Unas dimensiones bastante generosas que le hacen lucir una buena presencia.

Diseño del Ford tourneo Courier.

Su diseño exterior es simple y atractivo, con un frontal que se asemeja a los modelos más actuales de Ford, con bordes suavizados que le hacen más agradable. Con cierta apariencia de turismo, es ideal para una opción particular más que empresarial.

Las ópticas delanteras se encuentran a ambos lados de la rejilla. En los laterales del paragolpes se ubican los faros antiniebla, integrados con un plástico negro y calza unas llantas de 16 pulgadas.

La parte posterior es de forma más cuadrada, como cabe esperar en un pequeño furgón, el portón es vertical para facilitar su utilización; monta un vidrio trasero muy amplio y los faros traseros en los laterales de forma angular rompen la monotonía del diseño.

Otro detalle que se hace notar son sus puertas traseras corredizas, que facilitan el acceso a el habitáculo; su funcionamiento es excelente pero una vez abiertas es un poco pesado volverlas a cerrar.

El Tourneo Courier presenta una forma un tanto rígida que le permite aumentar su habitabilidad: En líneas generales, tiene una estética simple sin dejar de ser atractiva y que le da un plus al concepto de vehículo industrial.

Interior

En el interior del coche nos encontramos con elementos que bien podrían formar parte de cualquier otro modelo más generalista de la gama Ford, su salpicadero es muy parecido al del Ford Fiesta y está fabricado con plásticos algo duros. La consola central, compuesta por una pequeña pantalla táctil y la gran cantidad de mandos visibles nos recuerda al B-Max.

Interior del Ford tourneo Courier.

Uno de los puntos a favor del Ford Tourneo Courier es su amplia habitabilidad; las plazas delanteras son confortables y hay suficiente espacio libre en altura incluso para personas de gran altura. En el techo y sobre los asientos delanteros se ubica una bandeja que brinda ayuda para llevar objetos o documentos importantes.

En las plazas traseras, los ocupantes tendrán total comodidad gracias a que el Ford Tourneo Courier cuenta con mucho espacio; tanto en la altura como para las piernas. Además, todo el habitáculo está dotado de numerosos huecos portaobjetos: en las puertas, la consola e incluso una bandeja plegable tras los asientos delanteros.

El maletero cuenta con 708 litros de capacidad. Los asientos traseros son abatibles para aumentar la capacidad a 1 650 litros y se incluye una bandeja que es posible ubicar de tres formas: fija en la parte superior, fija a media altura del maletero o guardada en la parte posterior de los asientos.

Equipamiento y tecnología

En cuanto a su equipamiento el Ford Tourneo Courier ofrece dos opciones de acabados: Trend y Titanium. En el primero se incluyen manillas de las puertas, retrovisores y paragolpes del color de la carrocería. También, faros antiniebla, climatizador, volante de cuero, sistema de control de crucero y My Ford Dock.

Ya en la gama Titanium, a todo lo anterior mencionado se le suma: aire acondicionado, cristales de privacidad, sensores de lluvia, llantas de 16 pulgadas, la tapicería Titanium y el pomo de la palanca de cambios en acabado cromado. También, este puede montar el Pack Techno SYNC con navegador, cámara trasera y mayor conectividad.

Su equipo de seguridad está compuesto de asistentes de emergencia como control electrónico de estabilidad de serie, asistente de arranque en pendiente y asistente de frenada de emergencia. Además de seis airbags, sensor de presión de neumáticos y avisador de cinturones de seguridad a partir de 20 km/h.

Ford ha querido ponerse en el top de este segmento en materia de seguridad pasiva dotando al Courier de todos los airbags que podamos imaginar: delanteros, laterales, de cortina e incluso de rodilla.

Tampoco ha descuidado aportar tecnología como el Ford SYNC, navegador GPS con pantalla táctil, el servicio Emergency o el MyFord dock, que no es más que un sistema de sostén y carga de estos dispositivos electrónicos.

Motorización

La motorización del Ford Tourneo Courier cuenta con bloques de diésel y gasolina asociados a una caja de cambios manual de cinco relaciones.

En el apartado de gasolina, el Tourneo Courier cuenta con un motor 1.0 Ecoboost de 100 CV, es el más potente de los propulsores, pero a la vez el más ruidoso. Los motores diésel ofrecen dos opciones, un 1.5 TDCi de 75 CV y 1.6 TDCi de 95 CV, ambos con consumos muy ajustados.

En líneas generales este coche cuenta con buena suspensión, por lo que su estabilidad es destacable. Es fácil de maniobrar comparado con un turismo de sus dimensiones. Sin embargo, la motorización es un poco justa para ser un vehículo que ofrece más espacio de carga y por tanto tendrá que lidiar con cierto peso de forma frecuente.

Precios del Ford Tourneo Courier

El Tourneo Courier cuenta con una gama de precios bastante asequible. Los bloques de gasolina van desde los 11 700 euros en el acabado Trend, hasta los 12 900 euros el Titanium.

Por otro lado, en los propulsores diésel los 1.5 TDCi se pueden adquirir desde los 12 300 euros con el acabado Trend y el acabado Titanium, comprendido por los motores 1.6 TDCi, está en unos 14 300 euros aproximadamente.

La gama Tourneo Courier es una apuesta económica y espaciosa. Sus motorizaciones son bastante bajas en consumos pero justas dado a que es un coche que recibirá más peso que un monovolumen corriente, sin embargo, eso no descarta ni lo convierte en una mala opción.